La falta de puntería de la UD Melilla impide que los tres puntos se queden en el Álvarez Claro

Ignacio Samper 10-09-2017 - UD Melilla

  • Pedro Vázquez falló un gol a puerta vacía cuando mejor estaba jugando el conjunto visitante

  • Yacine, el mejor del partido, tampoco estuvo acertado en una internada en el área

  • Los de Manolo Herrero salieron en la segunda mitad dominando el balón y generando las ocasiones de gol 

UD Melilla y Real Murcia empataron en la matinal del domingo tras un encuentro muy intenso, pero al que le faltó la esencia de este deporte, el gol. Pimentoneros y melillenses no supieron aprovechar el viento a favor, los unionistas en la primera mitad y los visitantes en la segunda, para hacer subir al electrónico algún tanto.

Pero si alguien hizo un poco más, sobre todo en los segundos 45 minutos, fueron los hombres de Manolo Herrero, que pecaron de falta de puntería y de dar un último pase en condiciones para que los tres puntos se quedaran en el Álvarez Claro.

Durante los primeros 45 minutos la UD Melilla y el Real Murcia imprimieron un ritmo de juego muy intenso que no se concretó con ocasiones de gol. Los pimentoneros iniciaron con un control del esférico y una mayor presencia sobre el marco melillense, y muestra de ese dominio llegó la primera jugada de gol en las botas del mejor de los visitantes en este primer periodo, Víctor Curto. El punta granota realizó un disparo fuerte y cruzado que repelió bien Dani Barrio.

El primer acercamiento local se produjo en el minuto 15, pero la mejor ocasión la tuvo en el minuto 23. Una buena presión de la Yacine ante un mal control de Biel Ribas, provocó que el punta francomarroquí le robara el esférico y se lo sirviera en bandeja a Pedro Vázquez, que no supo definir cuando lo tenía todo a favor y sin portero bajo palo.

A los pocos minutos de esa ocasión, fue el Murcia el que pudo abrir la lata con un nuevo tiro de Curto que, en esta ocasión, repelió Odei a córner. La última oportunidad de esta primera mitad fue para el equipo azulino. Tras una buena cabalgada de Yacine y un pase atrás a Juanma Espinosa, el 8 unionista se la puso a Nando en la frontal para que disparara a portería, lanzamiento que se fue alejado de la meta visitante.

Mejoría azulina

A la vuelta de los vestuarios el equipo azulino dio un paso adelante para hacerse amo y señor del esférico. La salida de Lolo Garrido aportó una consistencia en el centro del campo que obligaba a los murcianos a buscar las bandas sin demasiado acierto. Y aunque el equipo granota tenía en esta ocasión el viento a favor, no tiró ni una sola vez desde fuera del área.

A pesar del dominio unionista, el marcador no se movía por la falta de acierto en un último pase que diera opción a adelantarse en el marcador. Es más, hasta el minuto 70 no se produjo ningún acercamiento relevante en ninguna de las dos porterías. A partir de ese momento los de Manolo Herrero demostraron que sí querían llevarse los tres puntos.

Lolo Garrido tuvo una buena oportunidad de fusilar al meta rival, pero en vez de eso prefirió hacer un pase de la muerte a Juanma Espinosa, que incomprensiblemente dejó pasar el balón hacia un compañero que sólo el debería haber visto, pues nadie le acompañaba en el ataque. Un minuto después, Yacine, se internó en el área, pero su potente disparo fue repelido por el meta pimentonero.

El Murcia solo lograba inquietar, que no generar peligro, en jugadas a balón parado. A falta de 10 minutos para el final del partido, Juanma Espinosa centró un balón al corazón del área, pero el pase golpeó en un zaguero visitante, que despistó a su cancerbero, y casi supuso el 1-0; el larguero impidió que sucediera tal circunstancia.

Al final un reparto de puntos que puede parecer justo pero que tras lo visto sobre el terreno de juego debió llevarse la UD Melilla.

