El Melilla sigue su camino hacia Segunda

UDM 03-06-2019 - UD Melilla

  • El equipo pasa por primera vez a segunda ronda de playoff para ganar (con más casta que talento) a un peligroso Villarreal ‘B’

  • Los de Luis Miguel Carrión se medirán en la siguiente eliminatoria con el Atlético Baleares de Manix Mandiola

La Unión Deportiva Melilla 2018/19 sigue haciendo historia. Por ahora es la escuadra más goleadora de la historia del club, consiguió traer en Copa del Rey a la ciudad autónoma al equipo más importante del planeta y, por lo pronto, ya está clasificada para segunda ronda de playoff, algo que no había logrado antes ningún otro plantel unionista.

Hoy, con más pundonor que talento, han sabido superar a un Villarreal ‘B’ cargado de calidad que, por momentos, ha llevado por momentos el canguelo y la incertidumbre a las gradas melillenses, hoy repletas de aficionados animando a su equipo. Pero entre ellos y sus jugadores han sabido deshacer perfectamente el entuerto.

Desde el principio se vio a un filial amarillo muy estirado y amenazante sobre el terreno de juego, con una buena presión arriba que ha incomodado el habitual juego de los azulinos. La tremenda calidad de un buen puñado de futbolistas que estarán en muy poco tiempo en la élite obligaba al cuadro local a emplearse al máximo, pero esta U.D. Melilla ha demostrado estar muy hecha y, durante casi todo el encuentro, ha respondido con madurez a los envites de su advesario.

El primer tanto amarillo ha llegado, cómo no, cuando mejor estaban los melillenses. En una jugada en la que el técnico azulino reclamaba fuera de juego, Mario convertía de cabeza un buen centro de Quintillá. El tanto llegaba en un minuto bastante peligroso del choque, el 41’, algo que podría espolear a los de Villarreal a la vuelta del descanso.

Para dar un giro táctico al encuentro, y previendo que los de Miguel Álvarez meterían una marcha más en busca del gol que empataba la eliminatoria, Carrión quiso aprovechar la velocidad al contragolpe de Moha Traoré para aprovechar los espacios que creía que podía dejar la zaga rival.

Salió bien la cosa, pues de las botas del delantero nacería el primer tanto local, anotado por un Menudo en estado de gracia. Traoré se iba en potencia de su par para asistir en el área al sevillano, que tras dar una vuelta sobre sí mismo en una pose bastante taurina, hacía el decimocuarto de su cuenta con la pierna izquierda.

El gol dio confianza a los melillenses, que seguían sintiendo la presión de unos jugadorazos lanzados a por la victoria, pero en los instantes finales sería Alfonso quien, culminando en vaselina un gran contragolpe, ayudaba a rebajar la tensión que se vivía en las gradas.

La afición, que hoy se cuantificaba en unos 4.500 espectadores, aplaudía emocionada a su equipo al término del choque. No era para menos. Los azulinos han sido capaces de superar (4-1) en la eliminatoria a un conjunto de gran talla, que ha sabido estar a la altura de lo que se le exige a un partido de playoff.

Ahora, en el horizonte cercano, cabe esperar la visita del Atlético Baleares, campeón del Grupo III y que ha caído ante el Racing en eliminatoria de primeros por el doble valor de los goles fuera de casa. El conjunto de Manix Mandiola es otro señor equipo y ya la afición no puede volver a fallar. Lo vivido hoy emociona a cualquiera, tiene que volver a repetirse -con victoria- este próximo domingo. Es la hora de Melilla.

El Melilla sigue su camino hacia Segunda

  • El equipo pasa por primera vez a segunda ronda de playoff para ganar (con más casta que talento) a un peligroso Villarreal ‘B’

  • Los de Luis Miguel Carrión se medirán en la siguiente eliminatoria con el Atlético Baleares de Manix Mandiola

La Unión Deportiva Melilla 2018/19 sigue haciendo historia. Por ahora es la escuadra más goleadora de la historia del club, consiguió traer en Copa del Rey a la ciudad autónoma al equipo más importante del planeta y, por lo pronto, ya está clasificada para segunda ronda de playoff, algo que no había logrado antes ningún otro plantel unionista.

Hoy, con más pundonor que talento, han sabido superar a un Villarreal ‘B’ cargado de calidad que, por momentos, ha llevado por momentos el canguelo y la incertidumbre a las gradas melillenses, hoy repletas de aficionados animando a su equipo. Pero entre ellos y sus jugadores han sabido deshacer perfectamente el entuerto.

Desde el principio se vio a un filial amarillo muy estirado y amenazante sobre el terreno de juego, con una buena presión arriba que ha incomodado el habitual juego de los azulinos. La tremenda calidad de un buen puñado de futbolistas que estarán en muy poco tiempo en la élite obligaba al cuadro local a emplearse al máximo, pero esta U.D. Melilla ha demostrado estar muy hecha y, durante casi todo el encuentro, ha respondido con madurez a los envites de su advesario.

El primer tanto amarillo ha llegado, cómo no, cuando mejor estaban los melillenses. En una jugada en la que el técnico azulino reclamaba fuera de juego, Mario convertía de cabeza un buen centro de Quintillá. El tanto llegaba en un minuto bastante peligroso del choque, el 41’, algo que podría espolear a los de Villarreal a la vuelta del descanso.

Para dar un giro táctico al encuentro, y previendo que los de Miguel Álvarez meterían una marcha más en busca del gol que empataba la eliminatoria, Carrión quiso aprovechar la velocidad al contragolpe de Moha Traoré para aprovechar los espacios que creía que podía dejar la zaga rival.

Salió bien la cosa, pues de las botas del delantero nacería el primer tanto local, anotado por un Menudo en estado de gracia. Traoré se iba en potencia de su par para asistir en el área al sevillano, que tras dar una vuelta sobre sí mismo en una pose bastante taurina, hacía el decimocuarto de su cuenta con la pierna izquierda.

El gol dio confianza a los melillenses, que seguían sintiendo la presión de unos jugadorazos lanzados a por la victoria, pero en los instantes finales sería Alfonso quien, culminando en vaselina un gran contragolpe, ayudaba a rebajar la tensión que se vivía en las gradas.

La afición, que hoy se cuantificaba en unos 4.500 espectadores, aplaudía emocionada a su equipo al término del choque. No era para menos. Los azulinos han sido capaces de superar (4-1) en la eliminatoria a un conjunto de gran talla, que ha sabido estar a la altura de lo que se le exige a un partido de playoff.

Ahora, en el horizonte cercano, cabe esperar la visita del Atlético Baleares, campeón del Grupo III y que ha caído ante el Racing en eliminatoria de primeros por el doble valor de los goles fuera de casa. El conjunto de Manix Mandiola es otro señor equipo y ya la afición no puede volver a fallar. Lo vivido hoy emociona a cualquiera, tiene que volver a repetirse -con victoria- este próximo domingo. Es la hora de Melilla.