Fernando Terrez se reta este sábado con el Ironman de Lanzarote

MED 18-05-2017 - Runbike

  • El triatleta del Atlético Melilla tendrá que superar 3,8 kilómetros de natación, 180 de ciclismo y finalizar con 42 kilómetros de carrera a pie

Ya es duro disputar una carrera de natación de larga distancia. Difícil es cumplir con una etapa ciclista con puertos de porcentajes elevados y en la que el viento a veces hace estragos. E imagínense lo complicado que debe ser culminar una maratón. Pues ahora piensen lo doloroso que será hacer estas tres pruebas de manera consecutiva. Eso es un Ironman y este sábado Fernando Terrez lo va a probar.

El triatleta del Club Atlético Melilla participa en el Ironman de Lanzarote. Tiene que hacer frente a  3,8 kilómetros de natación, 180 de ciclismo y finalizar con 42 kilómetros de carrera a pie. “La prueba de la localidad canaria es considerada como el Ironman más duro del mundo”, nos dicen de su club y a ver quién se atreve a ponerlo en duda.  

A las siete de mañana Terrez se tendrá que tirar al agua en Playa Grande, en Puerto del Carmen, el principal centro turístico de la isla. La prueba, según nos detallan desde el Atlético Melilla, consta de dos vueltas, separadas por un pequeño camino a pie en la playa antes de emprender la segunda vuelta. El recorrido de la bicicleta, verdadero reto para los atletas por sus fuertes vientos, lleva al triatleta por toda la isla alcanzando un desnivel total de 2.551 metros. El último segmento de la carrera a pie consta de dos vueltas y transcurre a lo largo del paseo marítimo, en Puerto del Carmen, y se espera un intenso sol.

No piensen que el melillense es uno de los pocos “locos” que se atreven con la dura prueba insular. La previsión es que tomen la salida 1.600 participantes, de 57 nacionalidades distintas. Terrez compite en la categoría Grupo de Edad de 45 a 49 años y el reto no solo es terminar, buscará conseguir plaza para el Mundial de Hawái de Ironman.

Sabe a qué se enfrenta, no es nuevo en estas lides, remarcan desde su entidad. Lo hizo por primera vez en el año 2015, en el Ironman de Niza, donde consiguió realizar una marca de 10 horas, 55 minutos y 27 segundos, obteniendo el puesto 329 de cerca de 2.783 participantes.

Y hay más, el año pasado lo hizo también en la misma distancia en el Triathlon Internacional Vitoria-Gasteiz donde realizó una marca de 9 horas, 52 minutos y 59 segundos en el puesto 42 de la general y 9 de su grupo de edad.

La experiencia en retos de este calibre es un grado, pero lo que manda es la preparación y el triatleta melillense no ha descuidado nada, a pesar de haber empezado el curso con numerosas lesiones que le hicieron dudar. Sin embargo, comenta en nota de prensa el Atlético Melilla que “gracias a los cuidados del fisio Tete Ramos, de Clínica Ivory, y el doctor Enrique Remartínez, que le detectó un quiste en el gemelo que le producía la molestia, empezó a entrenar a principios de febrero, obteniendo los primeros buenos resultados como fue el quinto puesto en el Duatlón Ciudad de Melilla, más tarde compite en la Carrera de la Mujer quedando segundo, el 19 de marzo participa en su prueba test como fue el Medio Distancia de Mijas, realizando una magnífica decimosexta posición y recientemente, en su última prueba, se adjudicó el pasado 23 de abril la VII Carrera Caminata por las Enfermedades Raras”.

En estos casos se suele decir que la suerte está echada y que solo queda enfrentarse al reto, pero los ánimos de última hora también ayudan. Por ello su club desea que “cumpla el objetivo marcado, a sabiendas que saldrá a dar lo mejor de él”. Y para alcanzar esa meta no estará solo, “como es habitual estará arropado, dando mucho ánimo y energía extra, de su mujer María Nieve y su hijo Fernando, que le apoyan en todas las pruebas que participa”.

