Gonzalo González, apuesta de futuro para la portería azulina

UDM 05-07-2017 - UD Melilla

  • El joven melillense firma por tres temporadas con la UD Melilla, será tercer arquero del primer equipo y guardameta del equipo filial

  • Luisma Rincón agradece la predisposición de su anterior club, el Rusadir, para permitir al meta cumplir con su sueño

La UD Melilla no solo apuesta por el presente, sino que también planea con meticulosidad su futuro a medio/largo plazo. En dicha planificación hay guardado un sitio especial para los jóvenes talentos de la tierra, algo que ha quedado demostrado esta misma mañana al anunciarse un acuerdo por tres temporadas con el guardameta local Gonzalo González, desde Benjamín portero de las selecciones melillenses de fútbol, fútbol playa y fútbol sala en todas sus categorías.  

Con apenas 17 años, este pasado mes de junio debutó con la selección nacional de fútbol playa sub 21. A pesar de su precocidad, la seguridad, destreza y soltura bajo palos de este meta evidencian que el chico es un adelantado a su edad y que vive por y para esto.

Aunque sea pronto para vaticinar el futuro futbolístico de Gonzalo, hasta la fecha no ha tenido rival bajo palos en los equipos en los que ha militado, algo que ha levantado el interés de varios equipos peninsulares. Este final de temporada fue el Málaga CF quien llamó a su puerta y le reclamó para hacerle unas pruebas, pero finalmente va a quedarse en el club que ama, la UD Melilla.

El menudo meta melillense ha sido esta pasada campaña, su segunda como juvenil (1ª por edad), arquero titular de los dos ‘Rusadir’: del que participaba en División de Honor y del que militaba en Liga Nacional, consiguiendo salvar un buen puñado de puntos con sus actuaciones.

Cabe recordar que este joven futbolista ya había participado con la Peña Barcelonista en esta última categoría (la temporada anterior) a pesar de ser cadete de segundo año. Antes, Gonzalo se había formado futbolísticamente en la Peña Madridista V Centenario.

En la campaña previa, y de manera voluntaria, realizó la pretemporada con la UD Melilla. Además, cada vez que podía y los estudios le dejaban, subía al Álvarez Claro para “seguir aprendiendo”, como él mismo repetía cada vez que volvía al campo. Este año todo ese talento y pasión por el fútbol le ha granjeado el tercer puesto de la portería de su equipo, del club con el que verdaderamente quiere hacerse grande.

A priori, Gonzalo tendrá ficha con el filial unionista, la Peña Real Madrid de Melilla, pero será convocado por el primer equipo siempre que su míster, Manolo Herrero, así lo requiera.

Agradecimientos al Rusadir

Tras anunciarse la contratación de Gonzalo como tercer portero azulino lo primero que ha hecho el presidente de la entidad, Luisma Rincón, ha sido agradecer la “tremenda comprensión de su club de origen y sus representantes Yamili y Terri”, que han liberado al futbolista de su vínculo con la escuadra colegial para que pudiese firmar con el primer equipo de la ciudad. En esta ocasión ha pesado más el escuchar los deseos del futbolista, algo siempre digno de elogio y reconocimiento.

Gonzalo González, apuesta de futuro para la portería azulina

  • El joven melillense firma por tres temporadas con la UD Melilla, será tercer arquero del primer equipo y guardameta del equipo filial

  • Luisma Rincón agradece la predisposición de su anterior club, el Rusadir, para permitir al meta cumplir con su sueño

La UD Melilla no solo apuesta por el presente, sino que también planea con meticulosidad su futuro a medio/largo plazo. En dicha planificación hay guardado un sitio especial para los jóvenes talentos de la tierra, algo que ha quedado demostrado esta misma mañana al anunciarse un acuerdo por tres temporadas con el guardameta local Gonzalo González, desde Benjamín portero de las selecciones melillenses de fútbol, fútbol playa y fútbol sala en todas sus categorías.  

Con apenas 17 años, este pasado mes de junio debutó con la selección nacional de fútbol playa sub 21. A pesar de su precocidad, la seguridad, destreza y soltura bajo palos de este meta evidencian que el chico es un adelantado a su edad y que vive por y para esto.

Aunque sea pronto para vaticinar el futuro futbolístico de Gonzalo, hasta la fecha no ha tenido rival bajo palos en los equipos en los que ha militado, algo que ha levantado el interés de varios equipos peninsulares. Este final de temporada fue el Málaga CF quien llamó a su puerta y le reclamó para hacerle unas pruebas, pero finalmente va a quedarse en el club que ama, la UD Melilla.

El menudo meta melillense ha sido esta pasada campaña, su segunda como juvenil (1ª por edad), arquero titular de los dos ‘Rusadir’: del que participaba en División de Honor y del que militaba en Liga Nacional, consiguiendo salvar un buen puñado de puntos con sus actuaciones.

Cabe recordar que este joven futbolista ya había participado con la Peña Barcelonista en esta última categoría (la temporada anterior) a pesar de ser cadete de segundo año. Antes, Gonzalo se había formado futbolísticamente en la Peña Madridista V Centenario.

En la campaña previa, y de manera voluntaria, realizó la pretemporada con la UD Melilla. Además, cada vez que podía y los estudios le dejaban, subía al Álvarez Claro para “seguir aprendiendo”, como él mismo repetía cada vez que volvía al campo. Este año todo ese talento y pasión por el fútbol le ha granjeado el tercer puesto de la portería de su equipo, del club con el que verdaderamente quiere hacerse grande.

A priori, Gonzalo tendrá ficha con el filial unionista, la Peña Real Madrid de Melilla, pero será convocado por el primer equipo siempre que su míster, Manolo Herrero, así lo requiera.

Agradecimientos al Rusadir

Tras anunciarse la contratación de Gonzalo como tercer portero azulino lo primero que ha hecho el presidente de la entidad, Luisma Rincón, ha sido agradecer la “tremenda comprensión de su club de origen y sus representantes Yamili y Terri”, que han liberado al futbolista de su vínculo con la escuadra colegial para que pudiese firmar con el primer equipo de la ciudad. En esta ocasión ha pesado más el escuchar los deseos del futbolista, algo siempre digno de elogio y reconocimiento.