El Melilla Baloncesto se abona a las victorias con sufrimiento

CMB 28-11-2018 - Melilla Baloncesto

  • Llegó a tener 31 puntos de diferencia sobre Valladolid en la primera parte, para acabar ganando por un ajustado 79-72

El Melilla Baloncesto anoche mostró dos caras bien diferentes en la victoria cosechada ante Carramimbre Valladolid por 79-72. Una gran primera parte, posiblemente la mejor de la temporada, donde llegaron a tener 31 puntos de diferencia, pero que se vio ensombrecida por una mala segunda parte que a punto estuvo de costarle el partido. El mejor del Decano fue Felipe Dos Anjos con 18 créditos de valoración.

La declaración de intenciones del Club Melilla Baloncesto estaba clara desde el salto inicial. La intensidad defensiva de los primeros minutos solo se veía empañada en parte por el desacierto de cara el aro. Pero rápidamente las muñecas empezaron a funcionar y los de la iudad Autónoma marcaban sus primeras diferencias (10-4) cuando se llegaba al ecuador del primer acto. También despertó Carramimbre Valladolid en la anotación y recortó algo la diferencia al final del cuarto (18-11).

Lo mejor llegaría en el segundo cuarto. Sin duda, el mejor de todo lo que llevamos de temporada por parte de los de Alejandro Alcoba. Con una sensacional actitud defensiva que provocaba tiros incómodos y, sobre todo, presionando y robando desde muy arriba, el Decano comenzaba a marcharse en marcador (32-13, min. 14). Ni los tiempos muertos de Paco García, por parte vallisoletana, conseguían parar la sangría que provocaba un Melilla Baloncesto que veía como Gilling se sumaba a la fiesta desde la línea de tres puntos y que permitía al equipo marcharse con un favorable 51-26 a su favor en el electrónico.

En el tercer cuarto el equipo conseguía mantener una renta de veinte puntos (66-46), gracias en gran medida a unos buenos minutos de Dos Anjos, que se convertía en terror de la zona, percutiendo el aro cada vez que recibía el balón. Eso sí, a pesar de las diferencias, las sensaciones del equipo no eran las de la primera mitad.

En el último cuarto, producto de la relajación y de que Carramimbre Valladolid ni mucho menos iba bajar los brazos, el colchón de los melillense se iba reduciendo cada vez más. El equipo había pasado de una renta de 31 puntos en la primera mitad a solo siete puntos (76-69) a poco más de un minuto para el final. Un minuto que el equipo supo administrar para llevarse finalmente la victoria por 79-72.

Rueda de prensa de Alejandro Alcoba

Rueda de prensa de Paco García

El Melilla Baloncesto se abona a las victorias con sufrimiento

  • Llegó a tener 31 puntos de diferencia sobre Valladolid en la primera parte, para acabar ganando por un ajustado 79-72

El Melilla Baloncesto anoche mostró dos caras bien diferentes en la victoria cosechada ante Carramimbre Valladolid por 79-72. Una gran primera parte, posiblemente la mejor de la temporada, donde llegaron a tener 31 puntos de diferencia, pero que se vio ensombrecida por una mala segunda parte que a punto estuvo de costarle el partido. El mejor del Decano fue Felipe Dos Anjos con 18 créditos de valoración.

La declaración de intenciones del Club Melilla Baloncesto estaba clara desde el salto inicial. La intensidad defensiva de los primeros minutos solo se veía empañada en parte por el desacierto de cara el aro. Pero rápidamente las muñecas empezaron a funcionar y los de la iudad Autónoma marcaban sus primeras diferencias (10-4) cuando se llegaba al ecuador del primer acto. También despertó Carramimbre Valladolid en la anotación y recortó algo la diferencia al final del cuarto (18-11).

Lo mejor llegaría en el segundo cuarto. Sin duda, el mejor de todo lo que llevamos de temporada por parte de los de Alejandro Alcoba. Con una sensacional actitud defensiva que provocaba tiros incómodos y, sobre todo, presionando y robando desde muy arriba, el Decano comenzaba a marcharse en marcador (32-13, min. 14). Ni los tiempos muertos de Paco García, por parte vallisoletana, conseguían parar la sangría que provocaba un Melilla Baloncesto que veía como Gilling se sumaba a la fiesta desde la línea de tres puntos y que permitía al equipo marcharse con un favorable 51-26 a su favor en el electrónico.

En el tercer cuarto el equipo conseguía mantener una renta de veinte puntos (66-46), gracias en gran medida a unos buenos minutos de Dos Anjos, que se convertía en terror de la zona, percutiendo el aro cada vez que recibía el balón. Eso sí, a pesar de las diferencias, las sensaciones del equipo no eran las de la primera mitad.

En el último cuarto, producto de la relajación y de que Carramimbre Valladolid ni mucho menos iba bajar los brazos, el colchón de los melillense se iba reduciendo cada vez más. El equipo había pasado de una renta de 31 puntos en la primera mitad a solo siete puntos (76-69) a poco más de un minuto para el final. Un minuto que el equipo supo administrar para llevarse finalmente la victoria por 79-72.

Rueda de prensa de Alejandro Alcoba

Rueda de prensa de Paco García