Jordi Ribas hace hincapié en el poderío interior y la anotación exterior de Lleida

CMB 18-12-2019 - Melilla Baloncesto

  • El segundo técnico del Melilla Baloncesto analiza al próximo rival liguero, dirigido por Gustavo Aranzana

Este próximo viernes el Club Melilla Baloncesto visita el Barris Nord para enfrentarse a un ICG Força Lleida, equipo que cuenta con Gustavo Aranzana como técnico. Esta es la primera dificultad para desentrañar cómo será el partido, pero el segundo entrenador de Decano, Jordi Ribas, sí ofrece algunas claves fundamentales del conjunto del Segre.

“Lleida tiene una plantilla conformada con un buen jugador en la dirección como es Chapela en la posición de base y un juego exterior con buen tiro y facilidad de jugar en situaciones de uno contra uno, pero su característica principal está en el juego interior”, comienza explicando el segundo de Alejandro Alcoba. “Tienen un jugador experimentado como Mbaye, con físico y buen tiro de media distancia. Luego cuentan con un jugador de mucha anotación como Shaquille Cleare y otra como Stutz, que por sus características para la posición de ‘4’ resulta alguien muy interesante”. Por todo ello, concluye que en frente estará “una plantilla con mucho poderío interior y solidez y anotación en el juego exterior con la experiencia y veteranía de Feliu”.

A la hora de hablar de sus opciones ofensivas, Ribas mira directamente al banquillo. “La llegada de un veterano como Aranzana hace que no sepamos realmente qué ICG Força Lleida nos espera. Somos conscientes de que el equipo y la afición, con la llegada del nuevo entrenador, van a revolucionar un poco toda la dinámica que han tenido hasta ahora. A nivel táctico conocemos a Gustavo Aranzana de sus temporadas en la LEB ORO, pero ahora es otro equipo y otra filosofía”.

“La claves para lograr la victoria en Lleida -apostilla- serán dominar los tableros y ser cautos con el juego que vayan a desarrollar ellos, eso sí, siempre desde el desconocimiento de ir a ciegas sobre lo que nos van a proponer. También va a ser importante que sepamos jugar los momentos finales de posesión y no caer en los errores en los que hemos caído en los últimos partidos de querer resolver de manera precipitada”.

Jordi Ribas hace hincapié en el poderío interior y la anotación exterior de Lleida

  • El segundo técnico del Melilla Baloncesto analiza al próximo rival liguero, dirigido por Gustavo Aranzana

Este próximo viernes el Club Melilla Baloncesto visita el Barris Nord para enfrentarse a un ICG Força Lleida, equipo que cuenta con Gustavo Aranzana como técnico. Esta es la primera dificultad para desentrañar cómo será el partido, pero el segundo entrenador de Decano, Jordi Ribas, sí ofrece algunas claves fundamentales del conjunto del Segre.

“Lleida tiene una plantilla conformada con un buen jugador en la dirección como es Chapela en la posición de base y un juego exterior con buen tiro y facilidad de jugar en situaciones de uno contra uno, pero su característica principal está en el juego interior”, comienza explicando el segundo de Alejandro Alcoba. “Tienen un jugador experimentado como Mbaye, con físico y buen tiro de media distancia. Luego cuentan con un jugador de mucha anotación como Shaquille Cleare y otra como Stutz, que por sus características para la posición de ‘4’ resulta alguien muy interesante”. Por todo ello, concluye que en frente estará “una plantilla con mucho poderío interior y solidez y anotación en el juego exterior con la experiencia y veteranía de Feliu”.

A la hora de hablar de sus opciones ofensivas, Ribas mira directamente al banquillo. “La llegada de un veterano como Aranzana hace que no sepamos realmente qué ICG Força Lleida nos espera. Somos conscientes de que el equipo y la afición, con la llegada del nuevo entrenador, van a revolucionar un poco toda la dinámica que han tenido hasta ahora. A nivel táctico conocemos a Gustavo Aranzana de sus temporadas en la LEB ORO, pero ahora es otro equipo y otra filosofía”.

“La claves para lograr la victoria en Lleida -apostilla- serán dominar los tableros y ser cautos con el juego que vayan a desarrollar ellos, eso sí, siempre desde el desconocimiento de ir a ciegas sobre lo que nos van a proponer. También va a ser importante que sepamos jugar los momentos finales de posesión y no caer en los errores en los que hemos caído en los últimos partidos de querer resolver de manera precipitada”.