Óscar García desatasca un partido de poco fútbol

UDM 11-11-2018 - UD Melilla

El único gol del choque lo ha anotado el granadino segundos después de saltar al terreno de juego

El Remate

La U.D. Melilla ha sacado tres puntos de Málaga esta mañana con mucha más eficacia que brillantez, sacando adelante un partido bastante igualado y con pocas ocasiones de gol, algo indigesto para el buen aficionado al fútbol a pesar de la gran calidad técnica de ambas escuadras. El resultado, sin embargo, ha sido el ideal ante un Atlético Malagueño que parece no poder tomarle el pulso aún a la categoría.

La escuadra malacitana se ha dejado sorprender en casa por el navío melillense, que convirtió una de las pocas oportunidades que tuvo y se afianza con estos tres nuevos puntos en la zona superior de la tabla del Grupo IV. Al igual que ocurre en el litoral occidental de la costa malagueña con la ola del melillero, el granadino Óscar García irrumpía por sorpresa en el encuentro llevándose todo por delante.

Del mismo modo que el ferry ha arruinado más de una merienda en la playa a los costasoleños, en esta ocasión el de La Zubia ha sido el que, aprovechando un saque de banda a favor y conectando una estupenda volea, ha fastidiado la mañana a los de Manolo Sanlúcar, que hasta ese momento habían mantenido a raya a los visitantes.

El campo de la Federación Malagueña de Fútbol, de césped natural, no estaba en sus mejores condiciones en la jornada de hoy, algo que dificultó el juego de ambos equipos a lo largo del choque. Fue un duelo especialmente lleno de imprecisiones y falto de ocasiones en el que el nivel ofensivo de los melillenses distó mucho del habitual.

Cierto es que al inicio de la segunda mitad el Melilla dio un pequeño paso adelante en intensidad y juego, suficiente para que en el minuto 60 lograra adelantarse en el marcador. Un Óscar García en estado de gracia, que había entrado al partido en la jugada anterior, dio ventaja a los visitantes con un estupendo derechazo a botepronto. Este es el quinto tanto en liga del atacante, el sexto teniendo en cuenta el anotado en Copa del Rey.

De ahí al final, sin embargo, el conjunto unionista se preocupó más de administrar la renta adquirida que de lanzarse a lo loco ante un equipo como el malagueño, herido, necesitado y peligroso. Luis Carrión, que había rotado su sistema con la entrada de Óscar y la salida de Lolo, volvió a otorgar más peso al medio metiendo a Alfonso en el campo.

En el minuto 81 el equipo unionista pasó bastante miedo tras una jugada con varios despejes frustrados y demasiados rebotes que puso en vilo a todos los allí presentes. El Malagueño lo intentó hasta el final con más corazón que cabeza, pero con el silbido final los tres puntos viajaban a la ciudad autónoma y los 250 orgullosos azulinos allí presentes acababan coreando el nombre de su ciudad.

Este importante grupo de aficionados melillenses, afincados en la provincia mañagueña y alrededores, se han unido a los 30 que han viajado desde Melilla con la Peña Nacho Aznar para animar al equipo durante todo el encuentro. Preciosa imagen la vivida esta mañana, que evidencia un melillismo cada vez más fortalecido e ilusionado con su equipo, que ha sumado 27 puntos de los 36 disputados hasta la fecha.

El Remate

Óscar García desatasca un partido de poco fútbol

El único gol del choque lo ha anotado el granadino segundos después de saltar al terreno de juego

La U.D. Melilla ha sacado tres puntos de Málaga esta mañana con mucha más eficacia que brillantez, sacando adelante un partido bastante igualado y con pocas ocasiones de gol, algo indigesto para el buen aficionado al fútbol a pesar de la gran calidad técnica de ambas escuadras. El resultado, sin embargo, ha sido el ideal ante un Atlético Malagueño que parece no poder tomarle el pulso aún a la categoría.

La escuadra malacitana se ha dejado sorprender en casa por el navío melillense, que convirtió una de las pocas oportunidades que tuvo y se afianza con estos tres nuevos puntos en la zona superior de la tabla del Grupo IV. Al igual que ocurre en el litoral occidental de la costa malagueña con la ola del melillero, el granadino Óscar García irrumpía por sorpresa en el encuentro llevándose todo por delante.

Del mismo modo que el ferry ha arruinado más de una merienda en la playa a los costasoleños, en esta ocasión el de La Zubia ha sido el que, aprovechando un saque de banda a favor y conectando una estupenda volea, ha fastidiado la mañana a los de Manolo Sanlúcar, que hasta ese momento habían mantenido a raya a los visitantes.

El campo de la Federación Malagueña de Fútbol, de césped natural, no estaba en sus mejores condiciones en la jornada de hoy, algo que dificultó el juego de ambos equipos a lo largo del choque. Fue un duelo especialmente lleno de imprecisiones y falto de ocasiones en el que el nivel ofensivo de los melillenses distó mucho del habitual.

Cierto es que al inicio de la segunda mitad el Melilla dio un pequeño paso adelante en intensidad y juego, suficiente para que en el minuto 60 lograra adelantarse en el marcador. Un Óscar García en estado de gracia, que había entrado al partido en la jugada anterior, dio ventaja a los visitantes con un estupendo derechazo a botepronto. Este es el quinto tanto en liga del atacante, el sexto teniendo en cuenta el anotado en Copa del Rey.

De ahí al final, sin embargo, el conjunto unionista se preocupó más de administrar la renta adquirida que de lanzarse a lo loco ante un equipo como el malagueño, herido, necesitado y peligroso. Luis Carrión, que había rotado su sistema con la entrada de Óscar y la salida de Lolo, volvió a otorgar más peso al medio metiendo a Alfonso en el campo.

En el minuto 81 el equipo unionista pasó bastante miedo tras una jugada con varios despejes frustrados y demasiados rebotes que puso en vilo a todos los allí presentes. El Malagueño lo intentó hasta el final con más corazón que cabeza, pero con el silbido final los tres puntos viajaban a la ciudad autónoma y los 250 orgullosos azulinos allí presentes acababan coreando el nombre de su ciudad.

Este importante grupo de aficionados melillenses, afincados en la provincia mañagueña y alrededores, se han unido a los 30 que han viajado desde Melilla con la Peña Nacho Aznar para animar al equipo durante todo el encuentro. Preciosa imagen la vivida esta mañana, que evidencia un melillismo cada vez más fortalecido e ilusionado con su equipo, que ha sumado 27 puntos de los 36 disputados hasta la fecha.