En 1957 renacía el Melilla CF y lo hacía luciendo la elástica rojinegra

Antonio G. Jáuregui 14-06-2018 - Historia

  • Fue posible gracias al ascenso a Tercera División del CD Tesorillo y su posterior cambio de nombre

  • Jugó esa campaña en el Grupo XVI de Tercera, quedó campeón pero perdió en la lucha por el ascenso a Segunda

Proseguimos con el repaso a la historia del fútbol melillense y lo retomamos con el final de la década de los cincuenta. Había desaparecido la UD Melilla, pero en la temporada 1956-57 conseguía el ascenso a Tercera División el CD Tesorillo. Acto seguido pidió, y obtuvo por parte de la Federación, el cambio de nombre y equipación, de manera que renacía el Melilla CF y volvía la camiseta a rayas rojinegra. 

La independencia de Marruecos pilló al máximo organismo federativo sin previsión de futuro sobre la Federación Hispano Marroquí, de manera que la dejó continuar como si nada hubiera ocurrido. Fue un tremendo error pues sólo quedaban las ciudades de Ceuta y Melilla bajo su auspicio, claramente insuficientes para mantener la Tercera División. Finalmente, y después de reiteradas protestas por parte de las autoridades, la RFEF rectificó y creó la Delegación de la Federación Regional Española en el Norte de África con sede en Ceuta y se autorizó la participación en categoría nacional con la Federación Andaluza.

No obstante, como los grupos de la Tercera División Andaluza ya estaban formados, se improvisó la creación de un nuevo grupo, el XVI, con la participación de seis equipos: Arcos de la Frontera, Trafalgar de Adra, Imperio de Riffien y África Ceutí, estos dos últimos de Ceuta, Barbate de Cádiz y el Melilla CF. La liga comenzó el 10 de febrero de 1957 y el equipo melillense la acabó como campeón imbatido, aunque luego cayó en la fase de ascenso a Segunda División.

Esa temporada no hubo campeonato regional, pero se jugó la liga local de Educación y Descanso, que ganó el San Fernando.

La temporada 1957-58 y siguientes, la RFEF incluiría a Melilla en el Grupo XI de la Tercera División Andaluza.

En la temporada 1958-59, el fútbol melillense, y por ende el norteafricano, tendió a la normalidad al constituirse la Federación Norteafricana, con la presidencia en Ceuta y delegación en Melilla. Esa temporada se recuperó el fútbol de Primera Regional, que ganó el equipo de Los Candiles, pero perdió la promoción de ascenso a Tercera División contra el Peñarroya.

Pero no todo el fútbol practicado en Melilla era así de formal. En el mes de mayo de 1958, el gremio de los carniceros de la ciudad celebró un partido de fútbol con motivo de la fiesta de su patrón, San Isidro Labrador. Los conjuntos que se enfrentaron, se ignora si los contendientes portaban cuchillos, fueron los Carniceros Solteros contra los Carniceros Casados, y después del partido invitaron a los espectadores a vino y tapas.  

Por aquel entonces en juveniles quedó campeón de Melilla el CD Real, que en el Campeonato de España eliminó al Atlético de Ceuta a doble partido. En la siguiente eliminatoria le tocó medirse al Sevilla CF, duelo que se jugó a partido único en tierras sevillanas y que perdieron los melillenses. Se formuló una queja reclamando el por qué no se había jugado a doble partido y la información remitida por parte de la Federación Española rezaba que la decisión la había tomado Ceuta. Cabe preguntarse si fue por haberles ganado a los ceutíes, porque jugarretas como estas Ceuta nos haría unas cuantas a lo largo de nuestra historia conjunta, como la de presentar en Madrid una Selección Juvenil Norteafricana sin jugadores melillenses, lo que motivó las críticas de Alberto Amorós, antiguo jugador melillenses y periodista deportivo en la capital de España. 

El fútbol seguía y la temporada 1959-60 comenzaba con un nuevo presidente en el Melilla CF, don José Torcello. El gran Constantino Errazquín dejaba el fútbol melillense y ficharía como entrenador del Recreativo de Granada, iniciando una nueva y longeva carrera en los banquillos. Mientras que el melillense Pepillo abandonaba el Sevilla FC para fichar por el Real Madrid.

(Continuará…)

.

.

