El Melilla Baloncesto se queda al filo del abismo

CMB 17-05-2019 - Melilla Baloncesto

  • Anoche perdió en Valladolid por 85-64, derrota que deja la serie con 2-1 a favor de Carramimbre, que podría sentenciar mañana

El Melilla Baloncesto anoche se vio superado por un Carramimbre Valladolid que dominó durante todo el partido y que se impuso por 85-64, logrando así tomar nuevamente la delantera en la serie.

Parecía enchufado en el inicio el Decano, tras el robo y mate de Agada con el que comenzó el choque en Pisuerga. Pero fue un espejismo y la única vez en todo el partido que los de la Ciudad Autónoma estarían por delante en el electrónico. De la mano de De la Fuente y el acierto exterior pucelano, Carramimbre Valladolid abría la primera brecha de diez puntos (15-5) a falta de tres minutos para la finalización del primer cuarto. Los locales dominaban el rebote ante un Melilla Baloncesto con unos bajos porcentajes. Una canasta de Balaban en los segundos finales dejaba el electrónico con el resultado de 19-11.

No mejoraba la cosa en el segundo cuarto. Los de la Ciudad Autónoma seguían negados de con el aro – 1/12 en lanzamientos triples en la primera mitad -, mientras los de Paco García seguían a lo suyo con un Mike Torres muy inspirado. Precisamente el dominicano era el encargado de poner máxima de partido (38-25) a dos minutos para el descanso. La entrada de Gilling dio un poco de aire en el tramo final y con cuatro puntos consecutivos del danés se llegada al 40-29 con el que ambos conjuntos se retiraban a vestuarios.

Con algo más de acierto exterior, los melillenses conseguían mantener en partido en el inicio de la segunda mitad, aunque si bien es cierto, siempre con diferencias que no bajan de los diez puntos a favor de los vallisoletanos, que finalmente se iban al último cuarto mandando 58-47 en el marcador.

El partido prácticamente quedó sentenciado en los dos primeros minutos del cuarto periodo, cuando tres consecutivos de los locales comenzaban a colocar el 1-2 en la eliminatoria. Consciente ya de la complicada empresa, Alejandro Alcoba decidió reservar cosas y jugadores para el partido del sábado. Una situación que hizo que Carramimbre Valladolid ampliase aún más su ventaja llegando a los 24 puntos. Finalmente se quedó en 21 con 85-64 que reflejó el electrónico de Pisuerga, donde el equipo volverá este próximo sábado para jugar el cuarto partido de la eliminatoria.

.

El Melilla Baloncesto se queda al filo del abismo

  • Anoche perdió en Valladolid por 85-64, derrota que deja la serie con 2-1 a favor de Carramimbre, que podría sentenciar mañana

El Melilla Baloncesto anoche se vio superado por un Carramimbre Valladolid que dominó durante todo el partido y que se impuso por 85-64, logrando así tomar nuevamente la delantera en la serie.

Parecía enchufado en el inicio el Decano, tras el robo y mate de Agada con el que comenzó el choque en Pisuerga. Pero fue un espejismo y la única vez en todo el partido que los de la Ciudad Autónoma estarían por delante en el electrónico. De la mano de De la Fuente y el acierto exterior pucelano, Carramimbre Valladolid abría la primera brecha de diez puntos (15-5) a falta de tres minutos para la finalización del primer cuarto. Los locales dominaban el rebote ante un Melilla Baloncesto con unos bajos porcentajes. Una canasta de Balaban en los segundos finales dejaba el electrónico con el resultado de 19-11.

No mejoraba la cosa en el segundo cuarto. Los de la Ciudad Autónoma seguían negados de con el aro – 1/12 en lanzamientos triples en la primera mitad -, mientras los de Paco García seguían a lo suyo con un Mike Torres muy inspirado. Precisamente el dominicano era el encargado de poner máxima de partido (38-25) a dos minutos para el descanso. La entrada de Gilling dio un poco de aire en el tramo final y con cuatro puntos consecutivos del danés se llegada al 40-29 con el que ambos conjuntos se retiraban a vestuarios.

Con algo más de acierto exterior, los melillenses conseguían mantener en partido en el inicio de la segunda mitad, aunque si bien es cierto, siempre con diferencias que no bajan de los diez puntos a favor de los vallisoletanos, que finalmente se iban al último cuarto mandando 58-47 en el marcador.

El partido prácticamente quedó sentenciado en los dos primeros minutos del cuarto periodo, cuando tres consecutivos de los locales comenzaban a colocar el 1-2 en la eliminatoria. Consciente ya de la complicada empresa, Alejandro Alcoba decidió reservar cosas y jugadores para el partido del sábado. Una situación que hizo que Carramimbre Valladolid ampliase aún más su ventaja llegando a los 24 puntos. Finalmente se quedó en 21 con 85-64 que reflejó el electrónico de Pisuerga, donde el equipo volverá este próximo sábado para jugar el cuarto partido de la eliminatoria.

.