El CV Melilla se hace con los servicios del internacional brasileño Gustavo Nogueira

CVM 14-08-2019 - Voleibol

  • El colocador carioca debutará en Superliga de la mano de Salim Abdelkader

El club melillense, después de muchas conversaciones y trámites, ha cerrado el fichaje de un colocador brasileño.

Gustavo Campelo Nogueira nació en Brasil el 15 de febrero de 1995 (24 años) ocupará la posición de colocador. Esta joven promesa procede del equipo Caramuru Volei, conjunto que milita en la máxima categoría del voleibol brasileño. En los últimos años ha mostrado un altísmo nivel en los equipos en los que ha jugado. Dicho extremo ha sido clave para que el Director Deportivo Salim Abdelkader se decantase por este jugador y diera máxima prioridad para su contratación.

A pesar de su juventud, Gustavo cuenta con mucha experiencia en el más alto nivel, habiendo jugado en equipos como Sao Caetano durante dos temporadas consecutivas, Super volei Santo André en 2014 y en el Caramuru volei en las últimas campañas.

Entre sus logros destacan el haber sido campeón de la Superliga B en el año 2016 y tricampeón regional del estado de Paraná.

Nogueira viene a ocupar la posición de colocador, una de las posiciones más importantes a nivel táctico, ya que su función, entre otras, es la de organizar el juego y por lo tanto se convierte en una posición clave para sacar el máximo rendimiento al juego en equipo, así como a jugar al despiste con el equipo contrario.

Con el paso de los años, la figura de esta posición se ha ido convirtiendo en una de las principales referencias en todos los equipos. Y es evidente, el colocador es el único jugador por el que debe pasar el balón en cada jugada que se precie. Esto hace que un alto porcentaje de los toques del equipo pasen por sus dedos, haciendo que su función se convierta en esencial durante el partido.

Un colocador debe mejorar los balones que le llegan, buscar la mejor alternativa posible con el mejor atacante propio para esa rotación. Debe siempre esconder su pase hasta el último momento, buscando que su jugador tenga un solo bloqueador, o como mucho el central llegue en malas condiciones y será el que deba bloquear en primera instancia a uno de los mejores atacantes del equipo contrario. Por lo que su altura, entre otros factores, es determinante para el conjunto.

El renovado técnico de la escuadra melillense, Salim, ha comentado su entusiasmo con la posibilidad de disponer de los servicios de un jugador joven mezcla de juventud y experiencia y con una gran proyección: “Desde el momento en que vi el primer vídeo, quedé prendado de él. Es un jugador muy completo cuyo mayor potencial es la colocación que es la función para la que vendrá a nuestra ciudad. Estoy convencido que será un personaje del que se hablará mucho en la competición. Es una verdadera ilusión ver cómo se va formando el grupo en el que estamos trabajando y por lo tanto, Gustavo es una de las mejores bazas para cubrir la posición de colocador”.

Así mismo, el jugador también ha manifestado su ilusión por estrenarse en la liga española y de la referencias del club: “Es la primera vez que salgo de mi país y necesitaba un club de confianza. Los jugadores que estuvieron aquí me hablaron muy bien de este equipo y yo tengo muchas ganas de hacer grandes cosas en Melilla”

Esta incorporación se convierte en el tercer brasileño que se sumará al equipo, junto al opuesto Alison Bastos y al hispano-brasileño, el receptor Marlon Palharini, mercado en el que se encuentra el mayor abanico de jugadores de voleibol y en el que Salim viene enfocando sus opciones de fichajes en los últimos años.

El colocador brasileño vestirá el dorsal número tres y tiene prevista su llegada para principios del mes de septiembre, para ponerse a las órdenes del técnico azulino, el cual está configurando una plantel que pueda volver a recuperar la confianza de sus seguidores y es a estos últimos a los que más importancia da y enfatiza la necesidad de poder volver a disfrutar de su compañía en el Javier Imbroda, puesto que su presencia es imprescindible para volver a la senda de las victorias.

