El C.V. Melilla sigue sin ganar

CVM 02-11-2019 - Voleibol

  • El equipo melillense es el farolillo rojo de la Superliga

El Club Voleibol Melilla sigue sin reaccionar y se mantiene colista de la Superliga Masculina, sin estrenar aún su casillero de puntos, tras perder en la tarde de ayer por la vía rápida en la cancha del Urbia Vóley Palma, segundo en la tabla clasificatoria.

Una vez más, el opuesto Alison Bastos fue el jugador más destacado de los melillenses, con 13 puntos y un ace, mientras que el central Hamza Ouyachi no pudo debutar con buen pie.

En el primer set, el conjunto mallorquín ganó con gran comodidad, por un contundente 25-11, ante un Club Voleibol Melilla con demasiados errores. Los locales hicieron estragos en el saque, por medio de Abel Bernal, al tiempo que su equipo abrió brecha en el marcador con un parcial de 9-0 para sentenciar la manga.

En el segundo juego, el conjunto melillense mejoró en el ataque, pero no fue suficiente, ya que el servicio, el bloqueo y la recepción, sobre todo, seguían sin funcionar, lo que aprovechó el Urbia Vóley Palma para continuar con la inercia positiva del primer set para vencer, esta vez, de forma más ajustada (25-20), remontando el 0-3 inicial de los visitante.

El último set fue prácticamente un calco al anterior, ya que el C.V. Melilla sufrió bastante en la recepción ante un rival que no dio concesiones y menos aún cometió errores para imponerse de nuevo en el parcial por 25-21.

El C.V. Melilla sigue sin ganar

  • El equipo melillense es el farolillo rojo de la Superliga

El Club Voleibol Melilla sigue sin reaccionar y se mantiene colista de la Superliga Masculina, sin estrenar aún su casillero de puntos, tras perder en la tarde de ayer por la vía rápida en la cancha del Urbia Vóley Palma, segundo en la tabla clasificatoria.

Una vez más, el opuesto Alison Bastos fue el jugador más destacado de los melillenses, con 13 puntos y un ace, mientras que el central Hamza Ouyachi no pudo debutar con buen pie.

En el primer set, el conjunto mallorquín ganó con gran comodidad, por un contundente 25-11, ante un Club Voleibol Melilla con demasiados errores. Los locales hicieron estragos en el saque, por medio de Abel Bernal, al tiempo que su equipo abrió brecha en el marcador con un parcial de 9-0 para sentenciar la manga.

En el segundo juego, el conjunto melillense mejoró en el ataque, pero no fue suficiente, ya que el servicio, el bloqueo y la recepción, sobre todo, seguían sin funcionar, lo que aprovechó el Urbia Vóley Palma para continuar con la inercia positiva del primer set para vencer, esta vez, de forma más ajustada (25-20), remontando el 0-3 inicial de los visitante.

El último set fue prácticamente un calco al anterior, ya que el C.V. Melilla sufrió bastante en la recepción ante un rival que no dio concesiones y menos aún cometió errores para imponerse de nuevo en el parcial por 25-21.