El Melilla Baloncesto se abona a un nuevo final apretado en el Imbroda

CMB 14-12-2019 - Melilla Baloncesto

  • Una de las claves del triunfo azulino estuvo en el dominio del rebote 

El Club Melilla Baloncesto volvió al camino del triunfo, logrando una importante victoria ante Club Ourense Baloncesto por 80-75. De nuevo un encuentro en el Javier Imbroda se decidió en un apretado final, donde el capitán de la nave azulina, Javi Marín, demostró nervios de acero. Otra de las claves fue el dominio en el rebote de los melillenses que acabaron con 46 capturas, siendo el máximo reboteador del equipo Hartwich con 12 rechaces.

El choque comenzaba con ambos equipos con las ideas muy claras. Los melillenses buscaban el desequilibrio en el bloqueo directo, mientras que los gallegos hacían lo propio desde el poste bajo con Balaban. Pero fueron los exteriores orensanos los que dieron las primeras ventajas a los visitantes con dos triples consecutivos (4-10). Melilla Baloncesto no se puso nervioso y con una mayor agresividad en el rebote y corriendo bien en transición conseguía igualar la contienda (10-10) cuando justo se acaban de pasar el ecuador del primer cuarto. El Decano muy errático en el tiro siempre se mantenía por debajo en el marcador, si bien las diferencias no iban más allá de una canasta. La entrada de Bulić, que debutaba con los azulinos, dio mayor peso al cuadro de Alejandro Alcoba en la pista. Un triple del bosnio sobre la bocina del primer acto empataba el encuentro (21-21).

Misters, con cinco puntos consecutivos desde el tiro libre, ponía a Melilla Baloncesto por delante nada más comenzar el segundo periodo (26-21). Los de la Ciudad Autónoma comenzaba a crecer en defensa, complicando la selección de tiro cobista y reboteando con clara superioridad. Ello hizo que el los melillenses estuvieran más comodos y controlando el partido desde la dirección de Marín, llegando a conseguir incluso un colchón de diez puntos (37-27) a menos de dos minutos para el descanso. Diferencia que prácticamente mantuvo al final de esta primera parte gracias a un nuevo triple sobre la bocina, esta vez obra de Matulionis, que daba nueve puntos de ventaja a los hombres de Alejandro Alcoba (42-33).

El tercer cuarto fue sin duda de lo mejor del Melilla Baloncesto en el partido. En defensa el equipo se mostraba agresivo tanto a la hora de cerrar las vías de anotación visitantes, como a la de capturar todos los balones que rechazaba el aro. En ataque, además, el equipo se mostraba muy acertado con tiros desde la medía distancia. Ello le valió para irse un colchón de doce puntos (63-51) al último y definitivo periodo.

 Todo hacía indicar que el equipo se impondría con cierta placidez, pero si algo esta demostrando el Decano en el Javier Imbroda esta temporada, es que los finales siempre son apretados. Y así fue. A falta de 1:14 para el final del partido, un triple Edu Martínez colocaba a los cobistas a solos tres puntos. El capitán de la nave azulina, Javi Marín, demostró nervios de acero para anotar en los instantes finales y no fallar desde el tiro libre para dar finalmente la victoria al equipo por 80-75.

El Melilla Baloncesto se abona a un nuevo final apretado en el Imbroda

  • Una de las claves del triunfo azulino estuvo en el dominio del rebote 

El Club Melilla Baloncesto volvió al camino del triunfo, logrando una importante victoria ante Club Ourense Baloncesto por 80-75. De nuevo un encuentro en el Javier Imbroda se decidió en un apretado final, donde el capitán de la nave azulina, Javi Marín, demostró nervios de acero. Otra de las claves fue el dominio en el rebote de los melillenses que acabaron con 46 capturas, siendo el máximo reboteador del equipo Hartwich con 12 rechaces.

El choque comenzaba con ambos equipos con las ideas muy claras. Los melillenses buscaban el desequilibrio en el bloqueo directo, mientras que los gallegos hacían lo propio desde el poste bajo con Balaban. Pero fueron los exteriores orensanos los que dieron las primeras ventajas a los visitantes con dos triples consecutivos (4-10). Melilla Baloncesto no se puso nervioso y con una mayor agresividad en el rebote y corriendo bien en transición conseguía igualar la contienda (10-10) cuando justo se acaban de pasar el ecuador del primer cuarto. El Decano muy errático en el tiro siempre se mantenía por debajo en el marcador, si bien las diferencias no iban más allá de una canasta. La entrada de Bulić, que debutaba con los azulinos, dio mayor peso al cuadro de Alejandro Alcoba en la pista. Un triple del bosnio sobre la bocina del primer acto empataba el encuentro (21-21).

Misters, con cinco puntos consecutivos desde el tiro libre, ponía a Melilla Baloncesto por delante nada más comenzar el segundo periodo (26-21). Los de la Ciudad Autónoma comenzaba a crecer en defensa, complicando la selección de tiro cobista y reboteando con clara superioridad. Ello hizo que el los melillenses estuvieran más comodos y controlando el partido desde la dirección de Marín, llegando a conseguir incluso un colchón de diez puntos (37-27) a menos de dos minutos para el descanso. Diferencia que prácticamente mantuvo al final de esta primera parte gracias a un nuevo triple sobre la bocina, esta vez obra de Matulionis, que daba nueve puntos de ventaja a los hombres de Alejandro Alcoba (42-33).

El tercer cuarto fue sin duda de lo mejor del Melilla Baloncesto en el partido. En defensa el equipo se mostraba agresivo tanto a la hora de cerrar las vías de anotación visitantes, como a la de capturar todos los balones que rechazaba el aro. En ataque, además, el equipo se mostraba muy acertado con tiros desde la medía distancia. Ello le valió para irse un colchón de doce puntos (63-51) al último y definitivo periodo.

 Todo hacía indicar que el equipo se impondría con cierta placidez, pero si algo esta demostrando el Decano en el Javier Imbroda esta temporada, es que los finales siempre son apretados. Y así fue. A falta de 1:14 para el final del partido, un triple Edu Martínez colocaba a los cobistas a solos tres puntos. El capitán de la nave azulina, Javi Marín, demostró nervios de acero para anotar en los instantes finales y no fallar desde el tiro libre para dar finalmente la victoria al equipo por 80-75.