La UD Melilla regresa de Cartagena con las manos vacías

UDM 03-09-2017 - UD Melilla

  • Los azulinos son penalizados en exceso, y de nuevo, por dos tantos evitables de Moussa Camara y Míchel Zabaco

  • Empataron a manos de Espinosa a falta de seis minutos, pero la alegría del empate duró apenas un suspiro

RAÚL VELASCO-SPORTCARTAGENA

La UD Melilla se vuelve de vacío de Cartagena. Los de Manolo Herrero cosechan su primera derrota del campeonato en un partido muy intenso y disputado, con dominio alterno de ambos equipos pero con una mayor seguridad sobre el verde de los locales. Los de Monteagudo se sintieron mucho más cómodos que los norteafricanos, especialmente en la primera mitad, gracias al tempranero gol de Moussa, que les permitió navegar con el viento a favor.

A pesar de que en la segunda parte la tónica del equipo visitante cambió, la reacción fue tardía e insuficiente. Aunque los melillenses lograron empatar en el minuto 84, apenas un par de minutos más tarde Míchel Zabaco haría explotar de júbilo las gradas de Cartagonova. 2 a 1 y vuelta a la ciudad autónoma. La feria será de intenso trabajo para los unionistas si quieren plantar cara a otro de los equipos más sólidos del Grupo IV, el Real Murcia de Manolo Sanlúcar. Contarán ante ellos con una ventaja que es una desgracia para los azulinos: no tienen Copa del Rey entre semana.

Un comienzo albinegro

El inicio del partido de hoy ha sido, sin lugar a dudas, albinegro. Los de Alberto Monteagudo quisieron hacerse, desde el pitido inicial, con el dominio del encuentro. Para ello, adelantaron mucho su presión, saltando al campo con una actitud bastante agresiva que les procuró algunos acercamientos de peligro.

En la escuadra local, de plantilla bien larga, hubo varias rotaciones en el once, aunque la más reseñable quizá fuese la de Moussa Cámara en la punta de ataque. En el centro del campo, Monteagudo apiló a un gran número de peloteros (Hugo Rodríguez, Chavero, Cristo y Poley, protegidos por Sergio Jiménez), buscando quitar la pelota al Melilla. Al principio lo consiguió.

Justo cuando parecía que el equipo melillense empezaba a sacudirse la presión rival (especialmente gracias al trabajo y llegadas con peligro de Nacho Aznar y Yacine, dos de los más activos del partido), el Cartagena asestó un casi mortal mazazo al club norteafricano. De nuevo en un despiste de la zaga, y tras una mala cesión de un defensor unionista, un Hugo Rodríguez muy atento tomaba el balón en una desguarecida banda izquierda, toda para él. La cesión del jerezano desde este costado al corazón del área acabaría con un remate plácido de Moussa Camara, que con toda la portería para él, no falló.

A partir de entonces (era el minuto 18 de encuentro), se sucedieron los mejores momentos del Cartagena, aunque estuvieron salpicados con algunos de cierta brillantez de los melillenses, pero siempre insuficientes e inconsistentes. Sin hacer mucho más que los visitantes, los albinegros dominaban la contienda. Hasta la defensa local, que había sido criticada por encajar muchos goles, volvía a mostrarse todo lo sólida que llegó a ser la pasada campaña en ciertas fases del campeonato.

El propio Moussa, que ya anotó un gol la pasada jornada, estuvo a punto de hacer su segundo tanto de la mañana tras realizar una gran jugada, todo esto antes de marchar a vestuarios. Con la fuerza y garra que caracteriza al joven punta, se fue de hasta tres zagueros azulinos, pero su chut se encontró con las manoplas de Dani Barrio.

La última ocasión de este primera mitad, sin embargo, la tuvo en sus pies Josu Ibarbia, que con un genial disparo de libre directo desde la frontal del área estuvo a punto de redimirse de su imprecisión en el 1 a 0. Gajes del oficio.

Cierto cambio

Los segundos 45 minutos empezaron algo diferentes a los primeros, con una UD Melilla que, poco a poco, iba creyéndoselo. A pesar de ello, jugar con la espada de Damocles que representaba la enorme calidad a la contra de los jugadores cartageneros, no encontraban la manera de dar un paso contundente al frente en busca de la puerta de Pau Torres.

Manolo Herrero no se quiso dar por vencido y, tras retirar a Nando del campo y hacer debutar a Boateng, introdujo una defensa de tres para dar alas al equipo. Introdujo a Pedro Vázquez y Zelu, dos hombres con los que buscaba dar aire a su escuadra por las bandas.

