El líder se abona a la victoria lejos del Álvarez Claro (0-1)

UDM 02-12-2018 - UD Melilla

  • La UD Melilla vence al Atlético Sanluqueño a domicilio a pesar de jugar más de media hora con un jugador menos

  • Óscar García abrió el partido en el minuto 2 y Dani Barrio detuvo magistralmente en el 35’ un penalti lanzado por Güiza

  • La peor noticia: la posible lesión de un Paco Aguza que tuvo que ser sustituido

La Unión Deportiva Melilla tiene la fortaleza de un equipo campeón. Esta mañana lo ha vuelto a demostrar en Estadio El Palmar de Sanlúcar de Barrameda, uno de los campos más difíciles del Grupo IV, ante uno de los equipos más incómodos, el Atlético Sanluqueño de Falete o de nuestro ex futbolista Álex Cruz. O del campeón de Europa con España Dani Güiza. O de Abel Gómez o de Edu Oriol, por citar algunos de sus integrantes. De los tres puntos sacados esta mañana, eso sí, mínimo dos tendríamos que anotárselos a Dani Barrio, que en esta jornada ha vuelto a demostrar por qué está considerado por muchos como el mejor portero de la categoría.

La victoria de hoy, todo hay que decirlo, ha sido muy trabajada y complicada ante un Atlético Sanluqueño especialmente intenso y motivado. El partido ha tenido de todo para los azulinos, también hay que decirlo: un gol muy tempranero que ponía todo de cara, una primera parte de buen fútbol con varias ocasiones a favor, un penalti parado por Dani Barrio y hasta una expulsión de Lolo Garrido por doble amonestación en el minuto 59.

Poco importa la manera en la que se consiguió el resultado, o si los últimos treinta y cinco minutos fueran de gran sufrimiento para los melillenses, que competían con un jugador menos, al final se logró y con esta victoria ya son once. 36 de 45 puntos. Este equipo ha demostrado ya en repetidas ocasiones que domina tanto la brocha fina como la gorda, que sabe vestirse de domingo para más tarde, si lo exige la situación, ensuciarse de césped y barro.

La primera parte empezó genial para la escuadra norteafricana. Ya desde el inicio consiguió hacerse con la bola y, aun conociendo lo complicado del escenario, a sentirse cómodo y merodear el área rival. Apenas habían transcurrido dos minutos de partido cuando el líder del Grupo IV iba a ponerles las cosas muy cuesta arriba a los de Falete.

El granadino Óscar García volvía a liarla nada más saltar al terreno de juego, en esta ocasión aprovechando de cabeza un medido centro desde la derecha de Igor Martínez. El tanto dejó helados a los aficionados locales, que como el resto de integrantes de su escuadra observaban ajenos otros treinta minutos de dominio casi exclusivamente visitante antes de que su equipo tuviese una tímida reacción.

La UD Melilla se crecía con el gol y dominaba plácidamente el encuentro mimando el balón, mostrándose seria en defensa y acercándose peligrosa, de tanto en tanto, a la portería defendida por Diego. Igor Martínez, bastante activo en la primera parte, rondó el gol en varias ocasiones, pero tanto él como Otegui se dieron de bruces en más de una ocasión con el meta verdiblanco.

Todo parecía ir bien para el líder hasta el minuto 35, momento que pudo cambiar el signo del encuentro. El autor del tanto, Óscar García, dio en este caso la de arena derribando claramente en área propia a Mario, pero el penalti señalado por Hernández Maeso y ejecutado por Dani Güiza era adivinado y despejado con maestría por Dani Barrio.

Los últimos minutos de la primera mitad fueron algo menos brillantes y, en el descanso del encuentro, Carrión decidió sentar al autor del tanto unionista Óscar García –amonestado y con riesgo de ser expulsado-, para dar entrada a Lolo Garrido. Paradójicamente, y en apenas quince minutos de juego, el jerezano era expulsado por doble amarilla. No fue la única mala noticia de la mañana, pues Paco Aguza tuvo que salir sustituido casi al término del choque y, a la espera de pruebas, parece sufrir algún tipo de lesión muscular.

A partir de la expulsión de Lolo, lógicamente, fue el Atlético Sanluqueño quien aglutinó el dominio de la bola y salió lanzado de cara al arco de Dani Barrio, pero en las pocas veces que logró superar a la defensa unionista se encontró con el mejor portero de la categoría, que hizo estériles las intentonas de Antonio Jesús, Juanfran, Tejero o Del Moral.

Con estos tres puntos la U.D. Melilla abre mella y continúa infundiendo respeto entre sus perseguidores, y ahora viaja a tierras madrileñas con cinco puntos de ventaja sobre el segundo clasificado, el UCAM Murcia. En la capital se medirán con el Real Madrid en lo que ha de ser un choque festivo, un premio para técnicos y jugadores. Desde la última derrota ante el equipo merengue todo son victorias en la casa azulina, ¿lograrán repetir este próximo jueves en el coliseo blanco?