¡Suerte Fernando! 

Fernando Terrez se reta este sábado con el Ironman de Lanzarote

  • El triatleta del Atlético Melilla tendrá que superar 3,8 kilómetros de natación, 180 de ciclismo y finalizar con 42 kilómetros de carrera a pie

Ya es duro disputar una carrera de natación de larga distancia. Difícil es cumplir con una etapa ciclista con puertos de porcentajes elevados y en la que el viento a veces hace estragos. E imagínense lo complicado que debe ser culminar una maratón. Pues ahora piensen lo doloroso que será hacer estas tres pruebas de manera consecutiva. Eso es un Ironman y este sábado Fernando Terrez lo va a probar.

El triatleta del Club Atlético Melilla participa en el Ironman de Lanzarote. Tiene que hacer frente a  3,8 kilómetros de natación, 180 de ciclismo y finalizar con 42 kilómetros de carrera a pie. “La prueba de la localidad canaria es considerada como el Ironman más duro del mundo”, nos dicen de su club y a ver quién se atreve a ponerlo en duda.  

A las siete de mañana Terrez se tendrá que tirar al agua en Playa Grande, en Puerto del Carmen, el principal centro turístico de la isla. La prueba, según nos detallan desde el Atlético Melilla, consta de dos vueltas, separadas por un pequeño camino a pie en la playa antes de emprender la segunda vuelta. El recorrido de la bicicleta, verdadero reto para los atletas por sus fuertes vientos, lleva al triatleta por toda la isla alcanzando un desnivel total de 2.551 metros. El último segmento de la carrera a pie consta de dos vueltas y transcurre a lo largo del paseo marítimo, en Puerto del Carmen, y se espera un intenso sol.

No piensen que el melillense es uno de los pocos “locos” que se atreven con la dura prueba insular. La previsión es que tomen la salida 1.600 participantes, de 57 nacionalidades distintas. Terrez compite en la categoría Grupo de Edad de 45 a 49 años y el reto no solo es terminar, buscará conseguir plaza para el Mundial de Hawái de Ironman.

Sabe a qué se enfrenta, no es nuevo en estas lides, remarcan desde su entidad. Lo hizo por primera vez en el año 2015, en el Ironman de Niza, donde consiguió realizar una marca de 10 horas, 55 minutos y 27 segundos, obteniendo el puesto 329 de cerca de 2.783 participantes.

Y hay más, el año pasado lo hizo también en la misma distancia en el Triathlon Internacional Vitoria-Gasteiz donde realizó una marca de 9 horas, 52 minutos y 59 segundos en el puesto 42 de la general y 9 de su grupo de edad.

La experiencia en retos de este calibre es un grado, pero lo que manda es la preparación y el triatleta melillense no ha descuidado nada, a pesar de haber empezado el curso con numerosas lesiones que le hicieron dudar. Sin embargo, comenta en nota de prensa el Atlético Melilla que “gracias a los cuidados del fisio Tete Ramos, de Clínica Ivory, y el doctor Enrique Remartínez, que le detectó un quiste en el gemelo que le producía la molestia, empezó a entrenar a principios de febrero, obteniendo los primeros buenos resultados como fue el quinto puesto en el Duatlón Ciudad de Melilla, más tarde compite en la Carrera de la Mujer quedando segundo, el 19 de marzo participa en su prueba test como fue el Medio Distancia de Mijas, realizando una magnífica decimosexta posición y recientemente, en su última prueba, se adjudicó el pasado 23 de abril la VII Carrera Caminata por las Enfermedades Raras”.

En estos casos se suele decir que la suerte está echada y que solo queda enfrentarse al reto, pero los ánimos de última hora también ayudan. Por ello su club desea que “cumpla el objetivo marcado, a sabiendas que saldrá a dar lo mejor de él”. Y para alcanzar esa meta no estará solo, “como es habitual estará arropado, dando mucho ánimo y energía extra, de su mujer María Nieve y su hijo Fernando, que le apoyan en todas las pruebas que participa”.

¡Suerte Fernando!