Un gol de Hicham decide el partido para el Málaga

UDM 08-08-2019 - UD Melilla

  • El atacante blanquiazul ha adelantado al conjunto de Víctor Sánchez del Amo en el minuto 16 aprovechando un desajuste defensivo

  • El cuadro de Víctor Cea, tras el juego gris de la primera media hora, ha mejorado en la segunda parte

Málaga C.F. y U.D. Melilla se enfrentaba este miércoles en el Campo Municipal de Benahavís, con resultado favorable para los blanquiazules por 1-0, obra de Hicham, en un duelo típico de esta etapa estival, falto de ritmo en muchos tramos y con muchos aspectos por mejorar en ambos bandos. Pero abierto, sobre todo en el segundo tiempo, y vistoso para la grada.

El equipo de Víctor Cea, mucho menos rodado que el rival, ha pagado la carga de entrenamientos. A esto hay que sumar el nivel de un Málaga de superior categoría, con más kilómetros en el campo y con más desparpajo en el juego desde el inicio. Suyo ha sido el balón desde los compases iniciales, no han tardado en ahogar la salida de los melillenses y con ello han acechado desde el arranque la meta defendida por Parra.

En esta ocasión el míster ha optado por el madrileño en la puerta, con una defensa formada por Pepe Romero, Víctor Mena, Michele Diana y Mahanan, situando en las dos líneas superiores a Ceberio, Deco, Ruano, Carri, Mawi e Hicham.

El Málaga ha encontrado el premio a su mayor empuje en le minuto 16 de partido. Okazaki se ha cocinado la jugada en ataque y el esférico, tras un intento de despeje de la zaga azulina, ha acabado en los pies de Hicham. El delantero blanquiazul, libre de marca, ha conseguido el 1-0. En el inicio de esa jugada se ha lesionado Víctor Mena, que finalmente ha tenido que abandonar el campo. Juanmi Carrión le ha sustituido para ocupar un lateral zurdo con muchísimo trabajo.

El dominio no ha cambiado de bando en este primer tiempo, pero sí es cierto que en el último cuarto de hora el Melilla ha comenzado a estirarse con alguna que otra aproximación a la meta de Munir. Mawi e Hicham, este último hasta en tres ocasiones, han intentado inquietarle, pero sin premio.

La segunda parte se ha iniciado por derroteros similares, pero con variaciones en el banquillo azulino. Héctor y Benja Garay, que debutaba hoy, han entrado al terreno de juego para suplir a Mawi y Michel Diana, respectivamente.

Y a los siete minutos de la reanudación ha sido Juanan Entrena el que ha ocupado el lugar de Hicham.

El juego del Melilla ha dado un paso al frente en este segundo capítulo, sin ser lo fluido que quisiera Cea, pero al menos con más presencia ante un Málaga más cauto y tranquilo en su disposición. En esa cocina lenta blanquiazul ha llegado en el 60 un buen remate de Adrián, pero el esférico se ha ido ligeramente por encima del larguero.

Los de Víctor Cea, mientras tanto, han ganado actividad en ataque con más presencia de Ceberio en el centro del campo, con Ruano muy incisivo en la derecha y con un batallador Héctor arriba. Pero todo eso sin llegar al marco de Munir. El melillense, por cierto, ha dejado el verde en el minuto 62. El carrusel de cambios habitual de estos amistosos ha seguido unos minutos después con la entrada de David Ramos y Braim por Ceberio y Carri.

En el 70 de juego ha llegado la ocasión más clara del Melilla hasta el momento, ha sido a la contra. Un saque de banda muy rápido de Ruano lo ha aprovechado Braim para ganarle la posición a su marcador y su disparo, un intento de vaselina, se ha ido rozando el travesaño de Keylan. Sin brillar, el conjunto melillense ha empezado a dar impresión de peligro. Pero también el rival, que ha dado respuesta dos minutos después y ha obligado a Parra a estirarse para evitar el segundo.

A menos de un cuarto de hora para la conclusión Cea ha otorgado minutos a Fran Bueno, Ricardo y Sanse, este último delantero sub 23 a prueba formado en la cantera del Real Madrid. Esos minutos finales, con el 1-0 inamovible, se han convertido en un ida y vuelta, con acercamientos a las áreas con más corazón que cabeza, pero entretenidos para el respetable y buenos para ganar moral, más allá de que el resultado no ha cambiado. Lo más reseñable, casi sobre la bocina, un gran remate de Adrián y una mejor manopla de Parra.

