Melilla vibra con la victoria de España ante a Senegal tras un gran tercer cuarto (80-69)

Ignacio Samper 19-08-2017 - Baloncesto

  • La primera parte del partido estuvo marcada por la igualdad entre ambas selecciones

  • Tras el descanso los hombres de Scariolo se gustaron y ampliaron la ventaja gracias a un parcial 10-0

El pabellón Javier vibró con el partido disputado entre la selección española de baloncesto y la senegalí. Un encuentro marcado por dos partes bien diferenciadas. La primera, en la que la igualdad imperó en el marcador, y la segunda, en la que España se gustó y logró zafarse de la intensidad física visitante. Finalmente la falta de acierto de los senegaleses y la acumulación de faltas, unido a un gran Pau Gasol y un Ricky Rubio estelar, propició que España se alzara con una nueva victoria en la ciudad autónoma por una diferencia de 11 puntos (80-69).

Durante el primer cuarto la selección española no fue capaz de imponer un ritmo constante que le permitiera distanciarse en el marcador. Tanto es así, que los africanos arrancaron el encuentro con una marcha más y con dos triples consecutivos de Maurice Ndour los alejaban en el electrónico. Una rápida reacción española supuso recortar distancias, e incluso ponerse por delante pero sin tomar ventaja.

La igualdad imperó durante estos diez primeros minutos en los que Senegal volvió a tomar una ventaja a falta de pocos minutos para la conclusión del cuarto. Al final, una buena internada del Chacho Rodríguez propició que los de Scariolo se pusieran por delante en el marcador por la mínima (23-22).

Durante el segundo cuarto la historia apenas cambió. La igualdad se hizo patente desde el inicio, pero a mitad del cuarto los senegaleses se distanciaron en el electrónico gracias a su acierto desde el tiro exterior. En el ecuador de este periodo, los africanos se situaron con cuatro puntos de diferencia (32-36).

Pero la Selección Española se benefició de la acumulación de faltas del conjunto senegalés para ir recortando distancias desde la línea de tiro libre. Tanto es así que el conjunto español le dio la vuelta al resultado a falta de 45 segundos (39-38), precisamente gracias al acierto desde la línea de 4,60. Al descanso se llegó con una ligera ventaja de España (41-38).

Mejora defensiva y anotadora

Con la vuelta de los vestuarios a cosa cambió radicalmente. Un triple de Marc Gasol recibía una rápida réplica de Ndour, el mejor de su equipo, pero a partir de ahí la intensidad defensiva española tuvo sus frutos y asfixió el ataque senegalés. A partir de ese momento España empezó a alejarse en el electrónico hasta situarse en el ecuador del cuarto a cinco puntos. Los de Scariolo empezaron a gustarse y Pau corroboró esa mejoría machacando el aro. A falta de 3:25, la selección nacional había incrementado la distancia en el marcador en siete puntos.

Senegal había perdido su potencial exterior y seguían cargándose de faltas, dos circunstancias que favorecieron que España se alejara, en parte gracias a dos triples consecutivos de Juan Carlos Navarro, llegando a obtener un parcial favorable de 10-0. Al finalizar este tercer cuarto España se alejaba de 14 puntos de los africanos (64-50).

Con el marcador a favor y el viento de cara, España no tuvo ningún problema en ser igual de efectivo que atractivo. Sergio Rodríguez no dudaba en correr el contraataque y con los hombres grandes llegando en transición, llegaban canastas rápidas. Ndour volvía a ser el hombre resolutivo para intentar parar el vendaval rojo y los 16 puntos de ventaja se fueron reduciendo. El 74-66 provocó que Scariolo pidiera tiempo muerto, y solicitara más trabajo defensivo. Y así ocurrió: el partido frenó su producción ofensiva pero sin peligrar la victoria en ningún momento. Ricky anotó dos tiros libres (sus puntos 13 y 14), mientras que Pau firmaba un 9+13 muy meritorio.  Un triple de Joan Sastre ponía el marcador final en 80-67 asegurado la tercera victoria de España en esta Ruta Ñ2017.

