Los problemas de rodilla no pueden con Javi Iglesias en su aventura en la Titan Desert

MED/Javi Iglesias 02-05-2018 - Run

  • En la segunda etapa de la maratón completó los 122 kilómetros de recorrido a pesar de las molestias, acabando en el puesto 183 de la general

El melillense Javi Iglesias sigue dando guerra en la Titan Desert. Tras superar la primera parte de la maratón, este martes disputó la segunda parte con 122 kilómetros de distancia y un desnivel acumulado de 1.089 metros, para finalizar la etapa en el puesto 183.

En esta tercera etapa, Javi Iglesias relata cómo ha salvado la distancia a pesar de los problemas de rodilla que aparecieron tras una caída “tonta” el pasado lunes.

“Etapa muy larga, con buen ritmo rodando con un grupo entre las posiciones 70 y 80 de la clasificación de etapa, en las que incluso intenté varias escapadas en uno de los relevos que nos íbamos dando, dado que me encontraba bien y con fuerzas para incrementar el ritmo del grupo y, aproximadamente en el kilómetro 60 donde nos encontramos el segundo punto de hidratación donde, y tras dicho punto, había que subir una duna con bastante arena suelta, y me refiero a no arena en la pista, sino a arena de duna, complicándose la velocidad de rodada.

A partir de ese momento es donde me empezaron los problemas en la rodilla izquierda, por una caída “tonta” que no os mencioné ayer, dado que no le di la más mínima importancia, y como ya os mencionaba antes, la arena que se iba haciendo cada vez más presente en la pista obligaba a bajarse de la bici, y eso es lo que poco a poco hizo que los pinchazos en esa rodilla se fueras incrementando.

Antes de que fuera a más ese pinchazo, y con la cabeza fría, decidí no forzar en conservar el puesto en la clasificación, si no en terminar la prueba, así que con la decisión tomada baje el ritmo de rodaduda.

Al dar ese bajón de ritmo la etapa se me ha hecho muy pesada, aunque he podido rodar cómodo de piernas y pulso, sobre todo viendo cómo iba perdiendo puestos de clasificación, a todo esto hay que añadir que en el CP 3 he tenido un pinchazo en la rueda delantera, donde nuevamente me he encontrado a Germán Fidel que me ha levantado una sonrisa.

En ningún momento por los pinchazos en la rodilla he tenido el desfallecimiento de decir, No puedo terminarla.

Al final he entrado en el puesto 183, si no hubiera tenido esos pinchazos… de ir rodando por debajo de los 100 primeros… pero he entrado que es lo importante.

Al llegar al campamento y pasar revisión con el médico y el fisioterapeuta me han dado anti inflamatorio y hielo para paliar las molestias.

Mañana antes de salir, y pasar nuevamente sesión con el fisioterapeuta y el médico decidirán si hay que poner algún tipo de vendaje en la rodilla para afrontar la etapa”.

Javier Iglesias

Los problemas de rodilla no pueden con Javi Iglesias en su aventura en la Titan Desert

  • En la segunda etapa de la maratón completó los 122 kilómetros de recorrido a pesar de las molestias, acabando en el puesto 183 de la general

El melillense Javi Iglesias sigue dando guerra en la Titan Desert. Tras superar la primera parte de la maratón, este martes disputó la segunda parte con 122 kilómetros de distancia y un desnivel acumulado de 1.089 metros, para finalizar la etapa en el puesto 183.

En esta tercera etapa, Javi Iglesias relata cómo ha salvado la distancia a pesar de los problemas de rodilla que aparecieron tras una caída “tonta” el pasado lunes.

“Etapa muy larga, con buen ritmo rodando con un grupo entre las posiciones 70 y 80 de la clasificación de etapa, en las que incluso intenté varias escapadas en uno de los relevos que nos íbamos dando, dado que me encontraba bien y con fuerzas para incrementar el ritmo del grupo y, aproximadamente en el kilómetro 60 donde nos encontramos el segundo punto de hidratación donde, y tras dicho punto, había que subir una duna con bastante arena suelta, y me refiero a no arena en la pista, sino a arena de duna, complicándose la velocidad de rodada.

A partir de ese momento es donde me empezaron los problemas en la rodilla izquierda, por una caída “tonta” que no os mencioné ayer, dado que no le di la más mínima importancia, y como ya os mencionaba antes, la arena que se iba haciendo cada vez más presente en la pista obligaba a bajarse de la bici, y eso es lo que poco a poco hizo que los pinchazos en esa rodilla se fueras incrementando.

Antes de que fuera a más ese pinchazo, y con la cabeza fría, decidí no forzar en conservar el puesto en la clasificación, si no en terminar la prueba, así que con la decisión tomada baje el ritmo de rodaduda.

Al dar ese bajón de ritmo la etapa se me ha hecho muy pesada, aunque he podido rodar cómodo de piernas y pulso, sobre todo viendo cómo iba perdiendo puestos de clasificación, a todo esto hay que añadir que en el CP 3 he tenido un pinchazo en la rueda delantera, donde nuevamente me he encontrado a Germán Fidel que me ha levantado una sonrisa.

En ningún momento por los pinchazos en la rodilla he tenido el desfallecimiento de decir, No puedo terminarla.

Al final he entrado en el puesto 183, si no hubiera tenido esos pinchazos… de ir rodando por debajo de los 100 primeros… pero he entrado que es lo importante.

Al llegar al campamento y pasar revisión con el médico y el fisioterapeuta me han dado anti inflamatorio y hielo para paliar las molestias.

Mañana antes de salir, y pasar nuevamente sesión con el fisioterapeuta y el médico decidirán si hay que poner algún tipo de vendaje en la rodilla para afrontar la etapa”.

Javier Iglesias