A la UD Melilla solo le queda agarrarse a las matemáticas

MED 16-04-2018 - UD Melilla

  • El tropiezo en Mérida deja muy tocado a equipo y afición cuando restan 12 puntos por jugarse y el equipo se mantiene a 3 puntos del Extremadura, que le tiene el gol average ganado

El domingo salió mal para la UD Melilla, pero podía haber sido aún peor. Las esperanzas son pocas y para muchos, ningunas. Pero los números dejan abierto un resquicio al que agarrarse. El equipo perdió por la mañana un choque que tenía ganado y controlado (2-1). Y por la tarde, durante muchos minutos, vio el playoff imposible, aunque a las ocho de la tarde el Real Murcia le echó una mano y queda agarrarse a esas matemáticas.

Esto tiene explicación, real pero muy difícil de limar la desventaja. Quedan 12 puntos por disputarse y la UD Melilla está a 3 del cuarto puesto, en manos del Extremadura, equipo que le tiene ganado el gol average a los de Manolo Herrero. Es decir, la desventaja es de 4. Se podría decir, por lo tanto, que los de Rafa Martín Vázquez les aventajan en dos partidos. Lo dicho, muy muy difícil, pero quedan cuatro por delante.

De ahí el mensaje del presidente azulino, Luis Manuel Rincón, en su cuenta de Twitter: “Yo no bajo los brazos, aún estamos a tiempo”. La esperanza es lo último que se pierde. Y esa esperanza está en lo mal que lo pueda hacer el Extremadura y lo bien que lo pueda hacer el Melilla.

El primer tiempo ante el Mérida, con el 0-1, de Yacine, fue esperanzador en juego y resultado. En el segundo tiempo, a raíz del cambio del atacante Pedro Vázquez por el defensor Mahanan, motivado por cuestiones físicas, fue para olvidar. La casta y las ganas de los emeritenses decantaron la balanza de su lado. Pero hay esperanza cuando uno mira al Extremadura, que fue ganando 0-2 en Nueva Condomina y dominó al Real Murcia, pero en el 84 empezó a perder el partido y lo acabó de tirar en el descuento (3-2).

En otras palabras, las matemáticas están ahí y los sueños del Melilla pasan por ganar y que el Extremadura sigan patinando. Muy muy difícil, pero hay números. El próximo fin de semana los azulinos reciben a un Córdoba B que está en descenso, a 2 puntos del playout y a 3 de la permanencia, y los azulgranas son anfitriones ante un Villanovense que sigue con el objetivo de la Copa del Rey entre ceja y ceja.

A la UD Melilla solo le queda agarrarse a las matemáticas

  • El tropiezo en Mérida deja muy tocado a equipo y afición cuando restan 12 puntos por jugarse y el equipo se mantiene a 3 puntos del Extremadura, que le tiene el gol average ganado

El domingo salió mal para la UD Melilla, pero podía haber sido aún peor. Las esperanzas son pocas y para muchos, ningunas. Pero los números dejan abierto un resquicio al que agarrarse. El equipo perdió por la mañana un choque que tenía ganado y controlado (2-1). Y por la tarde, durante muchos minutos, vio el playoff imposible, aunque a las ocho de la tarde el Real Murcia le echó una mano y queda agarrarse a esas matemáticas.

Esto tiene explicación, real pero muy difícil de limar la desventaja. Quedan 12 puntos por disputarse y la UD Melilla está a 3 del cuarto puesto, en manos del Extremadura, equipo que le tiene ganado el gol average a los de Manolo Herrero. Es decir, la desventaja es de 4. Se podría decir, por lo tanto, que los de Rafa Martín Vázquez les aventajan en dos partidos. Lo dicho, muy muy difícil, pero quedan cuatro por delante.

De ahí el mensaje del presidente azulino, Luis Manuel Rincón, en su cuenta de Twitter: “Yo no bajo los brazos, aún estamos a tiempo”. La esperanza es lo último que se pierde. Y esa esperanza está en lo mal que lo pueda hacer el Extremadura y lo bien que lo pueda hacer el Melilla.

El primer tiempo ante el Mérida, con el 0-1, de Yacine, fue esperanzador en juego y resultado. En el segundo tiempo, a raíz del cambio del atacante Pedro Vázquez por el defensor Mahanan, motivado por cuestiones físicas, fue para olvidar. La casta y las ganas de los emeritenses decantaron la balanza de su lado. Pero hay esperanza cuando uno mira al Extremadura, que fue ganando 0-2 en Nueva Condomina y dominó al Real Murcia, pero en el 84 empezó a perder el partido y lo acabó de tirar en el descuento (3-2).

En otras palabras, las matemáticas están ahí y los sueños del Melilla pasan por ganar y que el Extremadura sigan patinando. Muy muy difícil, pero hay números. El próximo fin de semana los azulinos reciben a un Córdoba B que está en descenso, a 2 puntos del playout y a 3 de la permanencia, y los azulgranas son anfitriones ante un Villanovense que sigue con el objetivo de la Copa del Rey entre ceja y ceja.