El análisis de Jordi Ribas señala a las variantes ofensivas de Gipuzkoa

CMB 28-10-2019 - Melilla Baloncesto

  • El segundo técnico del Decano también hace hincapié en los cambios de ritmo de los donostiarras

El Melilla Baloncesto tiene partido entre semana. Vuelve a jugar este miércoles ante Delteco Gipuzkoa Basket, equipo recién descendido de ACB. Para analizar el proyecto vasco, así como el estilo de juego que están realizando los de Marcelo Nicola, llega Jordi Ribas con su pizarra. 

“Gipuzkoa es un recién descendido que tiene claras aspiraciones de recuperar la categoría que han perdido. Es una plantilla de doce jugadores y en la que Marcelo Nicola, su entrenador, solo suele usar siete u ocho jugadores en la rotación”, asegura el segundo entrenador del Melilla Baloncesto.

“Todos tienen claros sus roles en cuanto a quien es el que rebotea o quien es el que anota -añade Ribas-. Estoy convencido de que nos van a poner las cosas muy difíciles y está con una sola derrota en la clasificación por algo”.

Cuestionado por las fortalezas de los donostiarras, explica que “el mayor peligro en ataque de Delteco Gipuzkoa Basket son las variantes que tienen a la hora de anotar. Cuentan con jugadores como Murphy, un ‘4’ versátil con una gran mano, un buen uno contra uno y capacidad para ir al rebote. En este aspecto creo que nos pueden hacer daño. También tienen la idea muy clara con Davis Rozitis, metiéndole balones al poste y desde ahí generar puntos para él o sus compañeros. En la plantilla hay un jugador que considero muy importante como Timmer, por su capacidad para poder anotar en uno contra uno, contraataque o bloqueo directo gracias a su buena mano”. Y completa este análisis con el siguiente razonamiento: “Además, tienen la capacidad de cambiar el ritmo de partido con la experiencia de Mikel Úriz, a la hora de distribuir el juego a sus compañeros o conseguir el mismo los puntos”.

Evidentemente, no solo se presta atención a cómo pararlo, si no también a cómo se les puede hacer daño en ataque. Para ello habrá que tener en cuenta, comenta Ribas, que “van a intentar controlar constantemente el ritmo del juego, sabiendo en qué momento correr y en cual realizar un baloncesto más pausado. Por ello, siempre van a buscar situaciones donde no estemos cómodos para sacarnos del partido”.

Por último, sentencia que “la clave fundamental es tener la misma actitud que mostramos ante Granada. Tenemos que estar tranquilos y ser conscientes de qué es lo que nos interesa jugar en cada momento e intentando siempre buscar las debilidades de Gipuzkoa”.

El análisis de Jordi Ribas señala a las variantes ofensivas de Gipuzkoa

  • El segundo técnico del Decano también hace hincapié en los cambios de ritmo de los donostiarras

El Melilla Baloncesto tiene partido entre semana. Vuelve a jugar este miércoles ante Delteco Gipuzkoa Basket, equipo recién descendido de ACB. Para analizar el proyecto vasco, así como el estilo de juego que están realizando los de Marcelo Nicola, llega Jordi Ribas con su pizarra. 

“Gipuzkoa es un recién descendido que tiene claras aspiraciones de recuperar la categoría que han perdido. Es una plantilla de doce jugadores y en la que Marcelo Nicola, su entrenador, solo suele usar siete u ocho jugadores en la rotación”, asegura el segundo entrenador del Melilla Baloncesto.

“Todos tienen claros sus roles en cuanto a quien es el que rebotea o quien es el que anota -añade Ribas-. Estoy convencido de que nos van a poner las cosas muy difíciles y está con una sola derrota en la clasificación por algo”.

Cuestionado por las fortalezas de los donostiarras, explica que “el mayor peligro en ataque de Delteco Gipuzkoa Basket son las variantes que tienen a la hora de anotar. Cuentan con jugadores como Murphy, un ‘4’ versátil con una gran mano, un buen uno contra uno y capacidad para ir al rebote. En este aspecto creo que nos pueden hacer daño. También tienen la idea muy clara con Davis Rozitis, metiéndole balones al poste y desde ahí generar puntos para él o sus compañeros. En la plantilla hay un jugador que considero muy importante como Timmer, por su capacidad para poder anotar en uno contra uno, contraataque o bloqueo directo gracias a su buena mano”. Y completa este análisis con el siguiente razonamiento: “Además, tienen la capacidad de cambiar el ritmo de partido con la experiencia de Mikel Úriz, a la hora de distribuir el juego a sus compañeros o conseguir el mismo los puntos”.

Evidentemente, no solo se presta atención a cómo pararlo, si no también a cómo se les puede hacer daño en ataque. Para ello habrá que tener en cuenta, comenta Ribas, que “van a intentar controlar constantemente el ritmo del juego, sabiendo en qué momento correr y en cual realizar un baloncesto más pausado. Por ello, siempre van a buscar situaciones donde no estemos cómodos para sacarnos del partido”.

Por último, sentencia que “la clave fundamental es tener la misma actitud que mostramos ante Granada. Tenemos que estar tranquilos y ser conscientes de qué es lo que nos interesa jugar en cada momento e intentando siempre buscar las debilidades de Gipuzkoa”.