El indescifrable mundo del fútbol Juan Moya

El modelo táctico o estilo de juego

12-12-2018

  • Es una cadena de voluntades para conseguir unidos mucho más que separados

Un modelo de juego es una representación mental, basada en una idea del entrenador que la podríamos definir como “una cultura de juego”. Es  una forma de jugar concreta, en función de las características de los jugadores.

En definitiva, es una cadena de voluntades para conseguir unidos mucho más que separados, lo que llamaríamos “jugar de memoria”.

En el fútbol todas las visiones son válidas y la teoría de las tácticas a veces es un camelo. Tú trabajas sobre lo que tienes. La forma de juego, ese vocablo que se asocia con el término estilo, la impone el grupo de jugadores que te encuentras en la plantilla.

Luego el premio llega a los entrenadores que trabajan, y cuando digo trabajan no me refiero únicamente al entrenamiento, ¡no!, con eso no basta, implica además pensar individualmente en cada jugador, buscar fórmulas para enriquecer la progresión de cada futbolista, encontrar la llave que mejore el rendimiento del equipo, dominar las debilidades del rival e incrementar el juego colectivo del equipo.

Pero la pregunta sería: ¿cómo se lleva a cabo el modelo táctico o estilo de juego de un equipo?

1º.- Elección del modelo de juego: ¿Porqué propuesta de juego debemos optar?

¿Modelo de juego igual o diferente a la temporada anterior?

Supongamos que la idea del entrenador fuese la siguiente: Gusto por el buen juego, solidarios, e intenso en todas las acciones del juego.

Para ello lo primero que debemos saber es: con qué jugadores contamos y cuáles son los objetivos del club:

Bloque de jugadores de la temporada anterior con los que contamos.

Incorporaciones de nuevos jugadores.  

Características técnico-tácticas, físicas y emocionales de los que vienen.

Experiencia del jugador en la categoría.

Contexto competitivo en el que nos encontramos: Comparación de fuerzas respecto a equipos de más presupuesto, objetivos a alcanzar (jugar play-off, Copa del Rey, mantener la categoría, sacar valores nuevos de la cantera).

En base a todas estas preguntas y respuestas, comenzamos a construir el Modelo.

 2º.- Construcción de un modelo de juego: ¿Cómo entrenar dicha propuesta?

Supongamos que el entrenador quiere que las características del juego sean las siguientes:

Aspectos ofensivos.

Intentar la mayor posesión de balón, para conservarlo y controlar el juego, valorando los riesgos.

Buscar siempre un buen primer pase de seguridad para dar profundidad y amplitud. Incorporaciones de los hombres de segunda línea y laterales para dar continuidad al juego en campo adversario y sorprender con transiciones rápidas.

Finalizar las acciones con centros y remate.

Aspectos defensivos.

Presión tras pérdidas, de los más cercanos al poseedor del balón.

Si superan nuestra presión, mientras nuestra línea defensiva temporiza, los centrocampistas hacen repliegues intensivos a máxima velocidad, cerrando los espacios en bloque permanente.

Imprescindible ganar segundas jugadas y duelos individuales para darle continuidad al juego en campo contrario y mantenerlos alejados de nuestra meta.

Mucha importancia a las vigilancias defensivas.

Para llevar a cabo todo esto, debemos hacerlo adquiriendo hábitos y automatismos, construyendo ejercicios de asimilación y específicos, a través de juegos aplicativos con trabajos integrados y en espacios reducidos. “Ver es aprender, escuchar es olvidar y practicar es asimilar”, “el hábito se adquiere con la acción”.

¿Cómo conseguirlo?

Haciendo que los jugadoresaprendan los principios de juego que deseamos, transmitiéndoles lo que queremos y modelándoles individual y colectivamente, respetando su creatividad.

Consolidando lo que teníamos, y a la vez, resolviendo situaciones nuevas.

Fortaleciendolas variables psicológicas influyentes en el rendimiento deportivo, y sobre todo creando un “Espíritu de grupo” muy fuerte.

Una vez señalados estos objetivos, pasamos a la acción en las sesiones de entrenamiento y los encuentros amistosos.

3º.- Adaptación al modelo de juego. Inicio de la pretemporada. Objetivos a alcanzar  

En el “stage” de pretemporada, tenemos que poner en práctica durante los partidos amistosos, nuestro modelo de juego propuesto y experimentado durante las sesiones:

Organización defensiva (zona presionante).

Organización ofensiva (posesiones y salida de balón).

Transiciones defensa-ataque.

Transiciones ataque-defensa.

Consolidación de varios sistemas de juego.

Creación de un ambiente para favorecer la cohesión interna del grupo.

4º.- Análisis y reflexión

Terminado el periodo de pretemporada y tras jugar los diferentes encuentros amistosos, analizamos nuestro modelo de juego, por si tuviésemos que retocar algunas cosas.

Solo se pueden vencer las dificultades estando unidos en los triunfos y en los fracasos. Un buen vestuario es la clave del éxito.  

