Un punto que sirve para seguir en lo más alto

UDM 14-04-2019 - UD Melilla

  • Los azulinos no pueden pasar del empate a cero en un estadio donde nadie vence desde hace una vuelta
  • La escuadra norteafricana sigue liderando el Grupo, ahora empatada con el ‘Recre’ y un punto por encima del Cartagena

Sevilla FC

La Unión Deportiva Melilla seguirá liderando el Grupo IV una jornada más. Los azulinos se dejaron dos puntos en Sevilla ante un gran filial, pero la derrota del Cartagena en Ibiza le permite seguir comandando la tabla (aunque en esta ocasión empatados con el ‘Recre’, que vencía 1-0 al Talavera en el Nuevo Colombino). Toca acelerar en casa, donde la escuadra melillense juega tres de sus cinco últimos encuentros.

Durante los quince minutos que duró el espejismo inicial, la U.D. Melilla controló con soltura el choque, haciendo correr a los jóvenes futbolistas locales detrás suya mientras buscaban área rival, pero con el paso de los minutos el dominio se difuminó. Aunque la posesión fue azulina durante la mayor parte del tiempo, era el Sevilla quien –por momentos- daba más sensación de peligro al contragolpe. Aun así, las defensas se acabarían imponiendo a los ataques en una muestra más de lo complicado que resulta arañar cada punto en esta competición.

Como novedad en el once visitante destacaba en este Domingo de Ramos la vuelta a la titularidad de Moha Traoré. Entre los locales llamaba la atención la presencia de Bryan Gil en el verde, pues últimamente andaba inserto en la dinámica del primer equipo (ayer mismo fue convocado para el derbi ante el Betis) y llevaba sin jugar desde febrero con su Sevilla Atlético. Durante los 73 minutos que estuvo en el campo fue de lo mejor de su equipo, dando muestras evidentes del gran desparpajo que poseen los futbolistas llamados a llegar arriba.

Se contaron varios acercamientos melillenses a lo largo del enfrentamiento, pero ninguno con el peligro suficiente como para comprometer a Javi Díaz. Los sevillanos, que fueron de menos a más a lo largo del primer período, comenzaron a perderle el respeto al líder, especialmente los más talentosos de la clase, Bryan y Curro y a trazar peligrosas diagonales que inquietaba al cuadro rival.

A pesar de sus descarados intentos, la sobria defensa melillense acabó impidiendo que los talentosos jugadores sevillistas se salieran con la suya; algo similar a lo que sucedería al ataque unionista con la zaga rival. Berrocal y Chacartegui brillaron en una línea defensiva joven pero, al menos hoy, sobria y expeditiva en la salida de balón.

La posesión era azulina (así lo quiso el Sevilla Atlético), pero el infatigable trabajo de Menudo en el medio (volvió a ser uno de los mejores) no era suficiente para superar al equipo entrenado por Luci. Ni Sevilla Atlético ni Melilla, de hecho, generaron ocasiones de gol suficientemente claras como para cambiar el signo del encuentro, ambas escuadras parecían ahogarse en tres cuartos y de ahí el cerocerismo final. El punto, como es lógico, deja más contento al filial, que ha exhibido una gran imagen ante un equipo que se marcha con la tristeza de no haber podid reforzar su liderato lejos de casa.

Ahora se ha apretado todo aún más. Del primer al sexto puesto hay tan sólo seis puestos de diferencia, pero exceptuando al Badajoz (visita la ciudad autónoma en la jornada 36) todos tienen perdido el golaveraje con los de Carrión. Después de dos empates consecutivos, los azulinos intentarán hacer volver a la senda de la victoria en casa, donde disputan tres de sus últimos cinco partidos y de donde esperan no dejar escapar punto alguno. La ilusión es máxima, la posición privilegiada y la oportunidad, única.

Sevilla FC

Un punto que sirve para seguir en lo más alto

  • Los azulinos no pueden pasar del empate a cero en un estadio donde nadie vence desde hace una vuelta
  • La escuadra norteafricana sigue liderando el Grupo, ahora empatada con el ‘Recre’ y un punto por encima del Cartagena

La Unión Deportiva Melilla seguirá liderando el Grupo IV una jornada más. Los azulinos se dejaron dos puntos en Sevilla ante un gran filial, pero la derrota del Cartagena en Ibiza le permite seguir comandando la tabla (aunque en esta ocasión empatados con el ‘Recre’, que vencía 1-0 al Talavera en el Nuevo Colombino). Toca acelerar en casa, donde la escuadra melillense juega tres de sus cinco últimos encuentros.

Durante los quince minutos que duró el espejismo inicial, la U.D. Melilla controló con soltura el choque, haciendo correr a los jóvenes futbolistas locales detrás suya mientras buscaban área rival, pero con el paso de los minutos el dominio se difuminó. Aunque la posesión fue azulina durante la mayor parte del tiempo, era el Sevilla quien –por momentos- daba más sensación de peligro al contragolpe. Aun así, las defensas se acabarían imponiendo a los ataques en una muestra más de lo complicado que resulta arañar cada punto en esta competición.

Como novedad en el once visitante destacaba en este Domingo de Ramos la vuelta a la titularidad de Moha Traoré. Entre los locales llamaba la atención la presencia de Bryan Gil en el verde, pues últimamente andaba inserto en la dinámica del primer equipo (ayer mismo fue convocado para el derbi ante el Betis) y llevaba sin jugar desde febrero con su Sevilla Atlético. Durante los 73 minutos que estuvo en el campo fue de lo mejor de su equipo, dando muestras evidentes del gran desparpajo que poseen los futbolistas llamados a llegar arriba.

Se contaron varios acercamientos melillenses a lo largo del enfrentamiento, pero ninguno con el peligro suficiente como para comprometer a Javi Díaz. Los sevillanos, que fueron de menos a más a lo largo del primer período, comenzaron a perderle el respeto al líder, especialmente los más talentosos de la clase, Bryan y Curro y a trazar peligrosas diagonales que inquietaba al cuadro rival.

A pesar de sus descarados intentos, la sobria defensa melillense acabó impidiendo que los talentosos jugadores sevillistas se salieran con la suya; algo similar a lo que sucedería al ataque unionista con la zaga rival. Berrocal y Chacartegui brillaron en una línea defensiva joven pero, al menos hoy, sobria y expeditiva en la salida de balón.

La posesión era azulina (así lo quiso el Sevilla Atlético), pero el infatigable trabajo de Menudo en el medio (volvió a ser uno de los mejores) no era suficiente para superar al equipo entrenado por Luci. Ni Sevilla Atlético ni Melilla, de hecho, generaron ocasiones de gol suficientemente claras como para cambiar el signo del encuentro, ambas escuadras parecían ahogarse en tres cuartos y de ahí el cerocerismo final. El punto, como es lógico, deja más contento al filial, que ha exhibido una gran imagen ante un equipo que se marcha con la tristeza de no haber podid reforzar su liderato lejos de casa.

Ahora se ha apretado todo aún más. Del primer al sexto puesto hay tan sólo seis puestos de diferencia, pero exceptuando al Badajoz (visita la ciudad autónoma en la jornada 36) todos tienen perdido el golaveraje con los de Carrión. Después de dos empates consecutivos, los azulinos intentarán hacer volver a la senda de la victoria en casa, donde disputan tres de sus últimos cinco partidos y de donde esperan no dejar escapar punto alguno. La ilusión es máxima, la posición privilegiada y la oportunidad, única.