Romaric Belemene: “Solo toca levantar cabeza y seguir trabajando”

MED/CMB 04-03-2020 - Melilla Baloncesto

  • El congoleño, de cara al duelo contra Huesca, deja claro que “jugando en casa debemos imponer nuestro baloncesto”

Romaric Belemene, alero congoleño del Melilla Baloncesto, ha sido el encargado de comparecer esta semana en la previa del encuentro de este viernes contra el Levitec Huesca. Habla de un rival al que respeta muchísimo y ante el que deberán ser capaces de reencontrarse con el juego intenso en defensa para llevarse la victoria. Además, Belemene no ha querido poner paños calientes y reconocía que el equipo debe mejorar en ataque si quieren hacer cosas importantes, algo en lo que insiste están tratando de solucionar en los entrenamientos.

Tiene claro que hay que aprender de lo ocurrido ante Gipuzkoa, pero también se debe pasar página. “Fuimos a San Sebastián con muchas ganas dejar claro que equipo y, al final, nos ha salido mal el partido y ahora solo toca levantar cabeza y seguir trabajando. No queda otra”.

Buscando cómo mejorar, el alero explica que “en general creo que estamos defendiendo bien y en todos los partidos que estamos haciéndolo bien atrás, pero en ataque tenemos que ser capaces de leer mejor el juego. Está siendo nuestro problema y cada vez queda menos tiempo, pero estamos trabajando duro en solucionarlo lo antes posible”.

Belemene hace estas manifestaciones sin olvidar un rival, un Huesca al que quiere ganar, pero al que respeta. “En casa estamos fuertes. También venimos de perder y hemos aprendido mucho. En esta liga todos los equipos son duros y hay que jugar antes de hablar. Tenemos todo el respeto posible a Huesca y vamos a afrontarlo como si fuese el primero de la liga”.

Pero, reitera, la solución está dentro del Decano, más allá de los problemas que ofrezca el rival. “Cuando jugamos siempre tenemos que mirarnos a nosotros mismos. Debemos ser capaces de intentar imponer nuestro juego. Así que, jugando en casa, nuestro baloncesto debe imponerse y, si lo conseguimos, somos capaces de ganar a cualquiera”. Y, para concluir, alude al factor equipo, más trabajado en el vestuario azulino: “Cada vez mejor y soy uno más del grupo. Las sensaciones es que somos más que jugadores de baloncesto, casi una familia. Me siento bien y con ganas de hacer cosas bonitas con este grupo”.

Romaric Belemene: “Solo toca levantar cabeza y seguir trabajando”

  • El congoleño, de cara al duelo contra Huesca, deja claro que “jugando en casa debemos imponer nuestro baloncesto”

Romaric Belemene, alero congoleño del Melilla Baloncesto, ha sido el encargado de comparecer esta semana en la previa del encuentro de este viernes contra el Levitec Huesca. Habla de un rival al que respeta muchísimo y ante el que deberán ser capaces de reencontrarse con el juego intenso en defensa para llevarse la victoria. Además, Belemene no ha querido poner paños calientes y reconocía que el equipo debe mejorar en ataque si quieren hacer cosas importantes, algo en lo que insiste están tratando de solucionar en los entrenamientos.

Tiene claro que hay que aprender de lo ocurrido ante Gipuzkoa, pero también se debe pasar página. “Fuimos a San Sebastián con muchas ganas dejar claro que equipo y, al final, nos ha salido mal el partido y ahora solo toca levantar cabeza y seguir trabajando. No queda otra”.

Buscando cómo mejorar, el alero explica que “en general creo que estamos defendiendo bien y en todos los partidos que estamos haciéndolo bien atrás, pero en ataque tenemos que ser capaces de leer mejor el juego. Está siendo nuestro problema y cada vez queda menos tiempo, pero estamos trabajando duro en solucionarlo lo antes posible”.

Belemene hace estas manifestaciones sin olvidar un rival, un Huesca al que quiere ganar, pero al que respeta. “En casa estamos fuertes. También venimos de perder y hemos aprendido mucho. En esta liga todos los equipos son duros y hay que jugar antes de hablar. Tenemos todo el respeto posible a Huesca y vamos a afrontarlo como si fuese el primero de la liga”.

Pero, reitera, la solución está dentro del Decano, más allá de los problemas que ofrezca el rival. “Cuando jugamos siempre tenemos que mirarnos a nosotros mismos. Debemos ser capaces de intentar imponer nuestro juego. Así que, jugando en casa, nuestro baloncesto debe imponerse y, si lo conseguimos, somos capaces de ganar a cualquiera”. Y, para concluir, alude al factor equipo, más trabajado en el vestuario azulino: “Cada vez mejor y soy uno más del grupo. Las sensaciones es que somos más que jugadores de baloncesto, casi una familia. Me siento bien y con ganas de hacer cosas bonitas con este grupo”.