El modelo táctico o estilo de juego

  • Es una cadena de voluntades para conseguir unidos mucho más que separados

Un modelo de juego es una representación mental, basada en una idea del entrenador que la podríamos definir como “una cultura de juego”. Es  una forma de jugar concreta, en función de las características de los jugadores.

En definitiva, es una cadena de voluntades para conseguir unidos mucho más que separados, lo que llamaríamos “jugar de memoria”.

En el fútbol todas las visiones son válidas y la teoría de las tácticas a veces es un camelo. Tú trabajas sobre lo que tienes. La forma de juego, ese vocablo que se asocia con el término estilo, la impone el grupo de jugadores que te encuentras en la plantilla.

Luego el premio llega a los entrenadores que trabajan, y cuando digo trabajan no me refiero únicamente al entrenamiento, ¡no!, con eso no basta, implica además pensar individualmente en cada jugador, buscar fórmulas para enriquecer la progresión de cada futbolista, encontrar la llave que mejore el rendimiento del equipo, dominar las debilidades del rival e incrementar el juego colectivo del equipo.

Pero la pregunta sería: ¿cómo se lleva a cabo el modelo táctico o estilo de juego de un equipo?

1º.- Elección del modelo de juego: ¿Porqué propuesta de juego debemos optar?

¿Modelo de juego igual o diferente a la temporada anterior?

Supongamos que la idea del entrenador fuese la siguiente: Gusto por el buen juego, solidarios, e intenso en todas las acciones del juego.

Para ello lo primero que debemos saber es: con qué jugadores contamos y cuáles son los objetivos del club:

Bloque de jugadores de la temporada anterior con los que contamos.

Incorporaciones de nuevos jugadores.  

Características técnico-tácticas, físicas y emocionales de los que vienen.

Experiencia del jugador en la categoría.

Contexto competitivo en el que nos encontramos: Comparación de fuerzas respecto a equipos de más presupuesto, objetivos a alcanzar (jugar play-off, Copa del Rey, mantener la categoría, sacar valores nuevos de la cantera).

En base a todas estas preguntas y respuestas, comenzamos a construir el Modelo.

 2º.- Construcción de un modelo de juego: ¿Cómo entrenar dicha propuesta?

Supongamos que el entrenador quiere que las características del juego sean las siguientes:

Aspectos ofensivos.

Intentar la mayor posesión de balón, para conservarlo y controlar el juego, valorando los riesgos.

Buscar siempre un buen primer pase de seguridad para dar profundidad y amplitud. Incorporaciones de los hombres de segunda línea y laterales para dar continuidad al juego en campo adversario y sorprender con transiciones rápidas.

Finalizar las acciones con centros y remate.

Aspectos defensivos.

Presión tras pérdidas, de los más cercanos al poseedor del balón.

Si superan nuestra presión, mientras nuestra línea defensiva temporiza, los centrocampistas hacen repliegues intensivos a máxima velocidad, cerrando los espacios en bloque permanente.

Imprescindible ganar segundas jugadas y duelos individuales para darle continuidad al juego en campo contrario y mantenerlos alejados de nuestra meta.

Mucha importancia a las vigilancias defensivas.

Para llevar a cabo todo esto, debemos hacerlo adquiriendo hábitos y automatismos, construyendo ejercicios de asimilación y específicos, a través de juegos aplicativos con trabajos integrados y en espacios reducidos. “Ver es aprender, escuchar es olvidar y practicar es asimilar”, “el hábito se adquiere con la acción”.

¿Cómo conseguirlo?

Haciendo que los jugadoresaprendan los principios de juego que deseamos, transmitiéndoles lo que queremos y modelándoles individual y colectivamente, respetando su creatividad.

Consolidando lo que teníamos, y a la vez, resolviendo situaciones nuevas.

Fortaleciendolas variables psicológicas influyentes en el rendimiento deportivo, y sobre todo creando un “Espíritu de grupo” muy fuerte.

Una vez señalados estos objetivos, pasamos a la acción en las sesiones de entrenamiento y los encuentros amistosos.

3º.- Adaptación al modelo de juego. Inicio de la pretemporada. Objetivos a alcanzar  

En el “stage” de pretemporada, tenemos que poner en práctica durante los partidos amistosos, nuestro modelo de juego propuesto y experimentado durante las sesiones:

Organización defensiva (zona presionante).

Organización ofensiva (posesiones y salida de balón).

Transiciones defensa-ataque.

Transiciones ataque-defensa.

Consolidación de varios sistemas de juego.

Creación de un ambiente para favorecer la cohesión interna del grupo.

4º.- Análisis y reflexión

Terminado el periodo de pretemporada y tras jugar los diferentes encuentros amistosos, analizamos nuestro modelo de juego, por si tuviésemos que retocar algunas cosas.

Solo se pueden vencer las dificultades estando unidos en los triunfos y en los fracasos. Un buen vestuario es la clave del éxito.