Alcoba muestra su versión más cauta antes de medirse a Oviedo

MED/CMB 09-01-2020 - Melilla Baloncesto

  • El técnico del Melilla Baloncesto confía mucho en los suyos, pero subraya: “Llegamos al partido con mucha precaución, porque tienen jugadores de primer nivel que son capaces de, si tienen la noche, ganarte el partido”

Mañana viernes el Club Melilla Baloncesto recibe en el Pabellón Javier Imbroda la visita del Liberbank Oviedo Baloncesto en el choque que pondrá punto y final a la primera vuelta de los azulinos. De cara a este encuentro, Alejandro Alcoba ha pasado por sala de prensa, donde ha destacado el respeto que tiene por el cuadro ovetense y ha manifestado que una de las claves del choque estará en quien sea capaz de imponer su ritmo.

“Tenemos mucho respeto por Oviedo, porque han tenido muchos problemas de lesiones, especialmente con sus interiores, a lo largo de esta primera vuelta. A esto hay que sumarle cambios en la plantilla, pero parece que ahora llega la calma y creo que darán el verdadero nivel”. Con estas palabras ha iniciado el técnico melillense su comparecencia, para añadir acto seguido: “Llegamos al partido con mucha precaución, porque tienen jugadores de primer nivel que son capaces de, si tienen la noche, ganarte el partido. Lo calificaría como un partido trampa”.

Sin embargo, también ha puesto de manifiesto que su equipo se encuentra en un gran nivel de forma e intentarán mantenerlo mañana. “Vamos dando pasos hacia delante y creciendo. Esta semana hemos entrado muy bien y cada vez entrenamos mejor. No sé lo que puede pasar el viernes, pero llegamos con muy buenas sensaciones al viernes”. 

Una de las cuestiones de su comparecencia ha girado sobre la nueva incorporación azulina, un Belemene que tiene muchas opciones de jugar. “Belemene llega con muchas ganas, pero tiene que mejorar físicamente, porque las últimas semanas en Polonia para él fueron complicadas en cuanto a lo físico con problemas de tobillo y una gripe que no le permitieron entrenar. Ahora mismo el equipo está a un nivel físico muy alto y él tiene que ponerse a ese nivel. Estamos trabajando con él tanto a nivel de prevención, como físico e individual para que lo esté lo antes posible, pero mañana va a jugar”, ha explicado Alcoba.

Volviendo a la visión global del partido, el coach del Decano habla de dos equipos con estilos contrapuestos. “Oviedo no está muy cómodo a un ritmo de juego alto. Ellos juegan a pocas posesiones y pocos puntos, porque en el cinco por cinco tienen mucho talento, especialmente en la figura de Oli Arteaga. Es un equipo difícil de defender, con muchos registros al que vamos a intentar parar con la intensidad y agresividad que estamos desarrollando en los últimos partidos”.

Por último, ha reiterado su satisfacción con la entrega que está demostrando el vestuario en cada sesión. “Ganemos o perdamos mañana estoy muy satisfecho con lo que hemos hecho hasta ahora. El equipo está donde tiene que estar, entre los 7 u 8 primeros clasificados, pero me quedo con la evolución del equipo. Al principio sufrimos mucho con la llegada tardía de jugadores y tardamos en acoplarnos, pero ahora hemos entendido la idea que queremos”.

Alcoba muestra su versión más cauta antes de medirse a Oviedo

  • El técnico del Melilla Baloncesto confía mucho en los suyos, pero subraya: “Llegamos al partido con mucha precaución, porque tienen jugadores de primer nivel que son capaces de, si tienen la noche, ganarte el partido”

Mañana viernes el Club Melilla Baloncesto recibe en el Pabellón Javier Imbroda la visita del Liberbank Oviedo Baloncesto en el choque que pondrá punto y final a la primera vuelta de los azulinos. De cara a este encuentro, Alejandro Alcoba ha pasado por sala de prensa, donde ha destacado el respeto que tiene por el cuadro ovetense y ha manifestado que una de las claves del choque estará en quien sea capaz de imponer su ritmo.

“Tenemos mucho respeto por Oviedo, porque han tenido muchos problemas de lesiones, especialmente con sus interiores, a lo largo de esta primera vuelta. A esto hay que sumarle cambios en la plantilla, pero parece que ahora llega la calma y creo que darán el verdadero nivel”. Con estas palabras ha iniciado el técnico melillense su comparecencia, para añadir acto seguido: “Llegamos al partido con mucha precaución, porque tienen jugadores de primer nivel que son capaces de, si tienen la noche, ganarte el partido. Lo calificaría como un partido trampa”.

Sin embargo, también ha puesto de manifiesto que su equipo se encuentra en un gran nivel de forma e intentarán mantenerlo mañana. “Vamos dando pasos hacia delante y creciendo. Esta semana hemos entrado muy bien y cada vez entrenamos mejor. No sé lo que puede pasar el viernes, pero llegamos con muy buenas sensaciones al viernes”. 

Una de las cuestiones de su comparecencia ha girado sobre la nueva incorporación azulina, un Belemene que tiene muchas opciones de jugar. “Belemene llega con muchas ganas, pero tiene que mejorar físicamente, porque las últimas semanas en Polonia para él fueron complicadas en cuanto a lo físico con problemas de tobillo y una gripe que no le permitieron entrenar. Ahora mismo el equipo está a un nivel físico muy alto y él tiene que ponerse a ese nivel. Estamos trabajando con él tanto a nivel de prevención, como físico e individual para que lo esté lo antes posible, pero mañana va a jugar”, ha explicado Alcoba.

Volviendo a la visión global del partido, el coach del Decano habla de dos equipos con estilos contrapuestos. “Oviedo no está muy cómodo a un ritmo de juego alto. Ellos juegan a pocas posesiones y pocos puntos, porque en el cinco por cinco tienen mucho talento, especialmente en la figura de Oli Arteaga. Es un equipo difícil de defender, con muchos registros al que vamos a intentar parar con la intensidad y agresividad que estamos desarrollando en los últimos partidos”.

Por último, ha reiterado su satisfacción con la entrega que está demostrando el vestuario en cada sesión. “Ganemos o perdamos mañana estoy muy satisfecho con lo que hemos hecho hasta ahora. El equipo está donde tiene que estar, entre los 7 u 8 primeros clasificados, pero me quedo con la evolución del equipo. Al principio sufrimos mucho con la llegada tardía de jugadores y tardamos en acoplarnos, pero ahora hemos entendido la idea que queremos”.