El Melilla Baloncesto sabe reaccionar para llevarse el premio de la victoria

CMB 11-11-2017 - Melilla Baloncesto

  • Los de Alejandro Alcoba hicieron un gran último cuarto para terminar imponiéndose en un encuentro en el que fueron a remolque durante mucho tiempo

  • Pablo Almazán tiro de liderazgo para que el triunfo no se fuera del Javier Imbroda

El Melilla Baloncesto vuelve a reencontrarse con la victoria en el Javier Imbroda y suma su segunda consecutiva, tras imponerse esta noche al Sammic Hostelería por 84-77. Los azulinos dejaron los deberes para el final y fue en un gran último cuarto (26-15), donde forjaron su victoria. Pablo Almazán fue sin duda el jugador más destacado de los melillenses al acabar con un doble-doble y 27 créditos de valoración.

Extraño inicio de encuentro el que se producía en el Javier Imbroda. Público y equipos comenzaban muy fríos y eso se notaba en 4-5 con el que se llegaba a los primeros cinco minutos de choque. Los hombres de Alejandro Alcoba no terminaban de meterse en partido, aun así, se mantenían en partido al final del primer cuarto (17-18), a pesar de un Galarreta en modo ametralladora con diez puntos en este periodo.

No mejoró el juego de los de la Ciudad Autónoma en el segundo cuarto. Las segundas oportunidades que daban los melillenses a los vascos, debido a un Sammic Hostelería que cargaba con agresividad el rebote, unido al acierto exterior del conjunto de Azpeitia, daba al conjunto dirigido por Lolo Encinas una ventaja de nueve puntos (22-31). Intentó reaccionar Melilla Baloncesto al final del segundo cuarto, pero no fue suficiente y se marchaba al descanso por debajo en el electrónico (38-46).

En la reanudación las cosas su pusieron aún más complicadas para los de Alejandro Alcoba que veía como Sammic Hosteleria marcaba máxima de partido (40-53), tras un triple de De Ciman. Pero si algo ha demostrado el Decano esta temporada es que nunca tira la toalla. Dani Rodríguez asumía el mando de la situación y de sus manos el equipo le daba la vuelta al marcador (56-55), restando tres minutos para el final del tercer acto. Todo parecía de cara, pero de nuevo aparecieron los fantasmas. Rebotes que se escapan y se van fuera, segundas oportunidades… todo para que los guipuzcoanos se marcharán al último cuarto con una pequeña renta de cuatro puntos (58-62).

El último cuarto fue lo mejor de los melillenses en todo el partido. Pablo Almazán tiraba de liderazgo para contagiar a sus compañeros. El alero nazarí leía perfectamente las situaciones y a base de penetraciones conseguía igualar la contienda (64-64, min. 33). Los de Alejandro Alcoba jugaban sus mejores minutos del choque. Duros en defensa y fluidos en ataque, lograban abrir una pequeña brecha en el marcador (72-66) a cinco minutos para el final. El técnico visitante paraba el encuentro, tras el cual, los vascos endosaban un 0-8 de parcial que les daba de nuevo el mando del encuentro (72-74) a menos de cuatro minutos para el desenlace. Ya había dejado ver algo en el tercer cuarto, pero en los últimos minutos lo bordó. Dani Rodríguez interpretaba a la perfección el bloqueo directo. Cinco puntos del base rompían definitivamente el encuentro (80-74) a dos minutos para el final. Melilla Baloncesto solo tuvo que controlar el partido para acabar imponiéndose por 84-77.

El Melilla Baloncesto sabe reaccionar para llevarse el premio de la victoria

  • Los de Alejandro Alcoba hicieron un gran último cuarto para terminar imponiéndose en un encuentro en el que fueron a remolque durante mucho tiempo

  • Pablo Almazán tiro de liderazgo para que el triunfo no se fuera del Javier Imbroda

El Melilla Baloncesto vuelve a reencontrarse con la victoria en el Javier Imbroda y suma su segunda consecutiva, tras imponerse esta noche al Sammic Hostelería por 84-77. Los azulinos dejaron los deberes para el final y fue en un gran último cuarto (26-15), donde forjaron su victoria. Pablo Almazán fue sin duda el jugador más destacado de los melillenses al acabar con un doble-doble y 27 créditos de valoración.

Extraño inicio de encuentro el que se producía en el Javier Imbroda. Público y equipos comenzaban muy fríos y eso se notaba en 4-5 con el que se llegaba a los primeros cinco minutos de choque. Los hombres de Alejandro Alcoba no terminaban de meterse en partido, aun así, se mantenían en partido al final del primer cuarto (17-18), a pesar de un Galarreta en modo ametralladora con diez puntos en este periodo.

No mejoró el juego de los de la Ciudad Autónoma en el segundo cuarto. Las segundas oportunidades que daban los melillenses a los vascos, debido a un Sammic Hostelería que cargaba con agresividad el rebote, unido al acierto exterior del conjunto de Azpeitia, daba al conjunto dirigido por Lolo Encinas una ventaja de nueve puntos (22-31). Intentó reaccionar Melilla Baloncesto al final del segundo cuarto, pero no fue suficiente y se marchaba al descanso por debajo en el electrónico (38-46).

En la reanudación las cosas su pusieron aún más complicadas para los de Alejandro Alcoba que veía como Sammic Hosteleria marcaba máxima de partido (40-53), tras un triple de De Ciman. Pero si algo ha demostrado el Decano esta temporada es que nunca tira la toalla. Dani Rodríguez asumía el mando de la situación y de sus manos el equipo le daba la vuelta al marcador (56-55), restando tres minutos para el final del tercer acto. Todo parecía de cara, pero de nuevo aparecieron los fantasmas. Rebotes que se escapan y se van fuera, segundas oportunidades… todo para que los guipuzcoanos se marcharán al último cuarto con una pequeña renta de cuatro puntos (58-62).

El último cuarto fue lo mejor de los melillenses en todo el partido. Pablo Almazán tiraba de liderazgo para contagiar a sus compañeros. El alero nazarí leía perfectamente las situaciones y a base de penetraciones conseguía igualar la contienda (64-64, min. 33). Los de Alejandro Alcoba jugaban sus mejores minutos del choque. Duros en defensa y fluidos en ataque, lograban abrir una pequeña brecha en el marcador (72-66) a cinco minutos para el final. El técnico visitante paraba el encuentro, tras el cual, los vascos endosaban un 0-8 de parcial que les daba de nuevo el mando del encuentro (72-74) a menos de cuatro minutos para el desenlace. Ya había dejado ver algo en el tercer cuarto, pero en los últimos minutos lo bordó. Dani Rodríguez interpretaba a la perfección el bloqueo directo. Cinco puntos del base rompían definitivamente el encuentro (80-74) a dos minutos para el final. Melilla Baloncesto solo tuvo que controlar el partido para acabar imponiéndose por 84-77.