Javi Iglesias, un melillense en la Titan Desert

Jesús D. Angosto 24-04-2018 - Bike

  • El domingo inicia en Boumalne Dades la carrera de bicicleta de montaña más dura del mundo

El domingo comienza en Marruecos, concretamente en Boumalne Dades, la prueba más dura del mundo de mountain bike, la Titan Desert. Por delante, hasta llegar a Maadid, seis etapas inigualables que se disputarán en la zona de Errachidia, en el desierto marroquí. Y este año habrá un melillense en carrera, Javi Iglesias. Antes de partir hacia la carrera ha estado con nosotros y nos ha explicado qué le lleva a lanzarse a esta aventura.

¿Cuál es la motivación que te lleva a hacer la Titan Desert?

Siempre he sido amante del ciclismo y cuando vi hace unos años un resumen en Teledeporte de la Titan, me dije a mí mismo: “Algún día la tengo que hacer”. Y este año se ha dado la posibilidad y no me lo pensé.

Del dicho al hecho aquí hay bastante distancia. ¿Cómo te has preparado?

En verano del año pasado empezamos con los primeros entrenamientos, que servían como base. Entre medias, ha habido varias pruebas, pero la preparación siempre ha ido enfocada a la Titan. Entreno seis días a la semana, alternando bicicleta de carretera con la de montaña. Contraté los servicios de Triki Beltrán para la preparación, y la verdad es que el salto cualitativo ha sido muy bueno. Además, me he puesto en manos de un nutricionista especializado en ciclismo.

"He trabajado muchísimo la concentración y el no desistir en cumplir el objetivo marcado"

A todo esto, habrá que sumar un entrenamiento mental porque la empresa se plantea muy dura, ¿no?

Por supuesto que sí, es casi más importante que la preparación física. He tenido sesiones de entrenamiento muy largas, con climatología muy adversa, subidas interminables, mucho viento en contra… En definitiva, he trabajado muchísimo la concentración y el no desistir en cumplir el objetivo marcado cada día.

Y cómo crees que va a ser ese día a día.

Creo que cada día va a tener varias fases. Por un lado, la etapa en sí, con todo lo que conlleva: desayuno, calentamiento, etapa y llegada a meta. Ahí es donde hay que estar más concentrado. Una vez finalice la etapa, es momento de relajarse, comer y beber bien, analizar el día siguiente y, sobre todo, descansar lo suficiente para afrontar de la mejor manera posible la próxima etapa.

En el ciclismo muchas veces es fundamental la colaboración de otros corredores para aguantar en carrera o para planificar el desarrollo de la etapa. Tú compites solo, pero ¿cuentas o esperas el apoyo de otros ciclistas?

La Titan se caracteriza por su carácter solidario. Hay un grupo selecto de participantes que van a disputar la clasificación general y esos están en otro nivel. El resto de participantes van con la misma idea que yo y seguro que encuentro colaboración en muchos de ellos. En principio, cuento con el apoyo de Damián Aragón, un amigo de Madrid con el que compartiré haima y que, en principio, hemos hablado de ir juntos el mayor tiempo posible. Pero luego pueden pasar muchas cosas en carrera y nunca se sabe.

Otro aspecto fundamental de la Titan es la bici. ¿Qué máquina llevas y por qué te has decantado por ella?

Voy con una Orbea OIZ de doble suspensión. Está considerada una de las mejores bicicletas del mundo, y se caracteriza por su comodidad, su reactividad y su gran rendimiento. Y, sobre todo, porque me parece una bicicleta muy bonita, con un color verde menta muy llamativo.

¿Llevas apoyo logístico fuera de cada etapa?

He contratado los servicios de Asistencias Willy, un equipo especializado en este tipo de pruebas, que me prestan servicio de mecánica y fisioterapia después de cada etapa, excepto en la etapa maratón, que no está permitido. Además, cuentan con una gran experiencia en la Titan y sus consejos serán fundamentales.

¿Eres el primer melillense que va a hacer la Titan Desert?

Hasta hace poco pensaba que era el primero, pero en 2012 la hizo otro melillense, aunque compitió con un equipo de Granada. No soy el primero, pero sin duda alguna soy el primero que la hará luciendo el nombre de Melilla.

¿Con qué apoyos has contado en la ciudad para hacer una prueba que requiere una gran inversión?

He tenido la suerte de tener el apoyo de varias empresas locales, como son CRD Inmo-gestión, Global Center, LOHER, Gravity Bikes, La Compañía, Entrenamientos 180º, Olympic Center, UFPMelilla y la Federación Melillense de Ciclismo. Además, Melilla Deporte me ha suministrado ropa deportiva y de viaje.

No está nada mal. Pensemos ya en el 5 de mayo, justo un día después de acabar la Titan, ¿qué piensas hacer entonces?

Descansar unos días, porque el ritmo de vida compaginando trabajo, vida familiar y entrenamientos es muy complicado. Y después, entrenar para terminar el circuito melillense de ciclismo de montaña y de carretera, e intentar ir en septiembre a los Juegos Europeos de Policías y Bomberos en Algeciras, en la modadlidad de XCO. Y, por último, con más tranquilidad, empezar a darle forma al siguiente proyecto, que me gustaría que fuese hacer un equipo con varios ciclistas de Melilla para volver a la Titan Desert.   

Nos has puesto los dientes largos con lo de la bici, la podrías sortear al finalizar la carrera.

Es una de las ideas que tengo en mente. Haré un sorteo, con los dos últimos números de la rifa de La Caridad, a 50 euros el número. Así recupero parte de lo que me he gastado (bromea).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

.

