El fútbol melillense recibió buenas noticias en los ochenta, el ascenso a Segunda B

Antonio G. Jáuregui 24-07-2018 - Historia

  • En la temporada 1986-1987 se dio el salto a la categoría de bronce tras finalizar la UD Melilla tercera en el Grupo IX de Tercera División

  • Los años ochenta también estuvieron marcados por la carrera futbolística de Javier Imbroda, que lo ha sido todo en el baloncesto, o por la visita de la URSS

Seguimos dándole patadas al balón, seguimos repasando la historia del fútbol melillense y hoy llegamos a la década de los ochenta.

Los años ochenta se iniciaban con dos equipos en Tercera División, Unión Deportiva Melilla e Industrial Melilla. A pesar de la recuperación de la Unión, la división persistía, pero la convivencia duraría poco porque el Industrial Melilla descendería al finalizar la temporada 1980-81.

En 1980, procedente del equipo juvenil melillense Estrella 08, fichaba por la UD Melilla Javier Imbroda. Estuvo en el equipo hasta 1982, año en que causó baja para fichar por el club de baloncesto de los Maristas de Málaga, equipo al que acabaría ascendiendo a la ACB. Fue el prolegómeno de una extraordinaria carrera, que le llevó ser entrenador auxiliar con Lituania, seleccionador de España absoluto y entrenador del Real Madrid, entre otros. Todo esto se perdió el fútbol y lo ganó el deporte de la canasta.

En febrero de 1982 tuvo lugar en Melilla un acontecimiento singular. La selección de la URSS jugó un partido amistoso contra la UD Melilla. El seleccionado ruso se encontraba en nuestro país preparándose para su participación en el Mundial de España 82, el de Naranjito que tan mal nos fue. Vencieron los soviéticos por 3 a 1, aunque los melillenses jugaron un buen partido.

No todo era fútbol por aquel entonces, o sí. El Cine Nacional estrenaba en el mes de abril de 1982 “Evasión o victoria”, una película con temática futbolera en la que actuaron varios jugadores de talla mundial, siendo el más significativo el brasileño Pelé.

En el mes de mayo de ese mismo año, el Instituto Leopoldo Queipo, entrenado por Vicente Ramírez, se proclamaba en Almería campeón de España de Fútbol Escolar. Al año siguiente, participaba en el Campeonato Mundial celebrado en Bélgica, obteniendo la novena plaza.

Juan Moya Toré era nombrado en 1984 delegado de la Federación de Fútbol de Melilla. Por razones profesionales sólo estuvo un año al frente, tiempo suficiente para trazar el proyecto de la construcción de lo que sería el campo de fútbol federativo de La Espiguera, con la inestimable colaboración de otro Moya, Paco, el excelente futbolista melillense que perteneció a las plantillas del Real Madrid y Real Zaragoza entre otros, entonces concejal de Deportes. Entre sus logros también estuvo organizar el primer curso de entrenadores juveniles.

En 1985 daría el relevo federativo a Salvador Romero, que finalizaría el proyecto. Ese mismo año renacía por tercera vez el Melilla CF, que ascendió a Tercera División siendo filial del Industrial Melilla, que había descendido. Una muestra más de la sinrazón de esta década. Solo estuvo en categoría nacional la temporada 1985-86.  

La Federación Española de Fútbol realizaba en 1986 una nueva reestructuración de la categoría nacional, creaba la Segunda División B, con cuatro grupos de veinte equipos, al que accederían entre otros los cuatro primeros clasificados de los diferentes grupos de Tercera División. Un solo equipo local, la UD Melilla, participaba en la temporada 1986-87 en el Grupo IX, consiguiendo el ascenso de categoría al quedar clasificado en tercer lugar, por detrás de Linares y Atlético Marbella, y por delante del CD Ronda, cuarto clasificado. Por fin se producía un salto cualitativo y se abandonaba la Tercera División.

