Remontada de oro en La Línea (1-2)

UDM 10-02-2019 - UD Melilla

  • La escuadra melillense rompe su mala racha a domicilio sacando tres puntos vitales de uno de los estadios más difíciles del grupo

  • El primer tanto del partido lo anotó Sergio para la Balona tras un saque de esquina; remontaron los golazos de Héber Pena y Richi

La U.D. Melilla ha sacado adelante tres vitales y trabajados puntos en La Línea que le colocan nuevamente en la segunda posición de la tabla. Los de Luis Miguel Carrión superaron su depresión de resultados lejos de casa venciendo en uno de los campos más complicados de la categoría, el Municipal albinegro. Lo hicieron gracias a dos golazos (de Héber Pena y Richi) que daban la vuelta a un marcador que abriría Sergio tras aprovechar una nueva indecisión de la defensa norteafricana a la hora de defender un saque de esquina.

A pesar de ello, el carácter y empuje demostrados por los azulinos durante los noventa minutos de juego consiguieron maquillar los posibles fallos del equipo melillense en esta cita de máxima exigencia. El partido ante la fuerte Balona se resolvió jornada con más convicción que compromiso que brillantez, lo que demandaba el guion.

Y eso que el Melilla tuvo que volver a observar cómo se le lesionaba un zaguero en la primera mitad, algo desgraciadamente habitual esta temporada. Un lesionado en el hombro Sofian pedía el cambio en el minuto 25’ para ser sustituido por Mahanan.

No fue lo único a lamentar, pues otra semana más un fallo a la hora de defender el balón parado estuvo a punto de hacer caer a los unionistas. En esta ocasión un córner botado en el 36’ acabó con otra pelota suelta en el área chica que Sergio aprovecharía para poner el 1-0. Volvió a penalizarles la falta de contundencia a la hora de despejar.

La U.D. Melilla, eso sí, se había hecho con el control de la bola y pudo adelantarse en el marcador en el minuto 13 con un chut demasiado flojo de Héber en el área, pero quien llevaba un peligro evidente cada vez que subía era la Balona. Aun así, la defensa visitante se mantuvo especialmente dura y atenta a lo largo del duelo, destacando Alfonso Martín, que volvía a la que su fue su casa, y Menudo, aunque todos los que jugaron se dieron una buena paliza.

Héber desatascador

A pesar de no conseguir exhibir su mejor juego en tierras andaluzas, la calidad de Héber Pena acabaría ayudando a señalar el camino de la victoria.  En el minuto 39’ le llegaba el balón en un costado del área, encaraba a dos rivales dentro del área y -sin apenas espacio- se marchaba de ellos, caño incluido a Chico, para conectar un zurdazo inapelable que entró pegadito al palo derecho de Montoya. Golazo. El quinto del ferrolano desde que aterrizara en la ciudad autónoma en el mercado invernal.

La factura del gol fue maravillosa; su importancia, la maor. No es fácil sobreponerse al golpe que supone un tanto en contra con tanta rapidez, y menos ante un equipo como el balono, que encaja tan poco. El empate llenó de convencimientos al plantel melillense, que nada más volver de la caseta saltó decidida a anotar su segundo gol. Antes del descanso, sin embargo, pudo encajar otro tanto de estrategia, la gran asignatura pendiente. El chut de cabeza de Sana en un córner botado desde la derecha acabaría impactando en el larguero.

La primera oportunidad de la segunda parte ya la tuvo la U.D, Melilla, y más concretamente Brian Martín, que hoy volvía a actuar de titular y ostentó el primer acercamiento azulino con un zurdazo que blocaría Javi Montoya. Un minuto más tarde un genial pase del delantero chicharrero habilitaba a Menudo en un franco uno contra uno contra el meta franjinegro, pero el autor del primer gol –Sergio- derribó al sevillano al borde del área en una acción en la que muchos futbolistas azulinos protestaron que la amarilla que sacó el colegiado se había quedado corta.

El karma se alió con los unionistas, que veían como el disparo de dicho libre directo acabaría suponiendo el 1-2 definitivo. El chut de Richi superaba a una mal colocada barrera local para acabar entrando por el centro del arco balono, entre Montoya y Juampe.

De ahí al final, oficio y carácter para conseguir una de las victorias más importantes de los últimos meses, la tercera en cuatro partidos de una U.D. Melilla que parece haber vuelto para el tramo final de la temporada. Como reconocía Otegui al término del partido ante los micrófonos de Onda Cero, “cuando este equipo intenta dar el cien por cien hay pocos rivales capaces de ganarnos”.

R.B. Linense: Javi Montoya, Expósito, Abel Moreno, Kibamba, Sergio, Chico, Gato, Sana, Gastón Cellerino (65’, Buba), Pirulo y Juampe (70’, David Moreno).

U.D. Melilla: Dani Barrio, Mario Hernández, Jilmar, Richi, Sofian Chakla (25’, Mahanan), Alfonso, Otegui, Menudo, Héber Pena (78’, Óscar García), Brian Martín (62’, Ruano) y Moha Traoré.

Goles: (1-0): Sergio, 36’, (1-1): Héber Pena, 39’, (1-2): Richi, 48’.