El CV Melilla se hace con los servicios del internacional brasileño Gustavo Nogueira

  • El colocador carioca debutará en Superliga de la mano de Salim Abdelkader

El club melillense, después de muchas conversaciones y trámites, ha cerrado el fichaje de un colocador brasileño.

Gustavo Campelo Nogueira nació en Brasil el 15 de febrero de 1995 (24 años) ocupará la posición de colocador. Esta joven promesa procede del equipo Caramuru Volei, conjunto que milita en la máxima categoría del voleibol brasileño. En los últimos años ha mostrado un altísmo nivel en los equipos en los que ha jugado. Dicho extremo ha sido clave para que el Director Deportivo Salim Abdelkader se decantase por este jugador y diera máxima prioridad para su contratación.

A pesar de su juventud, Gustavo cuenta con mucha experiencia en el más alto nivel, habiendo jugado en equipos como Sao Caetano durante dos temporadas consecutivas, Super volei Santo André en 2014 y en el Caramuru volei en las últimas campañas.

Entre sus logros destacan el haber sido campeón de la Superliga B en el año 2016 y tricampeón regional del estado de Paraná.

Nogueira viene a ocupar la posición de colocador, una de las posiciones más importantes a nivel táctico, ya que su función, entre otras, es la de organizar el juego y por lo tanto se convierte en una posición clave para sacar el máximo rendimiento al juego en equipo, así como a jugar al despiste con el equipo contrario.

Con el paso de los años, la figura de esta posición se ha ido convirtiendo en una de las principales referencias en todos los equipos. Y es evidente, el colocador es el único jugador por el que debe pasar el balón en cada jugada que se precie. Esto hace que un alto porcentaje de los toques del equipo pasen por sus dedos, haciendo que su función se convierta en esencial durante el partido.

Un colocador debe mejorar los balones que le llegan, buscar la mejor alternativa posible con el mejor atacante propio para esa rotación. Debe siempre esconder su pase hasta el último momento, buscando que su jugador tenga un solo bloqueador, o como mucho el central llegue en malas condiciones y será el que deba bloquear en primera instancia a uno de los mejores atacantes del equipo contrario. Por lo que su altura, entre otros factores, es determinante para el conjunto.

El renovado técnico de la escuadra melillense, Salim, ha comentado su entusiasmo con la posibilidad de disponer de los servicios de un jugador joven mezcla de juventud y experiencia y con una gran proyección: “Desde el momento en que vi el primer vídeo, quedé prendado de él. Es un jugador muy completo cuyo mayor potencial es la colocación que es la función para la que vendrá a nuestra ciudad. Estoy convencido que será un personaje del que se hablará mucho en la competición. Es una verdadera ilusión ver cómo se va formando el grupo en el que estamos trabajando y por lo tanto, Gustavo es una de las mejores bazas para cubrir la posición de colocador”.

Así mismo, el jugador también ha manifestado su ilusión por estrenarse en la liga española y de la referencias del club: “Es la primera vez que salgo de mi país y necesitaba un club de confianza. Los jugadores que estuvieron aquí me hablaron muy bien de este equipo y yo tengo muchas ganas de hacer grandes cosas en Melilla”

Esta incorporación se convierte en el tercer brasileño que se sumará al equipo, junto al opuesto Alison Bastos y al hispano-brasileño, el receptor Marlon Palharini, mercado en el que se encuentra el mayor abanico de jugadores de voleibol y en el que Salim viene enfocando sus opciones de fichajes en los últimos años.

El colocador brasileño vestirá el dorsal número tres y tiene prevista su llegada para principios del mes de septiembre, para ponerse a las órdenes del técnico azulino, el cual está configurando una plantel que pueda volver a recuperar la confianza de sus seguidores y es a estos últimos a los que más importancia da y enfatiza la necesidad de poder volver a disfrutar de su compañía en el Javier Imbroda, puesto que su presencia es imprescindible para volver a la senda de las victorias.