.

.

.

.

.

.

.

En 1957 renacía el Melilla CF y lo hacía luciendo la elástica rojinegra

  • Fue posible gracias al ascenso a Tercera División del CD Tesorillo y su posterior cambio de nombre

  • Jugó esa campaña en el Grupo XVI de Tercera, quedó campeón pero perdió en la lucha por el ascenso a Segunda

Proseguimos con el repaso a la historia del fútbol melillense y lo retomamos con el final de la década de los cincuenta. Había desaparecido la UD Melilla, pero en la temporada 1956-57 conseguía el ascenso a Tercera División el CD Tesorillo. Acto seguido pidió, y obtuvo por parte de la Federación, el cambio de nombre y equipación, de manera que renacía el Melilla CF y volvía la camiseta a rayas rojinegra. 

La independencia de Marruecos pilló al máximo organismo federativo sin previsión de futuro sobre la Federación Hispano Marroquí, de manera que la dejó continuar como si nada hubiera ocurrido. Fue un tremendo error pues sólo quedaban las ciudades de Ceuta y Melilla bajo su auspicio, claramente insuficientes para mantener la Tercera División. Finalmente, y después de reiteradas protestas por parte de las autoridades, la RFEF rectificó y creó la Delegación de la Federación Regional Española en el Norte de África con sede en Ceuta y se autorizó la participación en categoría nacional con la Federación Andaluza.

No obstante, como los grupos de la Tercera División Andaluza ya estaban formados, se improvisó la creación de un nuevo grupo, el XVI, con la participación de seis equipos: Arcos de la Frontera, Trafalgar de Adra, Imperio de Riffien y África Ceutí, estos dos últimos de Ceuta, Barbate de Cádiz y el Melilla CF. La liga comenzó el 10 de febrero de 1957 y el equipo melillense la acabó como campeón imbatido, aunque luego cayó en la fase de ascenso a Segunda División.

Esa temporada no hubo campeonato regional, pero se jugó la liga local de Educación y Descanso, que ganó el San Fernando.

La temporada 1957-58 y siguientes, la RFEF incluiría a Melilla en el Grupo XI de la Tercera División Andaluza.

En la temporada 1958-59, el fútbol melillense, y por ende el norteafricano, tendió a la normalidad al constituirse la Federación Norteafricana, con la presidencia en Ceuta y delegación en Melilla. Esa temporada se recuperó el fútbol de Primera Regional, que ganó el equipo de Los Candiles, pero perdió la promoción de ascenso a Tercera División contra el Peñarroya.

Pero no todo el fútbol practicado en Melilla era así de formal. En el mes de mayo de 1958, el gremio de los carniceros de la ciudad celebró un partido de fútbol con motivo de la fiesta de su patrón, San Isidro Labrador. Los conjuntos que se enfrentaron, se ignora si los contendientes portaban cuchillos, fueron los Carniceros Solteros contra los Carniceros Casados, y después del partido invitaron a los espectadores a vino y tapas.  

Por aquel entonces en juveniles quedó campeón de Melilla el CD Real, que en el Campeonato de España eliminó al Atlético de Ceuta a doble partido. En la siguiente eliminatoria le tocó medirse al Sevilla CF, duelo que se jugó a partido único en tierras sevillanas y que perdieron los melillenses. Se formuló una queja reclamando el por qué no se había jugado a doble partido y la información remitida por parte de la Federación Española rezaba que la decisión la había tomado Ceuta. Cabe preguntarse si fue por haberles ganado a los ceutíes, porque jugarretas como estas Ceuta nos haría unas cuantas a lo largo de nuestra historia conjunta, como la de presentar en Madrid una Selección Juvenil Norteafricana sin jugadores melillenses, lo que motivó las críticas de Alberto Amorós, antiguo jugador melillenses y periodista deportivo en la capital de España. 

El fútbol seguía y la temporada 1959-60 comenzaba con un nuevo presidente en el Melilla CF, don José Torcello. El gran Constantino Errazquín dejaba el fútbol melillense y ficharía como entrenador del Recreativo de Granada, iniciando una nueva y longeva carrera en los banquillos. Mientras que el melillense Pepillo abandonaba el Sevilla FC para fichar por el Real Madrid.

(Continuará…)

.

.

.

.

.

.

.

.

.