FBE

FEB

FEB

Melilla vibra con la victoria de España ante a Senegal tras un gran tercer cuarto (80-69)

  • La primera parte del partido estuvo marcada por la igualdad entre ambas selecciones

  • Tras el descanso los hombres de Scariolo se gustaron y ampliaron la ventaja gracias a un parcial 10-0

El pabellón Javier vibró con el partido disputado entre la selección española de baloncesto y la senegalí. Un encuentro marcado por dos partes bien diferenciadas. La primera, en la que la igualdad imperó en el marcador, y la segunda, en la que España se gustó y logró zafarse de la intensidad física visitante. Finalmente la falta de acierto de los senegaleses y la acumulación de faltas, unido a un gran Pau Gasol y un Ricky Rubio estelar, propició que España se alzara con una nueva victoria en la ciudad autónoma por una diferencia de 11 puntos (80-69).

Durante el primer cuarto la selección española no fue capaz de imponer un ritmo constante que le permitiera distanciarse en el marcador. Tanto es así, que los africanos arrancaron el encuentro con una marcha más y con dos triples consecutivos de Maurice Ndour los alejaban en el electrónico. Una rápida reacción española supuso recortar distancias, e incluso ponerse por delante pero sin tomar ventaja.

La igualdad imperó durante estos diez primeros minutos en los que Senegal volvió a tomar una ventaja a falta de pocos minutos para la conclusión del cuarto. Al final, una buena internada del Chacho Rodríguez propició que los de Scariolo se pusieran por delante en el marcador por la mínima (23-22).

Durante el segundo cuarto la historia apenas cambió. La igualdad se hizo patente desde el inicio, pero a mitad del cuarto los senegaleses se distanciaron en el electrónico gracias a su acierto desde el tiro exterior. En el ecuador de este periodo, los africanos se situaron con cuatro puntos de diferencia (32-36).

Pero la Selección Española se benefició de la acumulación de faltas del conjunto senegalés para ir recortando distancias desde la línea de tiro libre. Tanto es así que el conjunto español le dio la vuelta al resultado a falta de 45 segundos (39-38), precisamente gracias al acierto desde la línea de 4,60. Al descanso se llegó con una ligera ventaja de España (41-38).

Mejora defensiva y anotadora

Con la vuelta de los vestuarios a cosa cambió radicalmente. Un triple de Marc Gasol recibía una rápida réplica de Ndour, el mejor de su equipo, pero a partir de ahí la intensidad defensiva española tuvo sus frutos y asfixió el ataque senegalés. A partir de ese momento España empezó a alejarse en el electrónico hasta situarse en el ecuador del cuarto a cinco puntos. Los de Scariolo empezaron a gustarse y Pau corroboró esa mejoría machacando el aro. A falta de 3:25, la selección nacional había incrementado la distancia en el marcador en siete puntos.

Senegal había perdido su potencial exterior y seguían cargándose de faltas, dos circunstancias que favorecieron que España se alejara, en parte gracias a dos triples consecutivos de Juan Carlos Navarro, llegando a obtener un parcial favorable de 10-0. Al finalizar este tercer cuarto España se alejaba de 14 puntos de los africanos (64-50).

Con el marcador a favor y el viento de cara, España no tuvo ningún problema en ser igual de efectivo que atractivo. Sergio Rodríguez no dudaba en correr el contraataque y con los hombres grandes llegando en transición, llegaban canastas rápidas. Ndour volvía a ser el hombre resolutivo para intentar parar el vendaval rojo y los 16 puntos de ventaja se fueron reduciendo. El 74-66 provocó que Scariolo pidiera tiempo muerto, y solicitara más trabajo defensivo. Y así ocurrió: el partido frenó su producción ofensiva pero sin peligrar la victoria en ningún momento. Ricky anotó dos tiros libres (sus puntos 13 y 14), mientras que Pau firmaba un 9+13 muy meritorio.  Un triple de Joan Sastre ponía el marcador final en 80-67 asegurado la tercera victoria de España en esta Ruta Ñ2017.

FBE

FEB

FEB