El C.V. Melilla hace sufrir a Teruel, pero sin recompensa

CVM 26-10-2019 - Voleibol

  • El partido se resolvió tras más de dos horas por 21-25, 8-25, 26-24 y 21-25

El C.V. Teruel sufrió más de lo previsto para poder superar a un Club Voleibol Melilla que le plantó cara, excepto en el segundo set, en el que pasó por encima del cuadro representativo de la Ciudad Autónoma. Los aragoneses se impusieron por 1-3, tras dos horas de juego, tras unos parciales de 21-25, 8-25, 26-24 y 21-25.

El encuentro tuvo a dos grandes destacados, al local Alison Bastos, como máximo anotador de la contienda, con 21 puntos, y al visitante Filip Gavenda, con 20 puntos y 2 aces, aunque su compañero Víctor Rodríguez también le acompañó en la faceta anotadora con 15 puntos, 3 aces y 4 bloqueo.

Los turolenses comenzaron muy fuerte, consiguiendo una clara ventaja de 1-8, haciendo valer su saque y bloqueo, aunque los melillenses ajustaron sus líneas y se metieron en el partido, ya que mejoraron sus prestaciones en la colocación, en el ataque y en la recepción para situarse a un solo tanto de desventaja (17-18). Sin embargo, el actual campeón de la Superliga hizo valer su experiencia y pegada en los puntos decisivos para despegar y cerrar el parcial en 21-25.

La segunda manga fue coser y cantar para el equipo de Miguel Riviera, muy superior en todas sus líneas y se impuso de forma contundente por 8-25, ante un Club Voleibol Melilla muy desacertado y bastante por debajo de sus posibilidades.

Sin embargo, con el 0-2, el equipo que dirige Salim Abdelkader despertó y ofreció al respetable su mejor versión, aunque el parcial estuvo igualado hasta los puntos decisivos (20-20). El juego se desarrolló con continuos intercambios de golpes, aunque el mayor acierto fue de los locales fue clave para ganar por 26-24 y acortar distancias en el marcador.

El Club Voleibol Melilla intentó forzar el desempate en un cuarto set muy igualado hasta bien avanzado el juego (17-17). Sin embargo, el saque y el bloqueo de los aragoneses aparecieron en los momentos de la verdad, que unido al acierto en el ataque terminó por decidir el parcial y el partido por 21-15.

El C.V. Melilla hace sufrir a Teruel, pero sin recompensa

  • El partido se resolvió tras más de dos horas por 21-25, 8-25, 26-24 y 21-25

El C.V. Teruel sufrió más de lo previsto para poder superar a un Club Voleibol Melilla que le plantó cara, excepto en el segundo set, en el que pasó por encima del cuadro representativo de la Ciudad Autónoma. Los aragoneses se impusieron por 1-3, tras dos horas de juego, tras unos parciales de 21-25, 8-25, 26-24 y 21-25.

El encuentro tuvo a dos grandes destacados, al local Alison Bastos, como máximo anotador de la contienda, con 21 puntos, y al visitante Filip Gavenda, con 20 puntos y 2 aces, aunque su compañero Víctor Rodríguez también le acompañó en la faceta anotadora con 15 puntos, 3 aces y 4 bloqueo.

Los turolenses comenzaron muy fuerte, consiguiendo una clara ventaja de 1-8, haciendo valer su saque y bloqueo, aunque los melillenses ajustaron sus líneas y se metieron en el partido, ya que mejoraron sus prestaciones en la colocación, en el ataque y en la recepción para situarse a un solo tanto de desventaja (17-18). Sin embargo, el actual campeón de la Superliga hizo valer su experiencia y pegada en los puntos decisivos para despegar y cerrar el parcial en 21-25.

La segunda manga fue coser y cantar para el equipo de Miguel Riviera, muy superior en todas sus líneas y se impuso de forma contundente por 8-25, ante un Club Voleibol Melilla muy desacertado y bastante por debajo de sus posibilidades.

Sin embargo, con el 0-2, el equipo que dirige Salim Abdelkader despertó y ofreció al respetable su mejor versión, aunque el parcial estuvo igualado hasta los puntos decisivos (20-20). El juego se desarrolló con continuos intercambios de golpes, aunque el mayor acierto fue de los locales fue clave para ganar por 26-24 y acortar distancias en el marcador.

El Club Voleibol Melilla intentó forzar el desempate en un cuarto set muy igualado hasta bien avanzado el juego (17-17). Sin embargo, el saque y el bloqueo de los aragoneses aparecieron en los momentos de la verdad, que unido al acierto en el ataque terminó por decidir el parcial y el partido por 21-15.