Fútbol y toros como vecinos y otras anécdotas balompédicas de los años veinte

Antonio G. Jáuregui 13-02-2018 - Historia

  • El 30 de julio de 1924 se inauguró un coso taurino junto al campo de fútbol de La Hípica y era utilizado habitualmente para perder tiempo si había poniente

A finales de junio de 1924, una selección melillense se desplazaba a la zona francesa de Marruecos para jugar un partido en Uxda, y en septiembre serían recibidos en Melilla. Este partido, fruto de las buenas relaciones entre España y Francia, daría lugar en los años sucesivos a un intercambio de encuentros futbolísticos entre equipos de ambas zonas, produciéndose, además, el fichaje de jugadores, principalmente de jugadores melillenses al fútbol de la zona franco-argelina.  

Tres notas para finalizar 1924. Había dos equipos infantiles con un mismo nombre, Asturias, uno ubicado en el Barrio del Polígono y el otro en el barrio del Real. Se jugaron el derecho a utilizarlo a partido único, resultó ganador el Asturias del Bº Real y el equipo asturiano del Polígono tuvo que cambiar su denominación.

La segunda va de toros. El 30 de julio se inauguró una plaza de toros a continuación del campo de fútbol de La Hípica, dirección Dique Sur. En bastantes ocasiones se programaban el mismo día, a la misma hora, corridas de toros y fútbol. Los días de poniente, solía utilizarse como táctica para perder tiempo, por parte del equipo que iba ganando y jugaba con el viento a favor, el lanzar el balón por encima de la portería contraria y hacerlo caer en la plaza de toros. Lo normal era que el balón fuese devuelto, pero un día no ocurrió así. Vista la tardanza, un aficionado impaciente le gritó a los taurinos, “el día que caiga un toro en el campo de fútbol, tampoco os lo vamos a devolver”.   

Y finalmente destacar que a finales de 1924 comenzaba a destacar en el fútbol infantil, Luis Rioja. Aunque nacido en Haro (La Rioja), se hizo futbolista en Melilla y llegó a nuestra ciudad muy pequeñito. Era hijo del cajero del Banco de España. Destacó en todas las categorías del fútbol melillense. Marchó a estudiar Medicina a Madrid y Zaragoza, militando en el Atlético de Madrid y Real Zaragoza. Con el primero estuvo en Melilla para dos partidos amistosos en 1931, y posteriormente fichó por el Racing de Santander en Primera División (Atlético de Madrid y Zaragoza en esa época jugaban en Segunda División). En 1936, comenzada la Guerra Civil, abandonó el fútbol para dedicarse a la práctica de su profesión de médico especialista en Urología. Fijó su residencia en Zaragoza, ciudad en la que ha dejado una notable saga de expertos urólogos.

Volviendo a la década de los años veinte, en mayo de 1925 el campo de fútbol de La Hípica, muy castigado por el uso militar que se hizo del mismo con motivo de la guerra, sufrió una importante remodelación que prácticamente lo convirtió en un estadio nuevo. Para su inauguración se contrató al Malagueño FC, que se enfrentó a una selección melillense. El partido que se saldó con empate a un gol. Por vez primera, y a partir de este acontecimiento, de manera habitual, los partidos que se disputaban en este estadio serían anunciados en prensa. Hasta entonces la única información del fútbol dominical era un aviso que se ponía en la Plaza de España junto a la Avenida.

El campo de fútbol de La Hípica sería el testigo de todos los grandes acontecimientos futbolísticos de la ciudad hasta la inauguración del estadio Álvarez Claro, en el año de 1945.

(Continuará…)

.

Cartel Marina de Orán, junio de 1925

.

Invitados franceses.

.

Luis Rioja, criado futbolísticamente en Melilla, jugó en el Atlético de Madrid, Zaragoza y Racing de Santander

.

Primer anuncio de un cartel en prensa, con motivo de la inauguración del campo de La Hípica.

.

Público en La Hípica.

.

