Carlos Gómez: “Tanto el club como Melilla me han sorprendido muy positivamente”

UDM 13-07-2017 - UD Melilla

  • El preparador físico del club cuenta a la página de la UD Melilla sus impresiones en esta primera semana de trabajo

  • Los jugadores azulinos han retomado hoy los entrenamientos en otra sesión centrada en su readaptación física

La UD Melilla ha disputado esta mañana su cuarto entrenamiento desde que arrancase la pretemporada y Carlos Gómez, flamante preparador físico del club, ya ha dejado sus primeras palabras para la página web azulina. El jiennense dice sentirse “muy cómodo e ilusionado en Melilla”, tanto la ciudad como el club le han sorprendido “muy positivamente” y se muestra con “muchas ganas de ayudar al equipo”.

A sus 28 años, y antes de recalar en el conjunto unionista, Carlos Gómez Herrera tenía hecha su vida en Jaén. Trabajando como preparador físico de varios equipos y con una plaza de empleo fija, este joven profesional lo dejó todo al recibir la llamada de Manolo Herrero. “Lo dejé todo atrás, no me lo pensé. Ya conocí de primera mano el trabajo de Manolo en el Real Jaén y sabía que este año podía ser muy importante e ilusionante con el Melilla. No me lo podía perder”, ha reconocido.

El nuevo ‘prepa’ ha estado ligado siempre al mundo del fútbol. Aunque primeramente lo hiciese como jugador, debutando en Tercera, finalmente acabó dejando su práctica por los estudios. En su casa había mamado este deporte desde bien pequeño (su hermano Nando es todo un clásico de la 2ªB con 30 encuentros en 2ª), y después de acabar su carrera -Ciencias de la Actividad Física y del Deporte- encaminó definitivamente su formación a este mundillo, realizando un máster en “Preparación Física y Readaptación de lesiones”.

Hoy, se encuentra en un club “donde se está trabajando muy bien”. Admite que al principio no pensaba que un equipo como la U.D. Melilla pudiese tener un equipo de trabajo como el que actualmente posee: “Trabajar con el material que cuenta el club, como por ejemplo los GPS para la medición del rendimiento, es una gozada. Se ve que esta es una directiva que se preocupa por los detalles, algo que yo mismo he comprobado. Están encima tuya ayudándote en lo que pueden, yo por ejemplo no puedo tener queja hasta el momento”, ha señalado.

Admite además que, hasta la fecha, está bastante satisfecho con lo visto sobre el verde: “No todo el mundo ha llegado al mismo nivel, con algunos he comenzado a trabajar dietas individualizadas, pero la mayor parte de los futbolistas han llegado en bastante buena forma. Poco a poco estamos subiendo la intensidad del trabajo, y ya el próximo lunes comenzaremos con una doble sesión”, ha comentado Gómez.

Expone que “aún existen las distancias con los futbolistas, porque no se ha generado ese vínculo de unión más fuerte que nos dará el tiempo y el trabajo, pero hasta hoy la relación profesional es genial, ellos están poniendo su parte para empezar lo mejor posible el año y eso me facilita la tarea”.

Dice sentirse muy cómodo a la hora de trabajar con Manolo Herrero  y también con su filosofía de juego: “Ya os estaréis dando cuenta que Manolo, desde el primer día, ya ha echado el balón al suelo. Esta semana estamos trabajando bastante la posesión del esférico, buscando tener una mayor amplitud de espacios sobre el campo, algo que persigue siempre el míster. Aun así, nuestro objetivo primordial ahora mismo es readaptarnos físicamente lo mejor posible”, ha concluido el preparador físico unionista.

Cuarta sesión de trabajo

Las jornadas pasan, ya llegamos a jueves y la UD Melilla va elevando, poco a poco, su nivel de intensidad en los entrenamientos. Esta mañana han comenzado su trabajo con una prolongada sesión en el gimnasio dedicada a mejorar la fuerza (básica) de los futbolistas. Hay que coger un buen fondo físico para lo que viene.

Ya sobre el césped del estadio melillense han trabajado la posesión del esférico en un ejercicio con cambios de rol incluidos. Finalizaron con un partidillo en espacio reducido.

Para mañana está programado un cambio de horario y lugar de entrenamiento en el club azulino. Los azulinos bajarán a la Espiguera en horario vespertino, aprovechando la mañana libre para realizar sus pertinentes análisis sanguíneos en la Clínica Rusadir.

