Gilling: “Coruña tiene muy buenos jugadores y pueden cambiar un partido en cualquier momento”

CMB 13-03-2019 - Melilla Baloncesto

  • El danés afronta el partido con respeto, a pesar de la diferencia en la clasificación, y espera que el Melilla Baloncesto mejore en ataque

El jugador del Melilla Baloncesto Jonathan Gilling ha pasado hoy por sala de prensa para hablar del choque de este viernes, en el Pabellón Javier Imbroda, ante Leyma Coruña. El alero danés augura un partido complicado por la calidad de los herculinos, más allá de la buena dinámica del Decano o del hecho de jugar en casa.

Su primera consigna, por lo tanto, es evidente: no levantar el pie del acelerador y seguir con la misma dinámica de trabajo. “No creo que nada en particular haya ocurrido para que enlacemos estos siete partidos consecutivos. Creo que hemos trabajado duro durante toda la temporada para llegar a entendernos. Creo que esa es la única razón puede explicarlo y ahora no debemos relajarnos y sí seguir trabajando en esto”, ha explicado.

Las victorias deparan alegrías y el ambiente en el vestuario es cada vez más distendido, pero no hasta el punto de la relajación. La alegría, ha subrayado Gilling, es contenida. “Por supuesto siempre tienes un mejor ambiente cuando ganas muchos partidos seguidos, pero al mismo tiempo siento que los chicos están concentrados en el siguiente partido”.

Dentro de esa contención se aprecia al respeto al rival, un Leyma Coruña que no está cuajando su mejor temporada, pero que tiene grandes virtudes, a tenor de lo manifestado por el alero azulino: “Coruña es un equipo que tienes que respetar. Creo que ellos han estado por debajo de su nivel durante toda la temporada. Sé que tienen muy buenos jugadores. También jugué con algunos el pasado año y por eso sé que son muy buenos jugadores y pueden cambiar un partido en cualquier momento”.

A esto hay que sumar que el Melilla Baloncesto siempre es un equipo importante en la categoría, más ahora que es segundo, y todos sus rivales quieren vencerle por el golpe encima de la mesa que puede suponer. “Desde el principio muchos equipos han querido vencernos, así que no creo que sea algo nuevo, pero estar en la segunda posición sí que hace que se fijen mucho más en nosotros”.

Mirando de nuevo al interior de su equipo, y dentro de esa cautela inicial, Gilling ha dejado claro que el plantel de Alejandro Alcoba aún tiene margen de mejora. “No jugamos nuestro mejor partido en Huesca, ni ante Lleida -ha dicho-. Tenemos que volver a jugar mejor en ataque y conseguir más tiros abiertos. Y es en lo que estamos trabajando desde esta mañana y vamos a continuar con ello”.

Jonathan Gilling fue fundamental para ganar en la pista de Huesca y no solo por la canasta vencedora sobre la bocina. El danés asumió galones y así lo ha destacado él mismo. “Me siento muy bien ahora. Jugué un buen partido, pero alguien necesitaba dar un paso adelante desde la lesión de Txemi. Fui yo en ese partido. En el siguiente partido quizás sea Juan o cualquier otro. Es como funciona un equipo, hay que dar un paso al frente cuando los jugadores importantes están lesionados o no están jugando bien”.

Por último, también ha dejado su mensaje de cara al partido 800 del Melilla Baloncesto en LEB Oro, efeméride que se cumplirá este viernes ante Coruña. “Es genial estar en un club histórico como Melilla. Este viernes vamos a por el partido y, por supuesto, ojalá podamos terminar con la victoria y celebrarlo”, ha sentenciado.

Gilling: “Coruña tiene muy buenos jugadores y pueden cambiar un partido en cualquier momento”

  • El danés afronta el partido con respeto, a pesar de la diferencia en la clasificación, y espera que el Melilla Baloncesto mejore en ataque

El jugador del Melilla Baloncesto Jonathan Gilling ha pasado hoy por sala de prensa para hablar del choque de este viernes, en el Pabellón Javier Imbroda, ante Leyma Coruña. El alero danés augura un partido complicado por la calidad de los herculinos, más allá de la buena dinámica del Decano o del hecho de jugar en casa.

Su primera consigna, por lo tanto, es evidente: no levantar el pie del acelerador y seguir con la misma dinámica de trabajo. “No creo que nada en particular haya ocurrido para que enlacemos estos siete partidos consecutivos. Creo que hemos trabajado duro durante toda la temporada para llegar a entendernos. Creo que esa es la única razón puede explicarlo y ahora no debemos relajarnos y sí seguir trabajando en esto”, ha explicado.

Las victorias deparan alegrías y el ambiente en el vestuario es cada vez más distendido, pero no hasta el punto de la relajación. La alegría, ha subrayado Gilling, es contenida. “Por supuesto siempre tienes un mejor ambiente cuando ganas muchos partidos seguidos, pero al mismo tiempo siento que los chicos están concentrados en el siguiente partido”.

Dentro de esa contención se aprecia al respeto al rival, un Leyma Coruña que no está cuajando su mejor temporada, pero que tiene grandes virtudes, a tenor de lo manifestado por el alero azulino: “Coruña es un equipo que tienes que respetar. Creo que ellos han estado por debajo de su nivel durante toda la temporada. Sé que tienen muy buenos jugadores. También jugué con algunos el pasado año y por eso sé que son muy buenos jugadores y pueden cambiar un partido en cualquier momento”.

A esto hay que sumar que el Melilla Baloncesto siempre es un equipo importante en la categoría, más ahora que es segundo, y todos sus rivales quieren vencerle por el golpe encima de la mesa que puede suponer. “Desde el principio muchos equipos han querido vencernos, así que no creo que sea algo nuevo, pero estar en la segunda posición sí que hace que se fijen mucho más en nosotros”.

Mirando de nuevo al interior de su equipo, y dentro de esa cautela inicial, Gilling ha dejado claro que el plantel de Alejandro Alcoba aún tiene margen de mejora. “No jugamos nuestro mejor partido en Huesca, ni ante Lleida -ha dicho-. Tenemos que volver a jugar mejor en ataque y conseguir más tiros abiertos. Y es en lo que estamos trabajando desde esta mañana y vamos a continuar con ello”.

Jonathan Gilling fue fundamental para ganar en la pista de Huesca y no solo por la canasta vencedora sobre la bocina. El danés asumió galones y así lo ha destacado él mismo. “Me siento muy bien ahora. Jugué un buen partido, pero alguien necesitaba dar un paso adelante desde la lesión de Txemi. Fui yo en ese partido. En el siguiente partido quizás sea Juan o cualquier otro. Es como funciona un equipo, hay que dar un paso al frente cuando los jugadores importantes están lesionados o no están jugando bien”.

Por último, también ha dejado su mensaje de cara al partido 800 del Melilla Baloncesto en LEB Oro, efeméride que se cumplirá este viernes ante Coruña. “Es genial estar en un club histórico como Melilla. Este viernes vamos a por el partido y, por supuesto, ojalá podamos terminar con la victoria y celebrarlo”, ha sentenciado.