Vitali Kobzev considera “un paso adelante” su fichaje por el CV Melilla

CVM 16-01-2019 - Voleibol

  • El central hispano-ruso se incorporó ayer a la disciplina de Salim Abdelkader y está disponible para medirse el sábado al CV Teruel

Vitali Kobzev llegó en la jornada de ayer martes a Melilla para incorporarse a la disciplina de su nuevo equipo, el Club Voleibol Melilla, con el que ha firmado por lo que resta de temporada para reforzar el plantel en esta segunda vuelta y en la Copa del Rey. El central hispano-ruso llega procedente del Intasa San Sadurniño, de la Superliga Masculina y en el que ha jugado temporada y media.

Nacido en Lujovítsy (Moscú) hace 24 años, pero criado en España, explicó que su fichaje por la entidad que preside Abdel-Ilak Mohamed Mimon se debe a su reciente baja en el club gallego del San Sadurniño. "He tenido un problema con mi club anterior, que ha decidido dejar de contar conmigo, y a raíz de ahí contacté con Salim Abdelkader, se presentó la oportunidad de firmar por el equipo melillense y aquí estoy".

Como jugador se considera un central bastante móvil y hábil. "Los centrales suelen ser de dos tipos, altos y tochos o móviles, pero yo suelo ser del segundo tipo. Soy un jugador alegre, agresivo, bastante enérgico y sobre todo bastante competitivo, ya que no me gusta perder ningún partido".

Por otro lado, resaltó que su fichaje por el conjunto melillense "significa dar un paso adelante" en su trayectoria deportiva, "pues es un club que ya lleva varias temporadas en la Superliga, este año organiza la Copa del Rey, tiene jugadores importantes y por tanto es seguir creciendo como jugador".

También afirmó que el Club Voleibol Melilla confeccionó una "buena plantilla" el pasado verano, aunque "cuando fichas a tanta gente nueva no existe esa conjunción que se necesita, pero poco a poco el equipo ha ido remontando el vuelo e intentaremos dar lo máximo en esta segunda vuelta".

Vitali Kobzev, de 2'00 metros de altura y 86 kilogramos de peso, también puede alternar su posición de central con la de opuesto, lo que sin duda dará más alternativas al ataque del plantel que dirige Salim Abdelkader. A este respecto, el central explicó que "en mis primeros años en la Superliga-2 jugué una temporada de opuesto en el F.C. Barcelona, aunque ahora me haría falta un poco de tiempo adaptarse a esa posición, pero puedo realizar esa labor".

El central hispano-ruso conoce perfectamente a su nuevo equipo, al que se enfrentó en la primera vuelta, y el pasado domingo tuvo la oportunidad de verlo a través de la retransmisión de la web de la Real Federación Española de Voleibol. "El partido ante el Vecindario lo estuve siguiendo a través del streaming y fue de 'infarto'. El 'tie-break' parecía perdido, pero se acabó remontando. Yo creo que a parte de la victoria, el hecho de remontar le puede dar alas al equipo, de cara al difícil calendario que nos espera ahora ante los dos grandes, como son Teruel y Unicaja Almería, pero nos pueden servir para la preparación hacia la Copa del Rey y también para el duelo ante Palma, que es un rival más asequible, por así decirlo".

Precisamente, sobre el choque de este sábado ante el líder explicó que será "bastante complicado y bonito de jugar, ya que nos enfrentamos al líder", aunque es consciente que el cuadro turolense está jugando competición europea y nos puede venir un poquito bien por el hecho de que venga algo más cargado por jugar esta semana, pero hay que hacer nuestro juego e intentar rascar un buen  resultado".

De cara a este choque, aseguró que está en condiciones de jugarlo si Salim Abdelkader lo considera oportuno. "Estoy a total disposición del entrenador, pues tan solo he estado parado, entre comillas, una semana. En los dos primeros días debo volver a coger el ritmo, pero estoy en perfectas condiciones", concluyó el tercer central del Club Voleibol Melilla.

