Dani Aquino rompe la imbatibilidad del Álvarez Claro

UDM 22-12-2018 - UD Melilla

El delantero grana anotó los dos goles del Real Murcia

La U.D. Melilla, que fue de menos a más durante el encuentro, tuvo ocasiones para lograr, al menos, un empate para despedir un 2018 muy especial

Mackay paró un penalti a Yacine con 1-0 en el marcador

No pudo ser. La Unión Deportiva Melilla quería despedir esta mañana un 2018 muy especial con una victoria ante su afición, pero a pesar del interés puesto sobre el verde ha sido el Real Murcia quien, gracias a dos grandes goles de Dani Aquino, se ha llevado los tres puntos del encuentro. Esta es la primera derrota en liga del club unionista en la ciudad autónoma desde el pasado mes de febrero.

El conjunto local fue de menos a más durante el encuentro, ostentando las mejores ocasiones de gol, pero tuvo menos acierto que en otras fechas y, por descontado, menos que su rival. Todo el punch que le faltó en ataque al conjunto unionista lo tuvo Aquino, un delantero superlativo que hizo caer, prácticamente él solo, al líder del Grupo IV.

El Real Murcia se aseguró la victoria siendo un equipo muy práctico. Manolo Herrero, que bien conoce el césped del estadio melillense, entregó el balón al conjunto local para que su escuadra esperase cerradita su opción al contragolpe. Y arriba tienen muchísima calidad.

Le salió bien al de Andújar, más aún porque en la primera parte la U.D. Melilla no generó tanto juego como en la segunda y, sobre todo, porque en el minuto 37’ Miñano filtró un excelente pase a Aquino para que el ‘torito’, leyendo bien el espacio y en el mano a mano contra Barrio, hiciese su primer tanto del partido.

Ya desde el inicio de la segunda mitad el encuentro pasó a estar controlado casi exclusivamente por los de Luis Carrión, que se lanzaron decididos hacia el área de Mackay. Fruto de ese empuje inicial, y de una gran jugada al contragolpe, Igor Martínez se plantaba sólo delante del meta grana, que le derribaba en penalti dentro del área.

Sería el propio Mackay, sin embargo, el encargado de reparar su error atajando con maestría el disparo –abajo y a la derecha- del pichichi Qasmi. El contundente golpe noqueó algunos momentos al plantel local, pero pasado un pequeño impás de readaptación fue la U.D. Melilla quien volvía a tomar el pulso al choque.

En el minuto 76 empataría Óscar García al remachar un disparo de Ruano tras una buena jugada colectiva de los norteafricanos. Con el gol respiraba la grada, aunque fuese poco. Quedaba tiempo por delante y las sensaciones eran inmejorables. El Melilla, superior e inconformista saldría lanzado a por la victoria, pero las ilusiones unionistas tendrían muy mal porvenir.

Apenas un minuto después Dani Aquino se fabricaría un golazo desde la frontal para anotar el definitivo 1-2. Ya de nada valieron los pronunciados arreones (con más corazón que cabeza) de una U.D. Melilla que acabó con tres defensas, un Paco Aguza lesionado de palomero y Dani Barrio intentando cazar algún centro salvador.

El equipo luchó, lo intentó y generó suficiente peligro como para anotar algún que otro gol más, pero la suerte no acompañó esta mañana y, con la derrota de hoy, la escuadra pone fin a su racha de diez meses sin perder en casa. La actitud del equipo mereció mejor premio.

A pesar de ello, los 37 puntos que ostenta el club unionista a un partido de finalizar la primera vuelta siguen otorgando razones más que suficientes para creer que este 2019 puede quedar grabado, como el 2018, en la historia del deporte melillense.

Dani Aquino rompe la imbatibilidad del Álvarez Claro

El delantero grana anotó los dos goles del Real Murcia

La U.D. Melilla, que fue de menos a más durante el encuentro, tuvo ocasiones para lograr, al menos, un empate para despedir un 2018 muy especial

Mackay paró un penalti a Yacine con 1-0 en el marcador

No pudo ser. La Unión Deportiva Melilla quería despedir esta mañana un 2018 muy especial con una victoria ante su afición, pero a pesar del interés puesto sobre el verde ha sido el Real Murcia quien, gracias a dos grandes goles de Dani Aquino, se ha llevado los tres puntos del encuentro. Esta es la primera derrota en liga del club unionista en la ciudad autónoma desde el pasado mes de febrero.

El conjunto local fue de menos a más durante el encuentro, ostentando las mejores ocasiones de gol, pero tuvo menos acierto que en otras fechas y, por descontado, menos que su rival. Todo el punch que le faltó en ataque al conjunto unionista lo tuvo Aquino, un delantero superlativo que hizo caer, prácticamente él solo, al líder del Grupo IV.

El Real Murcia se aseguró la victoria siendo un equipo muy práctico. Manolo Herrero, que bien conoce el césped del estadio melillense, entregó el balón al conjunto local para que su escuadra esperase cerradita su opción al contragolpe. Y arriba tienen muchísima calidad.

Le salió bien al de Andújar, más aún porque en la primera parte la U.D. Melilla no generó tanto juego como en la segunda y, sobre todo, porque en el minuto 37’ Miñano filtró un excelente pase a Aquino para que el ‘torito’, leyendo bien el espacio y en el mano a mano contra Barrio, hiciese su primer tanto del partido.

Ya desde el inicio de la segunda mitad el encuentro pasó a estar controlado casi exclusivamente por los de Luis Carrión, que se lanzaron decididos hacia el área de Mackay. Fruto de ese empuje inicial, y de una gran jugada al contragolpe, Igor Martínez se plantaba sólo delante del meta grana, que le derribaba en penalti dentro del área.

Sería el propio Mackay, sin embargo, el encargado de reparar su error atajando con maestría el disparo –abajo y a la derecha- del pichichi Qasmi. El contundente golpe noqueó algunos momentos al plantel local, pero pasado un pequeño impás de readaptación fue la U.D. Melilla quien volvía a tomar el pulso al choque.

En el minuto 76 empataría Óscar García al remachar un disparo de Ruano tras una buena jugada colectiva de los norteafricanos. Con el gol respiraba la grada, aunque fuese poco. Quedaba tiempo por delante y las sensaciones eran inmejorables. El Melilla, superior e inconformista saldría lanzado a por la victoria, pero las ilusiones unionistas tendrían muy mal porvenir.

Apenas un minuto después Dani Aquino se fabricaría un golazo desde la frontal para anotar el definitivo 1-2. Ya de nada valieron los pronunciados arreones (con más corazón que cabeza) de una U.D. Melilla que acabó con tres defensas, un Paco Aguza lesionado de palomero y Dani Barrio intentando cazar algún centro salvador.

El equipo luchó, lo intentó y generó suficiente peligro como para anotar algún que otro gol más, pero la suerte no acompañó esta mañana y, con la derrota de hoy, la escuadra pone fin a su racha de diez meses sin perder en casa. La actitud del equipo mereció mejor premio.

A pesar de ello, los 37 puntos que ostenta el club unionista a un partido de finalizar la primera vuelta siguen otorgando razones más que suficientes para creer que este 2019 puede quedar grabado, como el 2018, en la historia del deporte melillense.