Lo consiguió en cierto modo la UD Melilla, que se mostró algo más incisiva que en la primera mitad. A base de garra y tesón llegaron los unionistas al área rival, y después de varios acercamientos, Juanma Espinosa lograba empatar la contienda.

Después de una jugada del conjunto norteafricano en su banda derecha, y de un centro de Zelu desde este mismo lateral, el centrocampista Juanma Espinosa recogía el balón en el área para hacer el tanto del empate. Apenas quedaban seis minutos para el término del choque y los azulinos ya se podían dar por medio satisfechos con un punto muy trabajado.

Pese a ello, la alegría no duró mucho. Tan sólo tres minutos más tarde, y a la salida de un córner, la falta de seguridad y contundencia en un libre directo volvió a condenar a los nuestros. Una vez más de rechace, una vez más sin la oposición adecuada, Míchel Zabaco cazaba una bola suelta muy cerca de meta para acabar anotando el 2 a 1 definitivo. Doloroso castigo para una UD Melilla que volvió a pagar cara su falta de contundencia defensiva en determinadas acciones.

FICHA TÉCNICA

FC Cartagena: Pau Torres, Óscar Ramírez, Jesús Álvaro, Alberto Aguilar, Míchel Zabaco, Sergio Jiménez, Poley (Cordero, 55’), Chavero, Moussa (Aketxe, 59’), Cristo y Hugo Rodríguez (Álvaro González, 74’).

UD Melilla: Dani Barrio, Ibarbia (Pedro Vázquez, 73’), Jilmar, Odei, Richi, Lolo Garrido, Juanma Espinosa, Nando (Boateng, 63’), Rubén Martínez (Zelu, 73’), Nacho Aznar y Yacine.

Goles: 1-0, minuto 18: Moussa Camara. 1-1, minuto 84: Juanma Espinosa. 2-1, minuto 87: Míchel Zabaco.

Árbitro: Víctor Rives Leal, del Comité Valenciano. Amonestó por parte local a Poley, Jiménez, Aketxe y Cordero; y por parte visitante a Ibarbia y Yacine.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo IV de Segunda B, disputado en el Estadio Cartagonova ante más de 5.500 espectadores.

RAÚL VELASCO-SPORTCARTAGENA

La UD Melilla regresa de Cartagena con las manos vacías

  • Los azulinos son penalizados en exceso, y de nuevo, por dos tantos evitables de Moussa Camara y Míchel Zabaco

  • Empataron a manos de Espinosa a falta de seis minutos, pero la alegría del empate duró apenas un suspiro

La UD Melilla se vuelve de vacío de Cartagena. Los de Manolo Herrero cosechan su primera derrota del campeonato en un partido muy intenso y disputado, con dominio alterno de ambos equipos pero con una mayor seguridad sobre el verde de los locales. Los de Monteagudo se sintieron mucho más cómodos que los norteafricanos, especialmente en la primera mitad, gracias al tempranero gol de Moussa, que les permitió navegar con el viento a favor.

A pesar de que en la segunda parte la tónica del equipo visitante cambió, la reacción fue tardía e insuficiente. Aunque los melillenses lograron empatar en el minuto 84, apenas un par de minutos más tarde Míchel Zabaco haría explotar de júbilo las gradas de Cartagonova. 2 a 1 y vuelta a la ciudad autónoma. La feria será de intenso trabajo para los unionistas si quieren plantar cara a otro de los equipos más sólidos del Grupo IV, el Real Murcia de Manolo Sanlúcar. Contarán ante ellos con una ventaja que es una desgracia para los azulinos: no tienen Copa del Rey entre semana.

Un comienzo albinegro

El inicio del partido de hoy ha sido, sin lugar a dudas, albinegro. Los de Alberto Monteagudo quisieron hacerse, desde el pitido inicial, con el dominio del encuentro. Para ello, adelantaron mucho su presión, saltando al campo con una actitud bastante agresiva que les procuró algunos acercamientos de peligro.

En la escuadra local, de plantilla bien larga, hubo varias rotaciones en el once, aunque la más reseñable quizá fuese la de Moussa Cámara en la punta de ataque. En el centro del campo, Monteagudo apiló a un gran número de peloteros (Hugo Rodríguez, Chavero, Cristo y Poley, protegidos por Sergio Jiménez), buscando quitar la pelota al Melilla. Al principio lo consiguió.

