Melilla Baloncesto se reencuentra con su mejor versión ante Cáceres (94-65)

CMB 14-04-2018 - Melilla Baloncesto

  • Los azulinos igualaron el récord de triples de la temporada y se acercan más a lograr el factor cancha en los playoffs de ascenso

El Club Melilla Baloncesto volvió a reencontrarse con su mejor versión para imponerse de manera clara por 94-65 a un Cáceres Patrimonio de la Humanidad que pagó en exceso todos los problemas físicos con los que se presentaba en el Javier Imbroda. Los melillenses divirtieron a su afición y volvieron a igualar por segunda ocasión en esta temporada, el récord de triples del club en LEB Oro. El más destacado del equipo fue Diego Kapelan con 23 créditos de valoración.

El partido comenzaba de forma inédita en el Javier Imbroda, desde la banda en el centro de la pista ante la violación cacereña en el salto, y con la presencia de Diego Kapelan ejerciendo de base ante la baja por lesión de Miki Servera.  A pesar de fallar sus tres primeros lanzamientos, Djuran se erigía en la principal via de anotación azulina y con ocho puntos lanzaba 13-4 a los azulinos y obligaba a Ñete Bohigas a solicitar su primer tiempo muerto. Pero Melilla Baloncesto estaba muy enchufado desde el triple. Hasta siete llegó a convertir en este primer cuarto. Precisamente el séptimo, obra de Durán en un contraataque que enloqueció a los aficionados presentes en el Javier Imbroda, ponía el más veinte en el marcador (29-9). Diferencia que se redujo con la canasta de Keshinro al final del primer acto al que se llegó con un ilusionante 29-11 en el electrónico.

El ritmo de juego bajó considerablemente en el inicio del segundo cuarto, algo que perjudico notablemente a los azulinos que entraron en un intercambio de canastas que no le interesaba y que permitía a los verdinegros mantenerse en partido (39-21, min. 17). Cuando más espeso estaba el Decano apareció la combinación balcánica formada por Kapelan y Djuran para lanzar a los de Alejandro Alcoba de nuevo por encima de la veintena de puntos (52-30) al final de la primera mitad.

Le costó arrancar en la reanudación al conjunto de la Ciudad Autónoma. Más que en el plano ofensivo, en el defensivo. Las facilidades en el rebote que concedían a los cacereños se plasmaban en un 59-48 a falta de poco más de dos minutos para el final del tercer cuarto. Y cuando peor pintaba el partido para los intereses azulinos, de nuevo la combinación balcánica de Kapelan y Djuran resurgía para dar tranquilidad y recuperar una de las mejores versiones del Melilla Baloncesto esta temporada y que le ponía el encuentro de cara finalizado el tercer periodo (76-55).

El último cuarto tuvo poca historia. Un Cáceres Patrimonio de la Humanidad que comenzaba a pagar en exceso los problemas físicos sufridos durante toda la semana en varios de sus jugadores, ante un cuadro melillense que crecía en la figura de jugadores menos habituales como Fall, Lucas o Rubio. El 94-65 final, no refleja otra cosa que la superioridad azulina que recupera además sensaciones con su segunda victoria consecutiva y que acerca un poco más el factor cancha en esa primera ronda de Playoffs.

Melilla Baloncesto se reencuentra con su mejor versión ante Cáceres (94-65)

  • Los azulinos igualaron el récord de triples de la temporada y se acercan más a lograr el factor cancha en los playoffs de ascenso

El Club Melilla Baloncesto volvió a reencontrarse con su mejor versión para imponerse de manera clara por 94-65 a un Cáceres Patrimonio de la Humanidad que pagó en exceso todos los problemas físicos con los que se presentaba en el Javier Imbroda. Los melillenses divirtieron a su afición y volvieron a igualar por segunda ocasión en esta temporada, el récord de triples del club en LEB Oro. El más destacado del equipo fue Diego Kapelan con 23 créditos de valoración.

El partido comenzaba de forma inédita en el Javier Imbroda, desde la banda en el centro de la pista ante la violación cacereña en el salto, y con la presencia de Diego Kapelan ejerciendo de base ante la baja por lesión de Miki Servera.  A pesar de fallar sus tres primeros lanzamientos, Djuran se erigía en la principal via de anotación azulina y con ocho puntos lanzaba 13-4 a los azulinos y obligaba a Ñete Bohigas a solicitar su primer tiempo muerto. Pero Melilla Baloncesto estaba muy enchufado desde el triple. Hasta siete llegó a convertir en este primer cuarto. Precisamente el séptimo, obra de Durán en un contraataque que enloqueció a los aficionados presentes en el Javier Imbroda, ponía el más veinte en el marcador (29-9). Diferencia que se redujo con la canasta de Keshinro al final del primer acto al que se llegó con un ilusionante 29-11 en el electrónico.

El ritmo de juego bajó considerablemente en el inicio del segundo cuarto, algo que perjudico notablemente a los azulinos que entraron en un intercambio de canastas que no le interesaba y que permitía a los verdinegros mantenerse en partido (39-21, min. 17). Cuando más espeso estaba el Decano apareció la combinación balcánica formada por Kapelan y Djuran para lanzar a los de Alejandro Alcoba de nuevo por encima de la veintena de puntos (52-30) al final de la primera mitad.

Le costó arrancar en la reanudación al conjunto de la Ciudad Autónoma. Más que en el plano ofensivo, en el defensivo. Las facilidades en el rebote que concedían a los cacereños se plasmaban en un 59-48 a falta de poco más de dos minutos para el final del tercer cuarto. Y cuando peor pintaba el partido para los intereses azulinos, de nuevo la combinación balcánica de Kapelan y Djuran resurgía para dar tranquilidad y recuperar una de las mejores versiones del Melilla Baloncesto esta temporada y que le ponía el encuentro de cara finalizado el tercer periodo (76-55).

El último cuarto tuvo poca historia. Un Cáceres Patrimonio de la Humanidad que comenzaba a pagar en exceso los problemas físicos sufridos durante toda la semana en varios de sus jugadores, ante un cuadro melillense que crecía en la figura de jugadores menos habituales como Fall, Lucas o Rubio. El 94-65 final, no refleja otra cosa que la superioridad azulina que recupera además sensaciones con su segunda victoria consecutiva y que acerca un poco más el factor cancha en esa primera ronda de Playoffs.