(Continuará…)

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

El fútbol melillense recibió buenas noticias en los ochenta, el ascenso a Segunda B

  • En la temporada 1986-1987 se dio el salto a la categoría de bronce tras finalizar la UD Melilla tercera en el Grupo IX de Tercera División

  • Los años ochenta también estuvieron marcados por la carrera futbolística de Javier Imbroda, que lo ha sido todo en el baloncesto, o por la visita de la URSS

Seguimos dándole patadas al balón, seguimos repasando la historia del fútbol melillense y hoy llegamos a la década de los ochenta.

Los años ochenta se iniciaban con dos equipos en Tercera División, Unión Deportiva Melilla e Industrial Melilla. A pesar de la recuperación de la Unión, la división persistía, pero la convivencia duraría poco porque el Industrial Melilla descendería al finalizar la temporada 1980-81.

En 1980, procedente del equipo juvenil melillense Estrella 08, fichaba por la UD Melilla Javier Imbroda. Estuvo en el equipo hasta 1982, año en que causó baja para fichar por el club de baloncesto de los Maristas de Málaga, equipo al que acabaría ascendiendo a la ACB. Fue el prolegómeno de una extraordinaria carrera, que le llevó ser entrenador auxiliar con Lituania, seleccionador de España absoluto y entrenador del Real Madrid, entre otros. Todo esto se perdió el fútbol y lo ganó el deporte de la canasta.

En febrero de 1982 tuvo lugar en Melilla un acontecimiento singular. La selección de la URSS jugó un partido amistoso contra la UD Melilla. El seleccionado ruso se encontraba en nuestro país preparándose para su participación en el Mundial de España 82, el de Naranjito que tan mal nos fue. Vencieron los soviéticos por 3 a 1, aunque los melillenses jugaron un buen partido.

No todo era fútbol por aquel entonces, o sí. El Cine Nacional estrenaba en el mes de abril de 1982 “Evasión o victoria”, una película con temática futbolera en la que actuaron varios jugadores de talla mundial, siendo el más significativo el brasileño Pelé.

En el mes de mayo de ese mismo año, el Instituto Leopoldo Queipo, entrenado por Vicente Ramírez, se proclamaba en Almería campeón de España de Fútbol Escolar. Al año siguiente, participaba en el Campeonato Mundial celebrado en Bélgica, obteniendo la novena plaza.

Juan Moya Toré era nombrado en 1984 delegado de la Federación de Fútbol de Melilla. Por razones profesionales sólo estuvo un año al frente, tiempo suficiente para trazar el proyecto de la construcción de lo que sería el campo de fútbol federativo de La Espiguera, con la inestimable colaboración de otro Moya, Paco, el excelente futbolista melillense que perteneció a las plantillas del Real Madrid y Real Zaragoza entre otros, entonces concejal de Deportes. Entre sus logros también estuvo organizar el primer curso de entrenadores juveniles.

En 1985 daría el relevo federativo a Salvador Romero, que finalizaría el proyecto. Ese mismo año renacía por tercera vez el Melilla CF, que ascendió a Tercera División siendo filial del Industrial Melilla, que había descendido. Una muestra más de la sinrazón de esta década. Solo estuvo en categoría nacional la temporada 1985-86.  

La Federación Española de Fútbol realizaba en 1986 una nueva reestructuración de la categoría nacional, creaba la Segunda División B, con cuatro grupos de veinte equipos, al que accederían entre otros los cuatro primeros clasificados de los diferentes grupos de Tercera División. Un solo equipo local, la UD Melilla, participaba en la temporada 1986-87 en el Grupo IX, consiguiendo el ascenso de categoría al quedar clasificado en tercer lugar, por detrás de Linares y Atlético Marbella, y por delante del CD Ronda, cuarto clasificado. Por fin se producía un salto cualitativo y se abandonaba la Tercera División.

(Continuará…)

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.