Carteles anunciadores de partidos en El Telegrama del Rif.

Fútbol y toros como vecinos y otras anécdotas balompédicas de los años veinte

  • El 30 de julio de 1924 se inauguró un coso taurino junto al campo de fútbol de La Hípica y era utilizado habitualmente para perder tiempo si había poniente

A finales de junio de 1924, una selección melillense se desplazaba a la zona francesa de Marruecos para jugar un partido en Uxda, y en septiembre serían recibidos en Melilla. Este partido, fruto de las buenas relaciones entre España y Francia, daría lugar en los años sucesivos a un intercambio de encuentros futbolísticos entre equipos de ambas zonas, produciéndose, además, el fichaje de jugadores, principalmente de jugadores melillenses al fútbol de la zona franco-argelina.  

Tres notas para finalizar 1924. Había dos equipos infantiles con un mismo nombre, Asturias, uno ubicado en el Barrio del Polígono y el otro en el barrio del Real. Se jugaron el derecho a utilizarlo a partido único, resultó ganador el Asturias del Bº Real y el equipo asturiano del Polígono tuvo que cambiar su denominación.

La segunda va de toros. El 30 de julio se inauguró una plaza de toros a continuación del campo de fútbol de La Hípica, dirección Dique Sur. En bastantes ocasiones se programaban el mismo día, a la misma hora, corridas de toros y fútbol. Los días de poniente, solía utilizarse como táctica para perder tiempo, por parte del equipo que iba ganando y jugaba con el viento a favor, el lanzar el balón por encima de la portería contraria y hacerlo caer en la plaza de toros. Lo normal era que el balón fuese devuelto, pero un día no ocurrió así. Vista la tardanza, un aficionado impaciente le gritó a los taurinos, “el día que caiga un toro en el campo de fútbol, tampoco os lo vamos a devolver”.   

Y finalmente destacar que a finales de 1924 comenzaba a destacar en el fútbol infantil, Luis Rioja. Aunque nacido en Haro (La Rioja), se hizo futbolista en Melilla y llegó a nuestra ciudad muy pequeñito. Era hijo del cajero del Banco de España. Destacó en todas las categorías del fútbol melillense. Marchó a estudiar Medicina a Madrid y Zaragoza, militando en el Atlético de Madrid y Real Zaragoza. Con el primero estuvo en Melilla para dos partidos amistosos en 1931, y posteriormente fichó por el Racing de Santander en Primera División (Atlético de Madrid y Zaragoza en esa época jugaban en Segunda División). En 1936, comenzada la Guerra Civil, abandonó el fútbol para dedicarse a la práctica de su profesión de médico especialista en Urología. Fijó su residencia en Zaragoza, ciudad en la que ha dejado una notable saga de expertos urólogos.

Volviendo a la década de los años veinte, en mayo de 1925 el campo de fútbol de La Hípica, muy castigado por el uso militar que se hizo del mismo con motivo de la guerra, sufrió una importante remodelación que prácticamente lo convirtió en un estadio nuevo. Para su inauguración se contrató al Malagueño FC, que se enfrentó a una selección melillense. El partido que se saldó con empate a un gol. Por vez primera, y a partir de este acontecimiento, de manera habitual, los partidos que se disputaban en este estadio serían anunciados en prensa. Hasta entonces la única información del fútbol dominical era un aviso que se ponía en la Plaza de España junto a la Avenida.

El campo de fútbol de La Hípica sería el testigo de todos los grandes acontecimientos futbolísticos de la ciudad hasta la inauguración del estadio Álvarez Claro, en el año de 1945.

(Continuará…)

.

Cartel Marina de Orán, junio de 1925

.

Invitados franceses.

.

Luis Rioja, criado futbolísticamente en Melilla, jugó en el Atlético de Madrid, Zaragoza y Racing de Santander

.

Primer anuncio de un cartel en prensa, con motivo de la inauguración del campo de La Hípica.

.

Público en La Hípica.

.

Carteles anunciadores de partidos en El Telegrama del Rif.