En septiembre de 1947 visitaba el Álvarez Claro un campeón de Primera División, el Valencia

Antonio G. Jáuregui 10-04-2018 - Historia

  • Este encuentro amistoso se llevó a cabo para conmemorar las fiestas patronales de la ciudad

  • En 1948 la UD Melilla disputó un partido, también amistoso, con el Real Madrid en el viejo Chamartín

  • A finales de los años cuarenta llegaron a Melilla las retransmisiones radiofónicas y empezó a proliferar el fútbol modesto

Una semana más seguimos repasando la historia del balompié melillense, y hoy vamos con la cuarta parada en los años cuarenta. El ascenso a Segunda División en esa década se jugaba en tres fases: la regular, la intermedia y la final. Dependiendo de la clasificación en la fase regular, se obtenía el derecho a participar en la siguiente fase y, superada la intermedia, se accedía a la fase final. La UD Melilla en las temporadas 1945-46, 1946-47 y 1947-48 consiguió jugar la fase regular; en la 1945-46, la intermedia; y las fases finales de la 1946-47 y la 1947-48, pero sin conseguir el ansiado ascenso a Segunda División.

No obstante, los años de 1946, 1947 y 1948 fueron tres años de éxito generalizado en el fútbol del norte de África.

El 29 de enero de 1946, con ocasión de la visita a Melilla del CD Málaga para disputar un partido de Liga de la fase intermedia, se desplazó un equipo de Radio Nacional de España de Málaga para retransmitir por primera vez un encuentro de fútbol en la ciudad. En Melilla se empezaron a escuchar los encuentros a través de las ondas en marzo de 1947, con ocasión de un partido de la Selección Española contra la de Irlanda.

En este trienio, las empresas melillenses comenzaban también a anunciar en mayor número sus productos al abrigo del fútbol y las quinielas iban perfeccionando el método y dejó de ser una iniciativa privada, para pasar a ser organizada por el Estado a través del Patronato de Apuestas Deportivas Benéficas.

El fútbol modesto contaba con un sinfín de equipos, unos con la denominación del barrio al que representaban y otros haciendo gala de una fértil imaginación a la hora de adjudicarle nombre. Pequeños Melillenses, Júpiter, Real Altibles, CD Pueblo, CD Cañada, Hércules de la Cañada, Español de Farhana, Veloz, Ataque Seco, Músicos de la Banda Municipal, Juventud Olímpica, Graduada Número 3, Unitaria Número 8 (los nombres de estos últimos respondían a la denominación de los Colegios Públicos o de “balde”), Héroes CF, Volador, Weil, INP... Su campo de actuación, aunque podía ser cualquier explanada, era el campo de fútbol de La Hípica y la Explanada de San Lorenzo.

En junio de 1947, el admirado y recordado Lázaro Fernández, aprovechando un desplazamiento de la UD Melilla a Badalona para jugar un partido de la fase de ascenso, se examinaba como alumno libre en la Escuela Española de Quiromasaje de la Ciudad Condal, obteniendo la calificación de sobresaliente y diploma honorífico. 

Y en las fiestas de septiembre del citado año de 1947, visitaba el Estadio Álvarez Claro el recién proclamado campeón de Liga de la Primera División, el Valencia CF.

El hecho más destacable de 1948 fue la primera visita que la UD Melilla hacía al viejo Chamartín, para enfrentarse en encuentro amistoso al Real Madrid, encuentro que finalizó con la derrota melillista por 4 a 0. En aquellos tiempos en los que no se tenía conocimiento de los jugadores que destacaban en equipos de inferior categoría, aquellos que estaban en la zona alta de la clasificación de sus ligas, era muy normal recibir la invitación de los grandes clubes para observar y fichar en su caso a los jugadores de valía.

(Continuará…)

.

.

.

.

.

.

.

En septiembre de 1947 visitaba el Álvarez Claro un campeón de Primera División, el Valencia

  • Este encuentro amistoso se llevó a cabo para conmemorar las fiestas patronales de la ciudad

  • En 1948 la UD Melilla disputó un partido, también amistoso, con el Real Madrid en el viejo Chamartín

  • A finales de los años cuarenta llegaron a Melilla las retransmisiones radiofónicas y empezó a proliferar el fútbol modesto

Una semana más seguimos repasando la historia del balompié melillense, y hoy vamos con la cuarta parada en los años cuarenta. El ascenso a Segunda División en esa década se jugaba en tres fases: la regular, la intermedia y la final. Dependiendo de la clasificación en la fase regular, se obtenía el derecho a participar en la siguiente fase y, superada la intermedia, se accedía a la fase final. La UD Melilla en las temporadas 1945-46, 1946-47 y 1947-48 consiguió jugar la fase regular; en la 1945-46, la intermedia; y las fases finales de la 1946-47 y la 1947-48, pero sin conseguir el ansiado ascenso a Segunda División.

No obstante, los años de 1946, 1947 y 1948 fueron tres años de éxito generalizado en el fútbol del norte de África.

El 29 de enero de 1946, con ocasión de la visita a Melilla del CD Málaga para disputar un partido de Liga de la fase intermedia, se desplazó un equipo de Radio Nacional de España de Málaga para retransmitir por primera vez un encuentro de fútbol en la ciudad. En Melilla se empezaron a escuchar los encuentros a través de las ondas en marzo de 1947, con ocasión de un partido de la Selección Española contra la de Irlanda.

En este trienio, las empresas melillenses comenzaban también a anunciar en mayor número sus productos al abrigo del fútbol y las quinielas iban perfeccionando el método y dejó de ser una iniciativa privada, para pasar a ser organizada por el Estado a través del Patronato de Apuestas Deportivas Benéficas.

El fútbol modesto contaba con un sinfín de equipos, unos con la denominación del barrio al que representaban y otros haciendo gala de una fértil imaginación a la hora de adjudicarle nombre. Pequeños Melillenses, Júpiter, Real Altibles, CD Pueblo, CD Cañada, Hércules de la Cañada, Español de Farhana, Veloz, Ataque Seco, Músicos de la Banda Municipal, Juventud Olímpica, Graduada Número 3, Unitaria Número 8 (los nombres de estos últimos respondían a la denominación de los Colegios Públicos o de “balde”), Héroes CF, Volador, Weil, INP... Su campo de actuación, aunque podía ser cualquier explanada, era el campo de fútbol de La Hípica y la Explanada de San Lorenzo.

En junio de 1947, el admirado y recordado Lázaro Fernández, aprovechando un desplazamiento de la UD Melilla a Badalona para jugar un partido de la fase de ascenso, se examinaba como alumno libre en la Escuela Española de Quiromasaje de la Ciudad Condal, obteniendo la calificación de sobresaliente y diploma honorífico. 

Y en las fiestas de septiembre del citado año de 1947, visitaba el Estadio Álvarez Claro el recién proclamado campeón de Liga de la Primera División, el Valencia CF.

El hecho más destacable de 1948 fue la primera visita que la UD Melilla hacía al viejo Chamartín, para enfrentarse en encuentro amistoso al Real Madrid, encuentro que finalizó con la derrota melillista por 4 a 0. En aquellos tiempos en los que no se tenía conocimiento de los jugadores que destacaban en equipos de inferior categoría, aquellos que estaban en la zona alta de la clasificación de sus ligas, era muy normal recibir la invitación de los grandes clubes para observar y fichar en su caso a los jugadores de valía.

(Continuará…)

.

.

.

.

.

.

.