Un empate con más intensidad y ganas que fútbol y piernas

UDM 09-12-2018 - UD Melilla

  • U.D. Melilla y Villanovense firman un 0-0 especialmente condicionado por la fatiga copera de ambas escuadras

  • El conjunto azulino suma su undécimo partido sin recibir gol y se mantiene en lo más alto del Grupo IV de Segunda ‘B’

La Unión Deportiva Melilla sigue sumando en casa, aunque en esta ocasión tan sólo ha podido anotarse un punto. Los azulinos empataron a cero frente a un rocoso Villanovense en un choque especialmente condicionado por la fatiga de los futbolistas. Con este crédito, bien conseguido ante un rival muy serio que trabajó bien para frenar las virtudes locales, los azulinos permanecen aupados a la primera posición de la tabla. Undécimo partido sin encajar gol de los azulinos y décimo encuentro en liga sin conocer la derrota.

Ambos equipos habían realizado un gran esfuerzo entre semana disputando la Copa del Rey, pero el conjunto local, para más inri, se pegó un viajecito de dieciséis horas de vuelta que tan sólo le dejó un día para preparar el encuentro. A pesar de ello, las mejores ocasiones del encuentro las tuvo la escuadra norteafricana. Dos tuvo Menudo tras buenos pases de Qasmi y otras dos el delantero franco marroquí, especialmente destacado un remate de cabeza en el descuento que se marchaba cerca del palo izquierdo de la meta rival.

Los de Carrión no pudieron hacer fluir la pelota como hubiesen querido (el césped tampoco viene ayudando), pero han demostrado –una vez más- que a intensidad y carácter pocos equipos le ganan.

Y eso que hoy tenían enfrente a un plantel muy aguerrido y bien plantado sobre el terreno de juego cuando ha de defender. Se nota la mano de Julio Cobos, técnico bien curtido en la categoría que ha mejorado especialmente el rendimiento de los suyos desde que tomara el mando del banquillo verde hace un par de meses.

En la primera media hora de encuentro –hasta que la U.D. Melilla se hizo con el control de la bola- gobernaron más el encuentro la intensidad y las imprecisiones que las buenas acciones en ataque. Los últimos minutos de la primera mitad, eso sí, fueron locales. Los melillenses, de menos a más, pisaban el acelerador en busca de una nueva victoria, pero los visitantes se encargaron bien de permanecer muy juntos atrás y de cerrar bien las posibles puertas de pase a Yacine, referencia unionista en ataque.

En la segunda mitad se mantuvo el dominio unionista, pero la falta de acierto y el acusado y lógico bajón físico de ambas escuadras al final del choque acabarían propiciando un 0-0 que pareció casi inamovible durante todo el encuentro. Menudo y Yacine las tuvieron bien claras para alargar aún más la estupenda racha de cinco victorias, pero en esta ocasión la suerte no sonreiría al líder del Grupo IV, que ya piensa en su visita al Nuevo Vivero pacense, fijada para la próxima semana.

Un empate con más intensidad y ganas que fútbol y piernas

  • U.D. Melilla y Villanovense firman un 0-0 especialmente condicionado por la fatiga copera de ambas escuadras

  • El conjunto azulino suma su undécimo partido sin recibir gol y se mantiene en lo más alto del Grupo IV de Segunda ‘B’

La Unión Deportiva Melilla sigue sumando en casa, aunque en esta ocasión tan sólo ha podido anotarse un punto. Los azulinos empataron a cero frente a un rocoso Villanovense en un choque especialmente condicionado por la fatiga de los futbolistas. Con este crédito, bien conseguido ante un rival muy serio que trabajó bien para frenar las virtudes locales, los azulinos permanecen aupados a la primera posición de la tabla. Undécimo partido sin encajar gol de los azulinos y décimo encuentro en liga sin conocer la derrota.

Ambos equipos habían realizado un gran esfuerzo entre semana disputando la Copa del Rey, pero el conjunto local, para más inri, se pegó un viajecito de dieciséis horas de vuelta que tan sólo le dejó un día para preparar el encuentro. A pesar de ello, las mejores ocasiones del encuentro las tuvo la escuadra norteafricana. Dos tuvo Menudo tras buenos pases de Qasmi y otras dos el delantero franco marroquí, especialmente destacado un remate de cabeza en el descuento que se marchaba cerca del palo izquierdo de la meta rival.

Los de Carrión no pudieron hacer fluir la pelota como hubiesen querido (el césped tampoco viene ayudando), pero han demostrado –una vez más- que a intensidad y carácter pocos equipos le ganan.

Y eso que hoy tenían enfrente a un plantel muy aguerrido y bien plantado sobre el terreno de juego cuando ha de defender. Se nota la mano de Julio Cobos, técnico bien curtido en la categoría que ha mejorado especialmente el rendimiento de los suyos desde que tomara el mando del banquillo verde hace un par de meses.

En la primera media hora de encuentro –hasta que la U.D. Melilla se hizo con el control de la bola- gobernaron más el encuentro la intensidad y las imprecisiones que las buenas acciones en ataque. Los últimos minutos de la primera mitad, eso sí, fueron locales. Los melillenses, de menos a más, pisaban el acelerador en busca de una nueva victoria, pero los visitantes se encargaron bien de permanecer muy juntos atrás y de cerrar bien las posibles puertas de pase a Yacine, referencia unionista en ataque.

En la segunda mitad se mantuvo el dominio unionista, pero la falta de acierto y el acusado y lógico bajón físico de ambas escuadras al final del choque acabarían propiciando un 0-0 que pareció casi inamovible durante todo el encuentro. Menudo y Yacine las tuvieron bien claras para alargar aún más la estupenda racha de cinco victorias, pero en esta ocasión la suerte no sonreiría al líder del Grupo IV, que ya piensa en su visita al Nuevo Vivero pacense, fijada para la próxima semana.