Carlos Gómez: “Tanto el club como Melilla me han sorprendido muy positivamente”

  • El preparador físico del club cuenta a la página de la UD Melilla sus impresiones en esta primera semana de trabajo

  • Los jugadores azulinos han retomado hoy los entrenamientos en otra sesión centrada en su readaptación física

La UD Melilla ha disputado esta mañana su cuarto entrenamiento desde que arrancase la pretemporada y Carlos Gómez, flamante preparador físico del club, ya ha dejado sus primeras palabras para la página web azulina. El jiennense dice sentirse “muy cómodo e ilusionado en Melilla”, tanto la ciudad como el club le han sorprendido “muy positivamente” y se muestra con “muchas ganas de ayudar al equipo”.

A sus 28 años, y antes de recalar en el conjunto unionista, Carlos Gómez Herrera tenía hecha su vida en Jaén. Trabajando como preparador físico de varios equipos y con una plaza de empleo fija, este joven profesional lo dejó todo al recibir la llamada de Manolo Herrero. “Lo dejé todo atrás, no me lo pensé. Ya conocí de primera mano el trabajo de Manolo en el Real Jaén y sabía que este año podía ser muy importante e ilusionante con el Melilla. No me lo podía perder”, ha reconocido.

El nuevo ‘prepa’ ha estado ligado siempre al mundo del fútbol. Aunque primeramente lo hiciese como jugador, debutando en Tercera, finalmente acabó dejando su práctica por los estudios. En su casa había mamado este deporte desde bien pequeño (su hermano Nando es todo un clásico de la 2ªB con 30 encuentros en 2ª), y después de acabar su carrera -Ciencias de la Actividad Física y del Deporte- encaminó definitivamente su formación a este mundillo, realizando un máster en “Preparación Física y Readaptación de lesiones”.

Hoy, se encuentra en un club “donde se está trabajando muy bien”. Admite que al principio no pensaba que un equipo como la U.D. Melilla pudiese tener un equipo de trabajo como el que actualmente posee: “Trabajar con el material que cuenta el club, como por ejemplo los GPS para la medición del rendimiento, es una gozada. Se ve que esta es una directiva que se preocupa por los detalles, algo que yo mismo he comprobado. Están encima tuya ayudándote en lo que pueden, yo por ejemplo no puedo tener queja hasta el momento”, ha señalado.

Admite además que, hasta la fecha, está bastante satisfecho con lo visto sobre el verde: “No todo el mundo ha llegado al mismo nivel, con algunos he comenzado a trabajar dietas individualizadas, pero la mayor parte de los futbolistas han llegado en bastante buena forma. Poco a poco estamos subiendo la intensidad del trabajo, y ya el próximo lunes comenzaremos con una doble sesión”, ha comentado Gómez.

Expone que “aún existen las distancias con los futbolistas, porque no se ha generado ese vínculo de unión más fuerte que nos dará el tiempo y el trabajo, pero hasta hoy la relación profesional es genial, ellos están poniendo su parte para empezar lo mejor posible el año y eso me facilita la tarea”.

Dice sentirse muy cómodo a la hora de trabajar con Manolo Herrero  y también con su filosofía de juego: “Ya os estaréis dando cuenta que Manolo, desde el primer día, ya ha echado el balón al suelo. Esta semana estamos trabajando bastante la posesión del esférico, buscando tener una mayor amplitud de espacios sobre el campo, algo que persigue siempre el míster. Aun así, nuestro objetivo primordial ahora mismo es readaptarnos físicamente lo mejor posible”, ha concluido el preparador físico unionista.

Cuarta sesión de trabajo

Las jornadas pasan, ya llegamos a jueves y la UD Melilla va elevando, poco a poco, su nivel de intensidad en los entrenamientos. Esta mañana han comenzado su trabajo con una prolongada sesión en el gimnasio dedicada a mejorar la fuerza (básica) de los futbolistas. Hay que coger un buen fondo físico para lo que viene.

Ya sobre el césped del estadio melillense han trabajado la posesión del esférico en un ejercicio con cambios de rol incluidos. Finalizaron con un partidillo en espacio reducido.

Para mañana está programado un cambio de horario y lugar de entrenamiento en el club azulino. Los azulinos bajarán a la Espiguera en horario vespertino, aprovechando la mañana libre para realizar sus pertinentes análisis sanguíneos en la Clínica Rusadir.