Héber Pena alegra a la UD Melilla con un hat trick

UDM 20-01-2019 - UD Melilla

  • El San Fernando, que se adelantó con tanto de Gabi Ramos, queda situado a cinco puntos

La Unión Deportiva Melilla volvía a casa y, claro, como en la casa de uno en ningún lado. Después de cinco jornadas sin conocer la victoria los azulinos fueron capaces de darle la vuelta al marcador en un choque marcado por la lluvia, el viento… y por el triplete de Héber Pena, que ha tenido el mejor debut posible en su nuevo estadio, 3-1 ante uno de los rivales más complicados del campeonato.

El encuentro, eso sí, comenzó muy cuesta arriba para la escuadra melillense. El temido poniente de la ciudad, que otras veces se ha convertido en aliado, se volvía enemigo para ayudar al San Fernando en el primer gol del choque. El viento cambió la trayectoria a un centro desde el saque de esquina de los cañailla para que, después de engañar a la defensa unionista, Gabi Ramos pudiese empujar a la red el balón.

El gol, unido a la mala racha del equipo, hubiera afectado en sobremanera a cualquier otra escuadra, pero esta U.D. Melilla había saltado esta mañana al campo con la intensidad necesaria para sacar los tres puntos adelante. Lo logró, finalmente, ante un equipo muy rocoso y complicado, un plantel que encaja poco y, sobre todo, consigue que sus rivales sean capaces de generar pocas ocasiones de gol.

El tramo final de los azulinos en la primera parte fue toda una declaración de intenciones y, en el minuto 39’, llegó el premio a tanto empuje. En esta ocasión el viento beneficiaría al Melilla, pues Lolo Guerrero fue incapaz de despejar –por este motivo- una bola que tocó Yacine antes de llegar a los pies del ferrolano Pena. El extremo la paró, levantó la cabeza, decidió “aquella escuadra” y allí la puso. La tocó Rubén Gálvez pero no lo suficiente. 1-1 y al descanso.

Ya en la segunda mitad, viento a favor por lo literal de la expresión y por haber anotado un tanto en los compases finales del primer período, el encuentro pasó a estar controlado casi exclusivamente por los azulinos. Casi exclusivamente porque en el minuto 47’ de partido Pedro Ríos pudo hacer el segundo isleño en un franco mano a mano con Dani Barrio. El meta asturiano se lanzó sin miedo a por el esférico demostrando la sangre fría y calidad que caracterizan al mejor portero de la 2ª ‘B’.

‘Quien perdona lo paga’, cuentan las máximas del fútbol. Apenas un par de minutos más tarde llegaría el segundo de Héber Pena. En esta ocasión vamos a concederle medio tanto a Ruano, que con un centro de categoría desde banda derecha conseguía habilitar al futbolista gallego para que, sólo en el segundo palo, anotase el 2-1.

Aún se estaba paladeando este tanto cuando llegó el tercero, y de qué manera. Para redondear su mañana mágica, Héber Pena sacó su zurda  desde el córner y, teniendo en cuenta el viento como si fuera un golfista, le dio la rosca necesaria para que acabase alojada en la jaula. Gol olímpico para cerrar su hat-trick y el propio encuentro.

Durante los últimos minutos, y aprovechando la impotencia de un plantel visitante lanzado en contra del viento, los melillenses pudieron ampliar la cuenta aún más, pero finalmente se quedó en el comentado 3-1 con el que la U.D. Melilla aumenta su distancia con el San Fernando hasta los cinco puntos. Buen partido en general de los unionistas, que estuvieron serios y generosos en sus esfuerzos para volver a la senda de la victoria y mantenerse, una jornada más, en puestos de liguilla.

.

Héber Pena alegra a la UD Melilla con un hat trick

  • El San Fernando, que se adelantó con tanto de Gabi Ramos, queda situado a cinco puntos

La Unión Deportiva Melilla volvía a casa y, claro, como en la casa de uno en ningún lado. Después de cinco jornadas sin conocer la victoria los azulinos fueron capaces de darle la vuelta al marcador en un choque marcado por la lluvia, el viento… y por el triplete de Héber Pena, que ha tenido el mejor debut posible en su nuevo estadio, 3-1 ante uno de los rivales más complicados del campeonato.

El encuentro, eso sí, comenzó muy cuesta arriba para la escuadra melillense. El temido poniente de la ciudad, que otras veces se ha convertido en aliado, se volvía enemigo para ayudar al San Fernando en el primer gol del choque. El viento cambió la trayectoria a un centro desde el saque de esquina de los cañailla para que, después de engañar a la defensa unionista, Gabi Ramos pudiese empujar a la red el balón.

El gol, unido a la mala racha del equipo, hubiera afectado en sobremanera a cualquier otra escuadra, pero esta U.D. Melilla había saltado esta mañana al campo con la intensidad necesaria para sacar los tres puntos adelante. Lo logró, finalmente, ante un equipo muy rocoso y complicado, un plantel que encaja poco y, sobre todo, consigue que sus rivales sean capaces de generar pocas ocasiones de gol.

El tramo final de los azulinos en la primera parte fue toda una declaración de intenciones y, en el minuto 39’, llegó el premio a tanto empuje. En esta ocasión el viento beneficiaría al Melilla, pues Lolo Guerrero fue incapaz de despejar –por este motivo- una bola que tocó Yacine antes de llegar a los pies del ferrolano Pena. El extremo la paró, levantó la cabeza, decidió “aquella escuadra” y allí la puso. La tocó Rubén Gálvez pero no lo suficiente. 1-1 y al descanso.

Ya en la segunda mitad, viento a favor por lo literal de la expresión y por haber anotado un tanto en los compases finales del primer período, el encuentro pasó a estar controlado casi exclusivamente por los azulinos. Casi exclusivamente porque en el minuto 47’ de partido Pedro Ríos pudo hacer el segundo isleño en un franco mano a mano con Dani Barrio. El meta asturiano se lanzó sin miedo a por el esférico demostrando la sangre fría y calidad que caracterizan al mejor portero de la 2ª ‘B’.

‘Quien perdona lo paga’, cuentan las máximas del fútbol. Apenas un par de minutos más tarde llegaría el segundo de Héber Pena. En esta ocasión vamos a concederle medio tanto a Ruano, que con un centro de categoría desde banda derecha conseguía habilitar al futbolista gallego para que, sólo en el segundo palo, anotase el 2-1.

Aún se estaba paladeando este tanto cuando llegó el tercero, y de qué manera. Para redondear su mañana mágica, Héber Pena sacó su zurda  desde el córner y, teniendo en cuenta el viento como si fuera un golfista, le dio la rosca necesaria para que acabase alojada en la jaula. Gol olímpico para cerrar su hat-trick y el propio encuentro.

Durante los últimos minutos, y aprovechando la impotencia de un plantel visitante lanzado en contra del viento, los melillenses pudieron ampliar la cuenta aún más, pero finalmente se quedó en el comentado 3-1 con el que la U.D. Melilla aumenta su distancia con el San Fernando hasta los cinco puntos. Buen partido en general de los unionistas, que estuvieron serios y generosos en sus esfuerzos para volver a la senda de la victoria y mantenerse, una jornada más, en puestos de liguilla.

.