El liderato sigue siendo azulino

MED/UDM 07-04-2019 - UD Melilla

  • La U.D. Melilla jugó a ganar, el ‘Recre’ a no perder, y del choque de dos grandes equipos en una interesante batalla táctica resultó un agridulce empate

  • Quintana metía el miedo en el cuerpo en el 85’ y Moha Traoré hacía justicia en el descuento con un soberbio cabezazo

Moha Traoré y Chumbi, Chumbi y Moha Traoré. Son los jugadores de la jornada en el Grupo IV de Segunda B. Sus goles han decidido que la Unión Deportiva Melilla se mantenga en lo más alto de la clasificación. El azulino logró esta mañana el empate en tiempo de prolongación ante el Recreativo, punto que se ha hecho bueno esta tarde cuando el delantero del Murcia ha marcado a cinco minutos del final el empate definitivo ante el Cartagena. Con estos dos empates a uno el Melilla se mantiene líder con 62 puntos, los mismos que Cartagena y el Recre se queda tercero con 60.

Volviendo al partido de esta mañana, la Unión Deportiva Melilla se marchó a casa con un gesto torcido, pero alegre. Con media sonrisa porque el punto obtenido ante el Recreativo, otro de los aspirantes al trono, en los últimos segundos del partido, supo a mucho… pero también a poco. Supo a mucho porque la escuadra norteafricana demostró que mantiene su buena dinámica de juego, las sensaciones son envidiables en este apretado final de campaña y pudo neutralizar -en el último instante- la ventaja de los onubenses. Supo a poco por estas mismas razones.

Fue el equipo local quien propuso y dispuso a lo largo del choque, pero a falta de cuatro minutos para finalizar el tiempo reglamentario la ventaja era visitante (0-1). Por suerte para los melillenses, emergió la cabeza salvadora de Moha Traoré en el 93’ para elevar al éxtasis a las casi tres mil personas que hoy acudieron a la llamada de su equipo.

Será importante para los melillenses, que hoy volvieron a desarrollar un buen fútbol ante su afición, que la grada siga igual de conectada e ilusionada que hoy (o más). El tanto del empate lo han marcado entre ellos, Menudo y Moha Traoré, y ha de servir como muestra de lo que (juntos) pueden llegar a conseguir.

El partido, en general, lo ha dominado el conjunto azulino porque se ha hecho dueño de la zona ancha desde prácticamente los primeros compases del encuentro. Un imperial Alfonso, muy seguro en la contención, le daba oxígeno a Menudo y Otegui; y a estos, si se ponen en plan genio, es muy difícil pararlos. ¡Cuánta calidad! Muy reseñable también la actuación de la zaga unionista, que ha rendido hoy a un gran nivel. En el gol de Quintana poco pudieron hacer, y era prácticamente la primera ocasión clara del Decano en todo el duelo.

Mientras la U.D. Melilla intentaba construir y construir, percutiendo con paciencia el sólido entramado defensivo rival, el conjunto onubense se mantenía férreo y sin físuras atrás, aunque algo erráticos en la creación, algo que lamentaba Salmerón en la rueda de prensa posterior al choque. La presión unionista funcionaba, pero la acumulación de hombres albiazules en posición de retaguardia y una sólida actuación de Marc Martínez casi llevaban a la desesperación a los jugadores azulinos.

Especialmente cuando Caye Quintana ponía de cabeza el 0-1 en el minuto 85’. El delantero visitante aprovechaba una segunda jugada tras un soberbio paradón de Dani Barrio a disparo de Quiles. La U.D. Melilla se estaba acordando ya del partido de ida, en el que no hizo tantos méritos como hoy pero acabó ganando, cuando entre público y jugadores lograron lo impensable a escasos segundos del pitido final.

Iván González concedió una falta evitable (a unos treinta y cinco metros) que Menudo colgó templadita al corazón del área, donde Moha Traoré se hacía gigante para, con un elegante giro de cuello, mandar con un testarazo el balón al fondo de la red. Se celebró como lo que es: un punto de oro que certifica otro golaveraje favorable más (se lo tienen ganado a los otros cuatro primeros equipos) y que mantiene al conjunto melillense vivo en todas sus peleas. La siguiente cita es en Sevilla, ante el filial hispalense, y este equipo tiene mucha hambre.