Remontada de oro en La Línea (1-2)

  • La escuadra melillense rompe su mala racha a domicilio sacando tres puntos vitales de uno de los estadios más difíciles del grupo

  • El primer tanto del partido lo anotó Sergio para la Balona tras un saque de esquina; remontaron los golazos de Héber Pena y Richi

La U.D. Melilla ha sacado adelante tres vitales y trabajados puntos en La Línea que le colocan nuevamente en la segunda posición de la tabla. Los de Luis Miguel Carrión superaron su depresión de resultados lejos de casa venciendo en uno de los campos más complicados de la categoría, el Municipal albinegro. Lo hicieron gracias a dos golazos (de Héber Pena y Richi) que daban la vuelta a un marcador que abriría Sergio tras aprovechar una nueva indecisión de la defensa norteafricana a la hora de defender un saque de esquina.

A pesar de ello, el carácter y empuje demostrados por los azulinos durante los noventa minutos de juego consiguieron maquillar los posibles fallos del equipo melillense en esta cita de máxima exigencia. El partido ante la fuerte Balona se resolvió jornada con más convicción que compromiso que brillantez, lo que demandaba el guion.

Y eso que el Melilla tuvo que volver a observar cómo se le lesionaba un zaguero en la primera mitad, algo desgraciadamente habitual esta temporada. Un lesionado en el hombro Sofian pedía el cambio en el minuto 25’ para ser sustituido por Mahanan.

No fue lo único a lamentar, pues otra semana más un fallo a la hora de defender el balón parado estuvo a punto de hacer caer a los unionistas. En esta ocasión un córner botado en el 36’ acabó con otra pelota suelta en el área chica que Sergio aprovecharía para poner el 1-0. Volvió a penalizarles la falta de contundencia a la hora de despejar.

La U.D. Melilla, eso sí, se había hecho con el control de la bola y pudo adelantarse en el marcador en el minuto 13 con un chut demasiado flojo de Héber en el área, pero quien llevaba un peligro evidente cada vez que subía era la Balona. Aun así, la defensa visitante se mantuvo especialmente dura y atenta a lo largo del duelo, destacando Alfonso Martín, que volvía a la que su fue su casa, y Menudo, aunque todos los que jugaron se dieron una buena paliza.

Héber desatascador

A pesar de no conseguir exhibir su mejor juego en tierras andaluzas, la calidad de Héber Pena acabaría ayudando a señalar el camino de la victoria.  En el minuto 39’ le llegaba el balón en un costado del área, encaraba a dos rivales dentro del área y -sin apenas espacio- se marchaba de ellos, caño incluido a Chico, para conectar un zurdazo inapelable que entró pegadito al palo derecho de Montoya. Golazo. El quinto del ferrolano desde que aterrizara en la ciudad autónoma en el mercado invernal.

La factura del gol fue maravillosa; su importancia, la maor. No es fácil sobreponerse al golpe que supone un tanto en contra con tanta rapidez, y menos ante un equipo como el balono, que encaja tan poco. El empate llenó de convencimientos al plantel melillense, que nada más volver de la caseta saltó decidida a anotar su segundo gol. Antes del descanso, sin embargo, pudo encajar otro tanto de estrategia, la gran asignatura pendiente. El chut de cabeza de Sana en un córner botado desde la derecha acabaría impactando en el larguero.

La primera oportunidad de la segunda parte ya la tuvo la U.D, Melilla, y más concretamente Brian Martín, que hoy volvía a actuar de titular y ostentó el primer acercamiento azulino con un zurdazo que blocaría Javi Montoya. Un minuto más tarde un genial pase del delantero chicharrero habilitaba a Menudo en un franco uno contra uno contra el meta franjinegro, pero el autor del primer gol –Sergio- derribó al sevillano al borde del área en una acción en la que muchos futbolistas azulinos protestaron que la amarilla que sacó el colegiado se había quedado corta.

El karma se alió con los unionistas, que veían como el disparo de dicho libre directo acabaría suponiendo el 1-2 definitivo. El chut de Richi superaba a una mal colocada barrera local para acabar entrando por el centro del arco balono, entre Montoya y Juampe.

De ahí al final, oficio y carácter para conseguir una de las victorias más importantes de los últimos meses, la tercera en cuatro partidos de una U.D. Melilla que parece haber vuelto para el tramo final de la temporada. Como reconocía Otegui al término del partido ante los micrófonos de Onda Cero, “cuando este equipo intenta dar el cien por cien hay pocos rivales capaces de ganarnos”.

R.B. Linense: Javi Montoya, Expósito, Abel Moreno, Kibamba, Sergio, Chico, Gato, Sana, Gastón Cellerino (65’, Buba), Pirulo y Juampe (70’, David Moreno).

U.D. Melilla: Dani Barrio, Mario Hernández, Jilmar, Richi, Sofian Chakla (25’, Mahanan), Alfonso, Otegui, Menudo, Héber Pena (78’, Óscar García), Brian Martín (62’, Ruano) y Moha Traoré.

Goles: (1-0): Sergio, 36’, (1-1): Héber Pena, 39’, (1-2): Richi, 48’.