Los objetivos de Auday: el ascenso y volver a llenar el pabellón

V.M.H./D.G.A. 02-06-2017 - Melilla Baloncesto

  • El presidente del Melilla Baloncesto ha ofrecido hoy su primera rueda de prensa tras ser reelegido y ha confirmado que Alejandro Alcoba seguirá siendo el entrenador

  • Quiere saber el apoyo económico que aportará la Ciudad, los plazos de remodelación del pabellón, pero sobre todo si se modificará o no la normativa de acceso a la ACB

Ascenso a la ACB y recuperar la ilusión de la afición. Son los dos objetivos principales de Jaime Auday en su nuevo mandato al frente del Melilla Baloncesto. Así de claro lo ha dicho en su primera comparecencia tras ser reelegido. Y también ha puesto de manifiesto que para lograrlo seguirá confiando en Alejandro Alcoba. Sin olvidar que hay más premisas necesarias para alcanzar sus metas: conocer el apoyo económico de la Ciudad Autónoma y la remodelación del pabellón. Y de fondo, un condicionante, que se cambien de una vez las normas de acceso a la ACB.

“Tengo dos objetivos”, así ha comenzado su alocución ante la prensa. “El primero es el ascenso. Tengo la ilusión y las ganas de llevar el club a la ACB. Y, el segundo, volver a traer a la gente al pabellón”. En este último apartado, reconoce que se ha suspendido con medias de solo 600-700 espectadores y reitera que “el equipo necesita el sustento de la afición”. Confía en lograr una afluencia media de 1.500 a 2.000 aficionados.

Aquí añade que “una de las mejores maneras de atraer a la gente es la motivación del ascenso a la ACB y que el gobierno de la Ciudad Autónoma cumpla con hacer el pabellón”.

“Confiamos en el mismo técnico”, ha respondido cuando se le ha preguntado por la continuidad de Alejandro Alcoba. Su intención es reunirse hoy mismo con el coach melillense o a más tardar el lunes. “El contrato no está firmado”, pero aclara que “seguro que Alejandro está trabajando por su cuenta para proponerme jugadores y su cuerpo técnico”. Y subraya que el club no va a contar con la figura de director deportivo.

La confección de la plantilla de momento no le preocupa, hay margen y los playoffs no han terminado. Sus temores o dudas vienen cuando se habla de normativas de ascenso y demás parapetos burocráticos. “Es una vergüenza que a estas alturas todavía no se sepan las condiciones de ascenso para esta temporada”, ha sido una de sus frases en este sentido. O “si sigue la misma normativa no hay ningún tipo de ilusión, al menos para mí”. E incluso se atreve a aventurar que “si no podemos ascender, no merece la pena competir”. Pero prefiere no ser derrotista en este sentido y confía en la intervención del Consejo Superior de Deportes, que “ponga los papeles sobre la mesa y tome una determinación”.

Los objetivos de Auday: el ascenso y volver a llenar el pabellón

  • El presidente del Melilla Baloncesto ha ofrecido hoy su primera rueda de prensa tras ser reelegido y ha confirmado que Alejandro Alcoba seguirá siendo el entrenador

  • Quiere saber el apoyo económico que aportará la Ciudad, los plazos de remodelación del pabellón, pero sobre todo si se modificará o no la normativa de acceso a la ACB

Ascenso a la ACB y recuperar la ilusión de la afición. Son los dos objetivos principales de Jaime Auday en su nuevo mandato al frente del Melilla Baloncesto. Así de claro lo ha dicho en su primera comparecencia tras ser reelegido. Y también ha puesto de manifiesto que para lograrlo seguirá confiando en Alejandro Alcoba. Sin olvidar que hay más premisas necesarias para alcanzar sus metas: conocer el apoyo económico de la Ciudad Autónoma y la remodelación del pabellón. Y de fondo, un condicionante, que se cambien de una vez las normas de acceso a la ACB.

“Tengo dos objetivos”, así ha comenzado su alocución ante la prensa. “El primero es el ascenso. Tengo la ilusión y las ganas de llevar el club a la ACB. Y, el segundo, volver a traer a la gente al pabellón”. En este último apartado, reconoce que se ha suspendido con medias de solo 600-700 espectadores y reitera que “el equipo necesita el sustento de la afición”. Confía en lograr una afluencia media de 1.500 a 2.000 aficionados.

Aquí añade que “una de las mejores maneras de atraer a la gente es la motivación del ascenso a la ACB y que el gobierno de la Ciudad Autónoma cumpla con hacer el pabellón”.

“Confiamos en el mismo técnico”, ha respondido cuando se le ha preguntado por la continuidad de Alejandro Alcoba. Su intención es reunirse hoy mismo con el coach melillense o a más tardar el lunes. “El contrato no está firmado”, pero aclara que “seguro que Alejandro está trabajando por su cuenta para proponerme jugadores y su cuerpo técnico”. Y subraya que el club no va a contar con la figura de director deportivo.

La confección de la plantilla de momento no le preocupa, hay margen y los playoffs no han terminado. Sus temores o dudas vienen cuando se habla de normativas de ascenso y demás parapetos burocráticos. “Es una vergüenza que a estas alturas todavía no se sepan las condiciones de ascenso para esta temporada”, ha sido una de sus frases en este sentido. O “si sigue la misma normativa no hay ningún tipo de ilusión, al menos para mí”. E incluso se atreve a aventurar que “si no podemos ascender, no merece la pena competir”. Pero prefiere no ser derrotista en este sentido y confía en la intervención del Consejo Superior de Deportes, que “ponga los papeles sobre la mesa y tome una determinación”.