I.S.V.

I.S.V.

La falta de puntería de la UD Melilla impide que los tres puntos se queden en el Álvarez Claro

  • Pedro Vázquez falló un gol a puerta vacía cuando mejor estaba jugando el conjunto visitante

  • Yacine, el mejor del partido, tampoco estuvo acertado en una internada en el área

  • Los de Manolo Herrero salieron en la segunda mitad dominando el balón y generando las ocasiones de gol 

UD Melilla y Real Murcia empataron en la matinal del domingo tras un encuentro muy intenso, pero al que le faltó la esencia de este deporte, el gol. Pimentoneros y melillenses no supieron aprovechar el viento a favor, los unionistas en la primera mitad y los visitantes en la segunda, para hacer subir al electrónico algún tanto.

Pero si alguien hizo un poco más, sobre todo en los segundos 45 minutos, fueron los hombres de Manolo Herrero, que pecaron de falta de puntería y de dar un último pase en condiciones para que los tres puntos se quedaran en el Álvarez Claro.

Durante los primeros 45 minutos la UD Melilla y el Real Murcia imprimieron un ritmo de juego muy intenso que no se concretó con ocasiones de gol. Los pimentoneros iniciaron con un control del esférico y una mayor presencia sobre el marco melillense, y muestra de ese dominio llegó la primera jugada de gol en las botas del mejor de los visitantes en este primer periodo, Víctor Curto. El punta granota realizó un disparo fuerte y cruzado que repelió bien Dani Barrio.

El primer acercamiento local se produjo en el minuto 15, pero la mejor ocasión la tuvo en el minuto 23. Una buena presión de la Yacine ante un mal control de Biel Ribas, provocó que el punta francomarroquí le robara el esférico y se lo sirviera en bandeja a Pedro Vázquez, que no supo definir cuando lo tenía todo a favor y sin portero bajo palo.

A los pocos minutos de esa ocasión, fue el Murcia el que pudo abrir la lata con un nuevo tiro de Curto que, en esta ocasión, repelió Odei a córner. La última oportunidad de esta primera mitad fue para el equipo azulino. Tras una buena cabalgada de Yacine y un pase atrás a Juanma Espinosa, el 8 unionista se la puso a Nando en la frontal para que disparara a portería, lanzamiento que se fue alejado de la meta visitante.

Mejoría azulina

A la vuelta de los vestuarios el equipo azulino dio un paso adelante para hacerse amo y señor del esférico. La salida de Lolo Garrido aportó una consistencia en el centro del campo que obligaba a los murcianos a buscar las bandas sin demasiado acierto. Y aunque el equipo granota tenía en esta ocasión el viento a favor, no tiró ni una sola vez desde fuera del área.

A pesar del dominio unionista, el marcador no se movía por la falta de acierto en un último pase que diera opción a adelantarse en el marcador. Es más, hasta el minuto 70 no se produjo ningún acercamiento relevante en ninguna de las dos porterías. A partir de ese momento los de Manolo Herrero demostraron que sí querían llevarse los tres puntos.

Lolo Garrido tuvo una buena oportunidad de fusilar al meta rival, pero en vez de eso prefirió hacer un pase de la muerte a Juanma Espinosa, que incomprensiblemente dejó pasar el balón hacia un compañero que sólo el debería haber visto, pues nadie le acompañaba en el ataque. Un minuto después, Yacine, se internó en el área, pero su potente disparo fue repelido por el meta pimentonero.

El Murcia solo lograba inquietar, que no generar peligro, en jugadas a balón parado. A falta de 10 minutos para el final del partido, Juanma Espinosa centró un balón al corazón del área, pero el pase golpeó en un zaguero visitante, que despistó a su cancerbero, y casi supuso el 1-0; el larguero impidió que sucediera tal circunstancia.

Al final un reparto de puntos que puede parecer justo pero que tras lo visto sobre el terreno de juego debió llevarse la UD Melilla.

I.S.V.

I.S.V.