Vitali Kobzev considera “un paso adelante” su fichaje por el CV Melilla

  • El central hispano-ruso se incorporó ayer a la disciplina de Salim Abdelkader y está disponible para medirse el sábado al CV Teruel

Vitali Kobzev llegó en la jornada de ayer martes a Melilla para incorporarse a la disciplina de su nuevo equipo, el Club Voleibol Melilla, con el que ha firmado por lo que resta de temporada para reforzar el plantel en esta segunda vuelta y en la Copa del Rey. El central hispano-ruso llega procedente del Intasa San Sadurniño, de la Superliga Masculina y en el que ha jugado temporada y media.

Nacido en Lujovítsy (Moscú) hace 24 años, pero criado en España, explicó que su fichaje por la entidad que preside Abdel-Ilak Mohamed Mimon se debe a su reciente baja en el club gallego del San Sadurniño. "He tenido un problema con mi club anterior, que ha decidido dejar de contar conmigo, y a raíz de ahí contacté con Salim Abdelkader, se presentó la oportunidad de firmar por el equipo melillense y aquí estoy".

Como jugador se considera un central bastante móvil y hábil. "Los centrales suelen ser de dos tipos, altos y tochos o móviles, pero yo suelo ser del segundo tipo. Soy un jugador alegre, agresivo, bastante enérgico y sobre todo bastante competitivo, ya que no me gusta perder ningún partido".

Por otro lado, resaltó que su fichaje por el conjunto melillense "significa dar un paso adelante" en su trayectoria deportiva, "pues es un club que ya lleva varias temporadas en la Superliga, este año organiza la Copa del Rey, tiene jugadores importantes y por tanto es seguir creciendo como jugador".

También afirmó que el Club Voleibol Melilla confeccionó una "buena plantilla" el pasado verano, aunque "cuando fichas a tanta gente nueva no existe esa conjunción que se necesita, pero poco a poco el equipo ha ido remontando el vuelo e intentaremos dar lo máximo en esta segunda vuelta".

Vitali Kobzev, de 2'00 metros de altura y 86 kilogramos de peso, también puede alternar su posición de central con la de opuesto, lo que sin duda dará más alternativas al ataque del plantel que dirige Salim Abdelkader. A este respecto, el central explicó que "en mis primeros años en la Superliga-2 jugué una temporada de opuesto en el F.C. Barcelona, aunque ahora me haría falta un poco de tiempo adaptarse a esa posición, pero puedo realizar esa labor".

El central hispano-ruso conoce perfectamente a su nuevo equipo, al que se enfrentó en la primera vuelta, y el pasado domingo tuvo la oportunidad de verlo a través de la retransmisión de la web de la Real Federación Española de Voleibol. "El partido ante el Vecindario lo estuve siguiendo a través del streaming y fue de 'infarto'. El 'tie-break' parecía perdido, pero se acabó remontando. Yo creo que a parte de la victoria, el hecho de remontar le puede dar alas al equipo, de cara al difícil calendario que nos espera ahora ante los dos grandes, como son Teruel y Unicaja Almería, pero nos pueden servir para la preparación hacia la Copa del Rey y también para el duelo ante Palma, que es un rival más asequible, por así decirlo".

Precisamente, sobre el choque de este sábado ante el líder explicó que será "bastante complicado y bonito de jugar, ya que nos enfrentamos al líder", aunque es consciente que el cuadro turolense está jugando competición europea y nos puede venir un poquito bien por el hecho de que venga algo más cargado por jugar esta semana, pero hay que hacer nuestro juego e intentar rascar un buen  resultado".

De cara a este choque, aseguró que está en condiciones de jugarlo si Salim Abdelkader lo considera oportuno. "Estoy a total disposición del entrenador, pues tan solo he estado parado, entre comillas, una semana. En los dos primeros días debo volver a coger el ritmo, pero estoy en perfectas condiciones", concluyó el tercer central del Club Voleibol Melilla.