Justo cuando parecía que el equipo melillense empezaba a sacudirse la presión rival (especialmente gracias al trabajo y llegadas con peligro de Nacho Aznar y Yacine, dos de los más activos del partido), el Cartagena asestó un casi mortal mazazo al club norteafricano. De nuevo en un despiste de la zaga, y tras una mala cesión de un defensor unionista, un Hugo Rodríguez muy atento tomaba el balón en una desguarecida banda izquierda, toda para él. La cesión del jerezano desde este costado al corazón del área acabaría con un remate plácido de Moussa Camara, que con toda la portería para él, no falló.

A partir de entonces (era el minuto 18 de encuentro), se sucedieron los mejores momentos del Cartagena, aunque estuvieron salpicados con algunos de cierta brillantez de los melillenses, pero siempre insuficientes e inconsistentes. Sin hacer mucho más que los visitantes, los albinegros dominaban la contienda. Hasta la defensa local, que había sido criticada por encajar muchos goles, volvía a mostrarse todo lo sólida que llegó a ser la pasada campaña en ciertas fases del campeonato.

El propio Moussa, que ya anotó un gol la pasada jornada, estuvo a punto de hacer su segundo tanto de la mañana tras realizar una gran jugada, todo esto antes de marchar a vestuarios. Con la fuerza y garra que caracteriza al joven punta, se fue de hasta tres zagueros azulinos, pero su chut se encontró con las manoplas de Dani Barrio.

La última ocasión de este primera mitad, sin embargo, la tuvo en sus pies Josu Ibarbia, que con un genial disparo de libre directo desde la frontal del área estuvo a punto de redimirse de su imprecisión en el 1 a 0. Gajes del oficio.

Cierto cambio

Los segundos 45 minutos empezaron algo diferentes a los primeros, con una UD Melilla que, poco a poco, iba creyéndoselo. A pesar de ello, jugar con la espada de Damocles que representaba la enorme calidad a la contra de los jugadores cartageneros, no encontraban la manera de dar un paso contundente al frente en busca de la puerta de Pau Torres.

Manolo Herrero no se quiso dar por vencido y, tras retirar a Nando del campo y hacer debutar a Boateng, introdujo una defensa de tres para dar alas al equipo. Introdujo a Pedro Vázquez y Zelu, dos hombres con los que buscaba dar aire a su escuadra por las bandas.

Lo consiguió en cierto modo la UD Melilla, que se mostró algo más incisiva que en la primera mitad. A base de garra y tesón llegaron los unionistas al área rival, y después de varios acercamientos, Juanma Espinosa lograba empatar la contienda.

Después de una jugada del conjunto norteafricano en su banda derecha, y de un centro de Zelu desde este mismo lateral, el centrocampista Juanma Espinosa recogía el balón en el área para hacer el tanto del empate. Apenas quedaban seis minutos para el término del choque y los azulinos ya se podían dar por medio satisfechos con un punto muy trabajado.

Pese a ello, la alegría no duró mucho. Tan sólo tres minutos más tarde, y a la salida de un córner, la falta de seguridad y contundencia en un libre directo volvió a condenar a los nuestros. Una vez más de rechace, una vez más sin la oposición adecuada, Míchel Zabaco cazaba una bola suelta muy cerca de meta para acabar anotando el 2 a 1 definitivo. Doloroso castigo para una UD Melilla que volvió a pagar cara su falta de contundencia defensiva en determinadas acciones.

FICHA TÉCNICA

FC Cartagena: Pau Torres, Óscar Ramírez, Jesús Álvaro, Alberto Aguilar, Míchel Zabaco, Sergio Jiménez, Poley (Cordero, 55’), Chavero, Moussa (Aketxe, 59’), Cristo y Hugo Rodríguez (Álvaro González, 74’).

UD Melilla: Dani Barrio, Ibarbia (Pedro Vázquez, 73’), Jilmar, Odei, Richi, Lolo Garrido, Juanma Espinosa, Nando (Boateng, 63’), Rubén Martínez (Zelu, 73’), Nacho Aznar y Yacine.

Goles: 1-0, minuto 18: Moussa Camara. 1-1, minuto 84: Juanma Espinosa. 2-1, minuto 87: Míchel Zabaco.

Árbitro: Víctor Rives Leal, del Comité Valenciano. Amonestó por parte local a Poley, Jiménez, Aketxe y Cordero; y por parte visitante a Ibarbia y Yacine.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada del Grupo IV de Segunda B, disputado en el Estadio Cartagonova ante más de 5.500 espectadores.