El liderato sigue siendo azulino

  • La U.D. Melilla jugó a ganar, el ‘Recre’ a no perder, y del choque de dos grandes equipos en una interesante batalla táctica resultó un agridulce empate

  • Quintana metía el miedo en el cuerpo en el 85’ y Moha Traoré hacía justicia en el descuento con un soberbio cabezazo

Moha Traoré y Chumbi, Chumbi y Moha Traoré. Son los jugadores de la jornada en el Grupo IV de Segunda B. Sus goles han decidido que la Unión Deportiva Melilla se mantenga en lo más alto de la clasificación. El azulino logró esta mañana el empate en tiempo de prolongación ante el Recreativo, punto que se ha hecho bueno esta tarde cuando el delantero del Murcia ha marcado a cinco minutos del final el empate definitivo ante el Cartagena. Con estos dos empates a uno el Melilla se mantiene líder con 62 puntos, los mismos que Cartagena y el Recre se queda tercero con 60.

Volviendo al partido de esta mañana, la Unión Deportiva Melilla se marchó a casa con un gesto torcido, pero alegre. Con media sonrisa porque el punto obtenido ante el Recreativo, otro de los aspirantes al trono, en los últimos segundos del partido, supo a mucho… pero también a poco. Supo a mucho porque la escuadra norteafricana demostró que mantiene su buena dinámica de juego, las sensaciones son envidiables en este apretado final de campaña y pudo neutralizar -en el último instante- la ventaja de los onubenses. Supo a poco por estas mismas razones.

Fue el equipo local quien propuso y dispuso a lo largo del choque, pero a falta de cuatro minutos para finalizar el tiempo reglamentario la ventaja era visitante (0-1). Por suerte para los melillenses, emergió la cabeza salvadora de Moha Traoré en el 93’ para elevar al éxtasis a las casi tres mil personas que hoy acudieron a la llamada de su equipo.

Será importante para los melillenses, que hoy volvieron a desarrollar un buen fútbol ante su afición, que la grada siga igual de conectada e ilusionada que hoy (o más). El tanto del empate lo han marcado entre ellos, Menudo y Moha Traoré, y ha de servir como muestra de lo que (juntos) pueden llegar a conseguir.

El partido, en general, lo ha dominado el conjunto azulino porque se ha hecho dueño de la zona ancha desde prácticamente los primeros compases del encuentro. Un imperial Alfonso, muy seguro en la contención, le daba oxígeno a Menudo y Otegui; y a estos, si se ponen en plan genio, es muy difícil pararlos. ¡Cuánta calidad! Muy reseñable también la actuación de la zaga unionista, que ha rendido hoy a un gran nivel. En el gol de Quintana poco pudieron hacer, y era prácticamente la primera ocasión clara del Decano en todo el duelo.

Mientras la U.D. Melilla intentaba construir y construir, percutiendo con paciencia el sólido entramado defensivo rival, el conjunto onubense se mantenía férreo y sin físuras atrás, aunque algo erráticos en la creación, algo que lamentaba Salmerón en la rueda de prensa posterior al choque. La presión unionista funcionaba, pero la acumulación de hombres albiazules en posición de retaguardia y una sólida actuación de Marc Martínez casi llevaban a la desesperación a los jugadores azulinos.

Especialmente cuando Caye Quintana ponía de cabeza el 0-1 en el minuto 85’. El delantero visitante aprovechaba una segunda jugada tras un soberbio paradón de Dani Barrio a disparo de Quiles. La U.D. Melilla se estaba acordando ya del partido de ida, en el que no hizo tantos méritos como hoy pero acabó ganando, cuando entre público y jugadores lograron lo impensable a escasos segundos del pitido final.

Iván González concedió una falta evitable (a unos treinta y cinco metros) que Menudo colgó templadita al corazón del área, donde Moha Traoré se hacía gigante para, con un elegante giro de cuello, mandar con un testarazo el balón al fondo de la red. Se celebró como lo que es: un punto de oro que certifica otro golaveraje favorable más (se lo tienen ganado a los otros cuatro primeros equipos) y que mantiene al conjunto melillense vivo en todas sus peleas. La siguiente cita es en Sevilla, ante el filial hispalense, y este equipo tiene mucha hambre.