Javi Iglesias, un melillense en la Titan Desert

  • El domingo inicia en Boumalne Dades la carrera de bicicleta de montaña más dura del mundo

El domingo comienza en Marruecos, concretamente en Boumalne Dades, la prueba más dura del mundo de mountain bike, la Titan Desert. Por delante, hasta llegar a Maadid, seis etapas inigualables que se disputarán en la zona de Errachidia, en el desierto marroquí. Y este año habrá un melillense en carrera, Javi Iglesias. Antes de partir hacia la carrera ha estado con nosotros y nos ha explicado qué le lleva a lanzarse a esta aventura.

¿Cuál es la motivación que te lleva a hacer la Titan Desert?

Siempre he sido amante del ciclismo y cuando vi hace unos años un resumen en Teledeporte de la Titan, me dije a mí mismo: “Algún día la tengo que hacer”. Y este año se ha dado la posibilidad y no me lo pensé.

Del dicho al hecho aquí hay bastante distancia. ¿Cómo te has preparado?

En verano del año pasado empezamos con los primeros entrenamientos, que servían como base. Entre medias, ha habido varias pruebas, pero la preparación siempre ha ido enfocada a la Titan. Entreno seis días a la semana, alternando bicicleta de carretera con la de montaña. Contraté los servicios de Triki Beltrán para la preparación, y la verdad es que el salto cualitativo ha sido muy bueno. Además, me he puesto en manos de un nutricionista especializado en ciclismo.

"He trabajado muchísimo la concentración y el no desistir en cumplir el objetivo marcado"

A todo esto, habrá que sumar un entrenamiento mental porque la empresa se plantea muy dura, ¿no?

Por supuesto que sí, es casi más importante que la preparación física. He tenido sesiones de entrenamiento muy largas, con climatología muy adversa, subidas interminables, mucho viento en contra… En definitiva, he trabajado muchísimo la concentración y el no desistir en cumplir el objetivo marcado cada día.

Y cómo crees que va a ser ese día a día.

Creo que cada día va a tener varias fases. Por un lado, la etapa en sí, con todo lo que conlleva: desayuno, calentamiento, etapa y llegada a meta. Ahí es donde hay que estar más concentrado. Una vez finalice la etapa, es momento de relajarse, comer y beber bien, analizar el día siguiente y, sobre todo, descansar lo suficiente para afrontar de la mejor manera posible la próxima etapa.

En el ciclismo muchas veces es fundamental la colaboración de otros corredores para aguantar en carrera o para planificar el desarrollo de la etapa. Tú compites solo, pero ¿cuentas o esperas el apoyo de otros ciclistas?

La Titan se caracteriza por su carácter solidario. Hay un grupo selecto de participantes que van a disputar la clasificación general y esos están en otro nivel. El resto de participantes van con la misma idea que yo y seguro que encuentro colaboración en muchos de ellos. En principio, cuento con el apoyo de Damián Aragón, un amigo de Madrid con el que compartiré haima y que, en principio, hemos hablado de ir juntos el mayor tiempo posible. Pero luego pueden pasar muchas cosas en carrera y nunca se sabe.

Otro aspecto fundamental de la Titan es la bici. ¿Qué máquina llevas y por qué te has decantado por ella?

Voy con una Orbea OIZ de doble suspensión. Está considerada una de las mejores bicicletas del mundo, y se caracteriza por su comodidad, su reactividad y su gran rendimiento. Y, sobre todo, porque me parece una bicicleta muy bonita, con un color verde menta muy llamativo.

¿Llevas apoyo logístico fuera de cada etapa?

He contratado los servicios de Asistencias Willy, un equipo especializado en este tipo de pruebas, que me prestan servicio de mecánica y fisioterapia después de cada etapa, excepto en la etapa maratón, que no está permitido. Además, cuentan con una gran experiencia en la Titan y sus consejos serán fundamentales.

¿Eres el primer melillense que va a hacer la Titan Desert?

Hasta hace poco pensaba que era el primero, pero en 2012 la hizo otro melillense, aunque compitió con un equipo de Granada. No soy el primero, pero sin duda alguna soy el primero que la hará luciendo el nombre de Melilla.

¿Con qué apoyos has contado en la ciudad para hacer una prueba que requiere una gran inversión?

He tenido la suerte de tener el apoyo de varias empresas locales, como son CRD Inmo-gestión, Global Center, LOHER, Gravity Bikes, La Compañía, Entrenamientos 180º, Olympic Center, UFPMelilla y la Federación Melillense de Ciclismo. Además, Melilla Deporte me ha suministrado ropa deportiva y de viaje.

No está nada mal. Pensemos ya en el 5 de mayo, justo un día después de acabar la Titan, ¿qué piensas hacer entonces?

Descansar unos días, porque el ritmo de vida compaginando trabajo, vida familiar y entrenamientos es muy complicado. Y después, entrenar para terminar el circuito melillense de ciclismo de montaña y de carretera, e intentar ir en septiembre a los Juegos Europeos de Policías y Bomberos en Algeciras, en la modadlidad de XCO. Y, por último, con más tranquilidad, empezar a darle forma al siguiente proyecto, que me gustaría que fuese hacer un equipo con varios ciclistas de Melilla para volver a la Titan Desert.   

Nos has puesto los dientes largos con lo de la bici, la podrías sortear al finalizar la carrera.

Es una de las ideas que tengo en mente. Haré un sorteo, con los dos últimos números de la rifa de La Caridad, a 50 euros el número. Así recupero parte de lo que me he gastado (bromea).                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

.