Nacho Aznar devuelve la ilusión al Melilla C.D.

I.S.V. 17-01-2020 - Fútbol

  • El técnico melillense reconoce que cuando llegó al banquillo tuvo que cambiar cosas para “volver a ser competitivos”

  • Está convencido de que la salvación es posible y todo pasa por sumar un poco más que en la primera vuelta

La Salvación del Melilla C.D. es más que posible. Tras un inicio errático de temporada, el conjunto melillense ha finalizado la primera vuelta a un punto de la zona de descenso con un partido menos, el que disputará a mediados de febrero ante el Real Jaén. Algo que ha sido posible gracias a la llegada de Nacho Aznar al banquillo.

“Lo primero que hice cuando llegué al equipo fue cambiar algunas cosas como meterle más intensidad a los entrenamientos para remediar la mala pretemporada que habían realizado”, explica el técnico melillense. Todo ello para que los jugadores recuperaran la ilusión por competir porque “sentía que se habían acomodado en pensar que si perdían no pasaba nada”.

“Cogí al equipo siendo colista con cero puntos, y poco tiempo después estamos fuera del descenso con 17 puntos y a los entrenamientos vienen hasta 27 jugadores, lo que demuestra que ahora están más implicados en hacer las cosas bien”. Del mismo modo, resalta que trata de inculcar a sus pupilos el objetivo que persigue desde que se sentó en el banquillo: “Salvar al equipo y que los componentes de la plantilla se vuelvan a sentir futbolistas”.

Y todo ello se consigue, desde el punto de vista del técnico del Melilla C.D., “creando un ambiente sano para que compitan lo mejor posible”. Para ello, recalca, “intento trasladar la ilusión de hacer una temporada digna”.

Y en medio de esta recuperación futbolística, el Melilla C.D. logró vencer al Lobón para medirse a un Primera División. En suerte le tocó el Levante U.D., un partido que dejó un sabor agridulce al entrenador melillense. “Por un lado tuve la oportunidad de vivir un partido de Copa desde el banquillo ante un equipo que me gusta mucho por su verticalidad, pero por otro se notó demasiado la diferencia entre los equipos y tuve que dejar a mucha gente fuera sin jugar”.

Segunda vuelta durísima

Y por delante tiene una segunda vuelta que califica de “durísima” por varios factores: el primero porque arrancan con un calendario complicadísimo, el segundo porque hay equipos que ya logran el objetivo de la salvación y bajan la intensidad, “algo que puede perjudicarnos” y, en tercer lugar, porque “hay equipos de nuestra liga que se pueden reforzar en el mercado invernal y nosotros no podemos competir en este aspecto”.

Pero, además, Nacho Aznar subraya que para lograr la salvación “tenemos que lograr más puntos que en la primera vuelta” y eso pasa por “ganar los partidos de nuestra liga”. En este aspecto, resalta la necesidad de seguir siendo fuertes en La Espiguera porque “desde que llegué sólo hemos perdido un partido, ante el C.D. El Ejido”.

Por estos motivos, está convencido de que el equipo tiene mimbres para lograr salvar la categoría.

Nacho Aznar devuelve la ilusión al Melilla C.D.

  • El técnico melillense reconoce que cuando llegó al banquillo tuvo que cambiar cosas para “volver a ser competitivos”

  • Está convencido de que la salvación es posible y todo pasa por sumar un poco más que en la primera vuelta

La Salvación del Melilla C.D. es más que posible. Tras un inicio errático de temporada, el conjunto melillense ha finalizado la primera vuelta a un punto de la zona de descenso con un partido menos, el que disputará a mediados de febrero ante el Real Jaén. Algo que ha sido posible gracias a la llegada de Nacho Aznar al banquillo.

“Lo primero que hice cuando llegué al equipo fue cambiar algunas cosas como meterle más intensidad a los entrenamientos para remediar la mala pretemporada que habían realizado”, explica el técnico melillense. Todo ello para que los jugadores recuperaran la ilusión por competir porque “sentía que se habían acomodado en pensar que si perdían no pasaba nada”.

“Cogí al equipo siendo colista con cero puntos, y poco tiempo después estamos fuera del descenso con 17 puntos y a los entrenamientos vienen hasta 27 jugadores, lo que demuestra que ahora están más implicados en hacer las cosas bien”. Del mismo modo, resalta que trata de inculcar a sus pupilos el objetivo que persigue desde que se sentó en el banquillo: “Salvar al equipo y que los componentes de la plantilla se vuelvan a sentir futbolistas”.

Y todo ello se consigue, desde el punto de vista del técnico del Melilla C.D., “creando un ambiente sano para que compitan lo mejor posible”. Para ello, recalca, “intento trasladar la ilusión de hacer una temporada digna”.

Y en medio de esta recuperación futbolística, el Melilla C.D. logró vencer al Lobón para medirse a un Primera División. En suerte le tocó el Levante U.D., un partido que dejó un sabor agridulce al entrenador melillense. “Por un lado tuve la oportunidad de vivir un partido de Copa desde el banquillo ante un equipo que me gusta mucho por su verticalidad, pero por otro se notó demasiado la diferencia entre los equipos y tuve que dejar a mucha gente fuera sin jugar”.

Segunda vuelta durísima

Y por delante tiene una segunda vuelta que califica de “durísima” por varios factores: el primero porque arrancan con un calendario complicadísimo, el segundo porque hay equipos que ya logran el objetivo de la salvación y bajan la intensidad, “algo que puede perjudicarnos” y, en tercer lugar, porque “hay equipos de nuestra liga que se pueden reforzar en el mercado invernal y nosotros no podemos competir en este aspecto”.

Pero, además, Nacho Aznar subraya que para lograr la salvación “tenemos que lograr más puntos que en la primera vuelta” y eso pasa por “ganar los partidos de nuestra liga”. En este aspecto, resalta la necesidad de seguir siendo fuertes en La Espiguera porque “desde que llegué sólo hemos perdido un partido, ante el C.D. El Ejido”.

Por estos motivos, está convencido de que el equipo tiene mimbres para lograr salvar la categoría.