Néstor Orellana: “Vengo con muchas ganas de triunfar”

CVM 11-01-2018 - Voleibol

  • El jugador mejicano viene a aportar variantes en el juego del equipo

El Club Voleibol Melilla cuenta ya desde hoy jueves con los servicios del fichaje Néstor Emmanuel Orellana Hernández, que esta misma noche se va a incorporar a la disciplina del plantel que entrena David Sánchez para preparar el encuentro del próximo sábado ante el UBE L’Illa Grau y poder debutar en Castellón.

Sin embargo, el internacional mexicano, de 26 años y 1’92 de estatura, ha tenido que sufrir una auténtica odisea de viaje para poder llegar a Melilla, tras dos días de viaje. Salió de su país el pasado martes, con destino a Estados Unidos, pero al hacer escala en Texas perdió el avión con destino a Madrid por cuestiones burocráticas.

Ya en la capital de España intentó viajar hoy jueves, en vuelo directo hacia Melilla, a las 11:05 horas, pero las inclemencias del tiempo, con un fuerte vendaval, impidieron que el avión aterrizara en nuestra ciudad, a las 12:50, y cambiar el rumbo hacia Málaga.

Finalmente, Néstor Orellana consiguió llegar al aeropuerto melillense, en vuelo procedente de la capital malagueña a las 16:20 horas, no sin antes sufrir un retraso de dos horas, ya que el avión debía partir a las 13:45 horas y embarcó a las 15:55.

Afortunadamente, ya en suelo melillense, se pronunciaba como nuevo opuesto del Club Voleibol Melilla y afirmó que llega “muy ilusionado y con gran responsabilidad” de jugar en el equipo melillense, “aunque ya estoy enterado de la situación del equipo y del anterior opuesto, pero comprometido con lo que se espera de mí”.

De igual modo, resaltó que “tengo muchas ganas de triunfar en Europa, he estado buscando esta oportunidad, estoy muy agradecido al club por habérmela dado y voy a trabajar todos los días para hacerlo valer”.

Por otro lado, explicó que sus características como jugador no son las del clásico opuesto de voleibol. “Lo que puedo aportar son variantes a la hora de jugar, tanto en el ataque como en otros aspectos, además de visión de juego y apoyo a los compañeros, pues siempre he considerado que el voleibol no es de un solo jugador, sino de equipo, y que la suma de todos es más de lo que aporta uno individualmente”.

También hay que destacar que el jugador es internacional con la selección azteca desde hace seis años y su experiencia en dicho combinado quiera ponerla al servicio del Club Voleibol Melilla. “A pesar de los seis años que llevo jugando con mi país nunca he dejado de aprender, pero a un país nuevo para mí y tengo que adaptarme lo antes posible, pero todo lo que sé debo demostrarlo para que la afición vea qué tipo de jugador soy”.

Reconoció que apenas tendrá tiempo para acoplarse al equipo, “pero, así como me tocó venir hay que tomarlo, y a darle fuerte al próximo rival”.

Precisamente, sobre la odisea de viaje que ha sufrido dijo que “he estado viajando durante dos días, perdí el vuelo de Texas por temas burocráticos, posteriormente el avión intentó aterrizar en Melilla, regresó a Málaga, el segundo intento fue bueno y gracias a Dios ya estamos aquí”,

Néstor Orellana: “Vengo con muchas ganas de triunfar”

  • El jugador mejicano viene a aportar variantes en el juego del equipo

El Club Voleibol Melilla cuenta ya desde hoy jueves con los servicios del fichaje Néstor Emmanuel Orellana Hernández, que esta misma noche se va a incorporar a la disciplina del plantel que entrena David Sánchez para preparar el encuentro del próximo sábado ante el UBE L’Illa Grau y poder debutar en Castellón.

Sin embargo, el internacional mexicano, de 26 años y 1’92 de estatura, ha tenido que sufrir una auténtica odisea de viaje para poder llegar a Melilla, tras dos días de viaje. Salió de su país el pasado martes, con destino a Estados Unidos, pero al hacer escala en Texas perdió el avión con destino a Madrid por cuestiones burocráticas.

Ya en la capital de España intentó viajar hoy jueves, en vuelo directo hacia Melilla, a las 11:05 horas, pero las inclemencias del tiempo, con un fuerte vendaval, impidieron que el avión aterrizara en nuestra ciudad, a las 12:50, y cambiar el rumbo hacia Málaga.

Finalmente, Néstor Orellana consiguió llegar al aeropuerto melillense, en vuelo procedente de la capital malagueña a las 16:20 horas, no sin antes sufrir un retraso de dos horas, ya que el avión debía partir a las 13:45 horas y embarcó a las 15:55.

Afortunadamente, ya en suelo melillense, se pronunciaba como nuevo opuesto del Club Voleibol Melilla y afirmó que llega “muy ilusionado y con gran responsabilidad” de jugar en el equipo melillense, “aunque ya estoy enterado de la situación del equipo y del anterior opuesto, pero comprometido con lo que se espera de mí”.

De igual modo, resaltó que “tengo muchas ganas de triunfar en Europa, he estado buscando esta oportunidad, estoy muy agradecido al club por habérmela dado y voy a trabajar todos los días para hacerlo valer”.

Por otro lado, explicó que sus características como jugador no son las del clásico opuesto de voleibol. “Lo que puedo aportar son variantes a la hora de jugar, tanto en el ataque como en otros aspectos, además de visión de juego y apoyo a los compañeros, pues siempre he considerado que el voleibol no es de un solo jugador, sino de equipo, y que la suma de todos es más de lo que aporta uno individualmente”.

También hay que destacar que el jugador es internacional con la selección azteca desde hace seis años y su experiencia en dicho combinado quiera ponerla al servicio del Club Voleibol Melilla. “A pesar de los seis años que llevo jugando con mi país nunca he dejado de aprender, pero a un país nuevo para mí y tengo que adaptarme lo antes posible, pero todo lo que sé debo demostrarlo para que la afición vea qué tipo de jugador soy”.

Reconoció que apenas tendrá tiempo para acoplarse al equipo, “pero, así como me tocó venir hay que tomarlo, y a darle fuerte al próximo rival”.

Precisamente, sobre la odisea de viaje que ha sufrido dijo que “he estado viajando durante dos días, perdí el vuelo de Texas por temas burocráticos, posteriormente el avión intentó aterrizar en Melilla, regresó a Málaga, el segundo intento fue bueno y gracias a Dios ya estamos aquí”,