Alcoba reclama un ritmo alto y anotaciones fáciles

MED/CMB 28-02-2020 - Melilla Baloncesto

  • El Melilla Baloncesto retoma la competición en la cancha del complicado Delteco Gipuzkoa Basket

El técnico del Melilla Baloncesto ha comparecido esta mañana en sala de prensa para analizar el compromiso de este próximo domingo en la cancha del Delteco Gipuzkoa Basket. Para Alejandro Alcoba este partido tiene una gran importancia si quieren seguir peleando por el factor cancha en los Playoffs y también porque puede servir para ver cómo se encuentra el equipo a nivel competitivo tras el parón de selecciones. En cuanto al rival, ha destacado la gran solidez del bloque y espera que los suyos sean capaces de seguir con el buen trabajo defensivo de los últimos partidos y mejorar la lectura del juego en ataque.

Sus primeras palabras, eso sí, se ha centrado en el parón por la ventana FIBA: “Se ha hecho un poco largo, aunque es cierto que hemos tenido tiempo para desconectar y también hemos aprovechado para refrescar algunas de las ideas que ya teníamos e introducir cosas nuevas”. Con todo, asume con ganas y esperanzas el retorno al trabajo. “Llegamos al partido del domingo con la única duda de ver si hemos perdido la chispa competitiva que tienes cuando juegas cada semana. He visto bien al equipo durante toda la semana y a los jugadores con buenas sensaciones de cara al partido en el Gasca”. 

Sus miras, además, no ocultan la ambición por seguir creciendo. “No creo que el partido sea un punto de inflexión tan grande para nosotros, porque ahora mismo estamos en una zona cómoda de la clasificación y con una ventaja de cuatro victorias sobre los equipos que luchan por disputar los Playoffs, pero también es verdad que una victoria sería muy importante si miramos hacia arriba y queremos seguir en la lucha con esos cinco o seis equipos que se van a jugar el factor cancha en los Playoffs”.

A la hora de analizar a Gipuzkoa, explica que “jugamos ante el colíder de la competición, el equipo que menos puntos recibe, que tiene un juego muy sólido y con una gran confianza en todo lo que hacen. Vamos a tener que hacer muchas cosas bien para ganarles”. 

En esa exigencia que señala, presta especial atención a la lectura del juego: “Somos un equipo muy agresivo a un ritmo alto de juego y para mantenerlo tenemos que ser capaces el domingo de controlar el rebote defensivo. Otro punto importante es que seamos capaces de transformar ese llegar rápido a campo contrario en situaciones de anotación cómodas. Necesitamos meter setenta puntos, porque tenemos claro que, a una puntuación baja, Delteco Gipuzkoa Basket está muy cómodo”.

Le preocupa, por ello, la respuesta individual de cada uno de sus jugadores. “Una de las cosas que me preocupa del rival es que es un equipo muy agresivo en el uno contra uno, en la responsabilidad individual toman muy buenas decisiones y eso tenemos que ser capaces de pararlo”, detalla Alcoba.

Por último, reconoce preocupación cuando se le pregunta por los tocados. “Físicamente no ha sido nuestra mejor semana. Hemos tenido problemas físicos con Sidibé, quien tuvo un golpe en la espalda el pasado martes y no se ha entrenado desde entonces, y Agada tiene una sobrecarga y tampoco participó ayer en el entrenamiento. Si finalmente ninguno de los dos nos puede ayudar, tenemos rotaciones que pueden ayudarnos a suplir esas ausencias”.

Alcoba reclama un ritmo alto y anotaciones fáciles

  • El Melilla Baloncesto retoma la competición en la cancha del complicado Delteco Gipuzkoa Basket

El técnico del Melilla Baloncesto ha comparecido esta mañana en sala de prensa para analizar el compromiso de este próximo domingo en la cancha del Delteco Gipuzkoa Basket. Para Alejandro Alcoba este partido tiene una gran importancia si quieren seguir peleando por el factor cancha en los Playoffs y también porque puede servir para ver cómo se encuentra el equipo a nivel competitivo tras el parón de selecciones. En cuanto al rival, ha destacado la gran solidez del bloque y espera que los suyos sean capaces de seguir con el buen trabajo defensivo de los últimos partidos y mejorar la lectura del juego en ataque.

Sus primeras palabras, eso sí, se ha centrado en el parón por la ventana FIBA: “Se ha hecho un poco largo, aunque es cierto que hemos tenido tiempo para desconectar y también hemos aprovechado para refrescar algunas de las ideas que ya teníamos e introducir cosas nuevas”. Con todo, asume con ganas y esperanzas el retorno al trabajo. “Llegamos al partido del domingo con la única duda de ver si hemos perdido la chispa competitiva que tienes cuando juegas cada semana. He visto bien al equipo durante toda la semana y a los jugadores con buenas sensaciones de cara al partido en el Gasca”. 

Sus miras, además, no ocultan la ambición por seguir creciendo. “No creo que el partido sea un punto de inflexión tan grande para nosotros, porque ahora mismo estamos en una zona cómoda de la clasificación y con una ventaja de cuatro victorias sobre los equipos que luchan por disputar los Playoffs, pero también es verdad que una victoria sería muy importante si miramos hacia arriba y queremos seguir en la lucha con esos cinco o seis equipos que se van a jugar el factor cancha en los Playoffs”.

A la hora de analizar a Gipuzkoa, explica que “jugamos ante el colíder de la competición, el equipo que menos puntos recibe, que tiene un juego muy sólido y con una gran confianza en todo lo que hacen. Vamos a tener que hacer muchas cosas bien para ganarles”. 

En esa exigencia que señala, presta especial atención a la lectura del juego: “Somos un equipo muy agresivo a un ritmo alto de juego y para mantenerlo tenemos que ser capaces el domingo de controlar el rebote defensivo. Otro punto importante es que seamos capaces de transformar ese llegar rápido a campo contrario en situaciones de anotación cómodas. Necesitamos meter setenta puntos, porque tenemos claro que, a una puntuación baja, Delteco Gipuzkoa Basket está muy cómodo”.

Le preocupa, por ello, la respuesta individual de cada uno de sus jugadores. “Una de las cosas que me preocupa del rival es que es un equipo muy agresivo en el uno contra uno, en la responsabilidad individual toman muy buenas decisiones y eso tenemos que ser capaces de pararlo”, detalla Alcoba.

Por último, reconoce preocupación cuando se le pregunta por los tocados. “Físicamente no ha sido nuestra mejor semana. Hemos tenido problemas físicos con Sidibé, quien tuvo un golpe en la espalda el pasado martes y no se ha entrenado desde entonces, y Agada tiene una sobrecarga y tampoco participó ayer en el entrenamiento. Si finalmente ninguno de los dos nos puede ayudar, tenemos rotaciones que pueden ayudarnos a suplir esas ausencias”.