Un gol de Hicham decide el partido para el Málaga

  • El atacante blanquiazul ha adelantado al conjunto de Víctor Sánchez del Amo en el minuto 16 aprovechando un desajuste defensivo

  • El cuadro de Víctor Cea, tras el juego gris de la primera media hora, ha mejorado en la segunda parte

Málaga C.F. y U.D. Melilla se enfrentaba este miércoles en el Campo Municipal de Benahavís, con resultado favorable para los blanquiazules por 1-0, obra de Hicham, en un duelo típico de esta etapa estival, falto de ritmo en muchos tramos y con muchos aspectos por mejorar en ambos bandos. Pero abierto, sobre todo en el segundo tiempo, y vistoso para la grada.

El equipo de Víctor Cea, mucho menos rodado que el rival, ha pagado la carga de entrenamientos. A esto hay que sumar el nivel de un Málaga de superior categoría, con más kilómetros en el campo y con más desparpajo en el juego desde el inicio. Suyo ha sido el balón desde los compases iniciales, no han tardado en ahogar la salida de los melillenses y con ello han acechado desde el arranque la meta defendida por Parra.

En esta ocasión el míster ha optado por el madrileño en la puerta, con una defensa formada por Pepe Romero, Víctor Mena, Michele Diana y Mahanan, situando en las dos líneas superiores a Ceberio, Deco, Ruano, Carri, Mawi e Hicham.

El Málaga ha encontrado el premio a su mayor empuje en le minuto 16 de partido. Okazaki se ha cocinado la jugada en ataque y el esférico, tras un intento de despeje de la zaga azulina, ha acabado en los pies de Hicham. El delantero blanquiazul, libre de marca, ha conseguido el 1-0. En el inicio de esa jugada se ha lesionado Víctor Mena, que finalmente ha tenido que abandonar el campo. Juanmi Carrión le ha sustituido para ocupar un lateral zurdo con muchísimo trabajo.

El dominio no ha cambiado de bando en este primer tiempo, pero sí es cierto que en el último cuarto de hora el Melilla ha comenzado a estirarse con alguna que otra aproximación a la meta de Munir. Mawi e Hicham, este último hasta en tres ocasiones, han intentado inquietarle, pero sin premio.

La segunda parte se ha iniciado por derroteros similares, pero con variaciones en el banquillo azulino. Héctor y Benja Garay, que debutaba hoy, han entrado al terreno de juego para suplir a Mawi y Michel Diana, respectivamente.

Y a los siete minutos de la reanudación ha sido Juanan Entrena el que ha ocupado el lugar de Hicham.

El juego del Melilla ha dado un paso al frente en este segundo capítulo, sin ser lo fluido que quisiera Cea, pero al menos con más presencia ante un Málaga más cauto y tranquilo en su disposición. En esa cocina lenta blanquiazul ha llegado en el 60 un buen remate de Adrián, pero el esférico se ha ido ligeramente por encima del larguero.

Los de Víctor Cea, mientras tanto, han ganado actividad en ataque con más presencia de Ceberio en el centro del campo, con Ruano muy incisivo en la derecha y con un batallador Héctor arriba. Pero todo eso sin llegar al marco de Munir. El melillense, por cierto, ha dejado el verde en el minuto 62. El carrusel de cambios habitual de estos amistosos ha seguido unos minutos después con la entrada de David Ramos y Braim por Ceberio y Carri.

En el 70 de juego ha llegado la ocasión más clara del Melilla hasta el momento, ha sido a la contra. Un saque de banda muy rápido de Ruano lo ha aprovechado Braim para ganarle la posición a su marcador y su disparo, un intento de vaselina, se ha ido rozando el travesaño de Keylan. Sin brillar, el conjunto melillense ha empezado a dar impresión de peligro. Pero también el rival, que ha dado respuesta dos minutos después y ha obligado a Parra a estirarse para evitar el segundo.

A menos de un cuarto de hora para la conclusión Cea ha otorgado minutos a Fran Bueno, Ricardo y Sanse, este último delantero sub 23 a prueba formado en la cantera del Real Madrid. Esos minutos finales, con el 1-0 inamovible, se han convertido en un ida y vuelta, con acercamientos a las áreas con más corazón que cabeza, pero entretenidos para el respetable y buenos para ganar moral, más allá de que el resultado no ha cambiado. Lo más reseñable, casi sobre la bocina, un gran remate de Adrián y una mejor manopla de Parra.