El líder se abona a la victoria lejos del Álvarez Claro (0-1)

  • La UD Melilla vence al Atlético Sanluqueño a domicilio a pesar de jugar más de media hora con un jugador menos

  • Óscar García abrió el partido en el minuto 2 y Dani Barrio detuvo magistralmente en el 35’ un penalti lanzado por Güiza

  • La peor noticia: la posible lesión de un Paco Aguza que tuvo que ser sustituido

La Unión Deportiva Melilla tiene la fortaleza de un equipo campeón. Esta mañana lo ha vuelto a demostrar en Estadio El Palmar de Sanlúcar de Barrameda, uno de los campos más difíciles del Grupo IV, ante uno de los equipos más incómodos, el Atlético Sanluqueño de Falete o de nuestro ex futbolista Álex Cruz. O del campeón de Europa con España Dani Güiza. O de Abel Gómez o de Edu Oriol, por citar algunos de sus integrantes. De los tres puntos sacados esta mañana, eso sí, mínimo dos tendríamos que anotárselos a Dani Barrio, que en esta jornada ha vuelto a demostrar por qué está considerado por muchos como el mejor portero de la categoría.

La victoria de hoy, todo hay que decirlo, ha sido muy trabajada y complicada ante un Atlético Sanluqueño especialmente intenso y motivado. El partido ha tenido de todo para los azulinos, también hay que decirlo: un gol muy tempranero que ponía todo de cara, una primera parte de buen fútbol con varias ocasiones a favor, un penalti parado por Dani Barrio y hasta una expulsión de Lolo Garrido por doble amonestación en el minuto 59.

Poco importa la manera en la que se consiguió el resultado, o si los últimos treinta y cinco minutos fueran de gran sufrimiento para los melillenses, que competían con un jugador menos, al final se logró y con esta victoria ya son once. 36 de 45 puntos. Este equipo ha demostrado ya en repetidas ocasiones que domina tanto la brocha fina como la gorda, que sabe vestirse de domingo para más tarde, si lo exige la situación, ensuciarse de césped y barro.

La primera parte empezó genial para la escuadra norteafricana. Ya desde el inicio consiguió hacerse con la bola y, aun conociendo lo complicado del escenario, a sentirse cómodo y merodear el área rival. Apenas habían transcurrido dos minutos de partido cuando el líder del Grupo IV iba a ponerles las cosas muy cuesta arriba a los de Falete.

El granadino Óscar García volvía a liarla nada más saltar al terreno de juego, en esta ocasión aprovechando de cabeza un medido centro desde la derecha de Igor Martínez. El tanto dejó helados a los aficionados locales, que como el resto de integrantes de su escuadra observaban ajenos otros treinta minutos de dominio casi exclusivamente visitante antes de que su equipo tuviese una tímida reacción.

La UD Melilla se crecía con el gol y dominaba plácidamente el encuentro mimando el balón, mostrándose seria en defensa y acercándose peligrosa, de tanto en tanto, a la portería defendida por Diego. Igor Martínez, bastante activo en la primera parte, rondó el gol en varias ocasiones, pero tanto él como Otegui se dieron de bruces en más de una ocasión con el meta verdiblanco.

Todo parecía ir bien para el líder hasta el minuto 35, momento que pudo cambiar el signo del encuentro. El autor del tanto, Óscar García, dio en este caso la de arena derribando claramente en área propia a Mario, pero el penalti señalado por Hernández Maeso y ejecutado por Dani Güiza era adivinado y despejado con maestría por Dani Barrio.

Los últimos minutos de la primera mitad fueron algo menos brillantes y, en el descanso del encuentro, Carrión decidió sentar al autor del tanto unionista Óscar García –amonestado y con riesgo de ser expulsado-, para dar entrada a Lolo Garrido. Paradójicamente, y en apenas quince minutos de juego, el jerezano era expulsado por doble amarilla. No fue la única mala noticia de la mañana, pues Paco Aguza tuvo que salir sustituido casi al término del choque y, a la espera de pruebas, parece sufrir algún tipo de lesión muscular.

A partir de la expulsión de Lolo, lógicamente, fue el Atlético Sanluqueño quien aglutinó el dominio de la bola y salió lanzado de cara al arco de Dani Barrio, pero en las pocas veces que logró superar a la defensa unionista se encontró con el mejor portero de la categoría, que hizo estériles las intentonas de Antonio Jesús, Juanfran, Tejero o Del Moral.

Con estos tres puntos la U.D. Melilla abre mella y continúa infundiendo respeto entre sus perseguidores, y ahora viaja a tierras madrileñas con cinco puntos de ventaja sobre el segundo clasificado, el UCAM Murcia. En la capital se medirán con el Real Madrid en lo que ha de ser un choque festivo, un premio para técnicos y jugadores. Desde la última derrota ante el equipo merengue todo son victorias en la casa azulina, ¿lograrán repetir este próximo jueves en el coliseo blanco?