La Copa del Rey como premio de consolación

UDM 08-05-2017 - UD Melilla

  • La UD Melilla volverá a competir en el torneo copero después de una gran campaña que ha dejado a todos con la miel en los labios

  • La junta directiva ha sentado las bases del proyecto en un notable primer año, el segundo año ha de ser aún mejor

El Estadio Municipal Álvarez Claro era hoy un muestrario de caras largas. Jugadores y empleados del club, tristes y taciturnos, aún intentaban digerir el doloroso revés sufrido en Córdoba. Ayer se malgastó un 0-2 favorable, se cometieron una serie de errores que no se pueden permitir si quieres estar arriba, pero el balance final de la temporada no puede ser más que positivo. De estos fallos y otros cometidos –por todos- a lo largo del año han tomado buena nota en la Explanada de Camellos, sólo así se podrá continuar creciendo, pero nadie puede dudar que todo lo prometido por Luisma Rincón al tomar las riendas del club se ha cumplido a rajatabla por esta junta directiva.

Que el proyecto del presidente azulino fuese a cuatro años vista, con el único objetivo de ascender al equipo, no ha sido impedimento para que la directiva fuese ambiciosa y ya en esta primera campaña se haya luchado por la liguilla. Cabe recordar que, al tomar el bastón de mando de la entidad melillense, el presidente entrante prometió tres cosas para la 2016/17, en este orden de importancia:

1: Reducir la deuda del club con la Seguridad Social, algo que se ha cumplido con éxito, pegando un buen bocado al déficit.

2: Recuperar la masa social. Se ha visto y comprobado que el número de aficionados se ha multiplicado exponencialmente con respecto al año pasado. Iniciativas publicitarias y facilidades para los simpatizantes no han faltado.

3: Clasificación para la Copa del Rey. Este era el objetivo deportivo mínimo marcado por Rincón al principio de temporada. Como se ha comprobado, eso no iba a significar que la U.D. Melilla fuera a conformarse, los nuevos gestores tienen hambre e ilusión a raudales y, a lo largo de la temporada decidieron lanzar un órdago que, por muy poco, no ha llegado a concretarse.

En dichos aspectos, la junta directiva actual ha cumplido con lo prometido, ahora tan sólo queda mirar hacia arriba, su clasificación para el Torneo del KO servirá de consuelo al denostado esfuerzo de club y jugadores. Los azulinos ya tienen matemáticamente asegurada su presencia en la siguiente edición del campeonato copero, algo que también puede decir el Mérida y, casi con toda seguridad, el Marbella. Hasta siete equipos del Grupo IV, lo que viene a resaltar el alto nivel de competitividad de la liga más igualada de las cuatro en la división de bronce. El actual puntaje de los unionistas (60 puntos) los colocaría, a falta de una jornada y en los otros tres grupos, entre los cuatro primeros clasificados.

A pesar de ello, los de Juan Moya se tendrán que conformar, como mucho, con la quinta plaza. Ya sea en este puesto o en la sexta posición se habrá conseguido asegurar el objetivo mínimo de la entidad a principios de temporada, como ya se ha comentado, pero a todos en el vestuario azulino les ha sabido a poco. El presidente de la entidad, Luisma Rincón, se ha pasado esta mañana por el estadio para dar ánimos a los suyos. Sin reproches ni lamentos, valorando el buen trabajo realizado por todos a lo largo de la temporada tan sólo les ha pedido una pequeña cosa más: vencer la última jornada en casa al Mancha Real para dar una alegría a la afición.

Y es que este último partido se plantea como una fiesta para celebrar y reconocer el esfuerzo de nuestros guerreros, que se han dejado la piel defendiendo esta camiseta, no siempre con el acierto deseado, pero con el mismo grado de implicación. Un último aplauso de su querida grada sería el broche de oro, es una lástima que finalmente el choque no tenga trascendencia en la competición.

Para comenzar a prepararlo, los integrantes del equipo han vuelto al trabajo esta mañana en un entrenamiento regenerativo o compensatorio según la participación de los jugadores en el choque de ayer. Se ha llevado a cabo en La Espiguera ya que el Álvarez Claro está albergando las pruebas para las oposiciones de la Policía Local.

Apoyo de la Ciudad

El consejero de Educación, Deportes y Juventud, Antonio Miranda, ha sido uno de los que ha querido animar al aficionado a despedir a la escuadra norteafricana de la mejor manera posible. Fue ayer en micrófonos de Onda Cero, justo al término del encuentro entre el Córdoba ‘B’ y los de Juan Moya. Claramente contrariado por el resultado, como todos, quiso mandar ánimos “al equipo, a su junta directiva y a la afición”, deseando “se les pueda despedir como se merecen”.

“A pesar del partido de hoy, hay que felicitar a la UD Melilla por la campaña realizada, una lástima no llegar al último partido. Ya sólo queda comenzar a preparar el trabajo para la próxima temporada, el Gobiernos seguirá apostando por el fútbol, nos vamos bastante decepcionados con el resultado de hoy, pero le deseamos toda la suerte del mundo a Luisma Rincón y a su junta directiva”, comentaba un político que siempre ha mostrado su apoyo y valorado positivamente el trabajo de los actuales gestores del club. Para finalizar, dejó claro un deseo, el de todos en la Explanada de Camellos, “Tenemos que estar ahí el año que viene entre los cuatro primeros”. 

La Copa del Rey como premio de consolación

  • La UD Melilla volverá a competir en el torneo copero después de una gran campaña que ha dejado a todos con la miel en los labios

  • La junta directiva ha sentado las bases del proyecto en un notable primer año, el segundo año ha de ser aún mejor

El Estadio Municipal Álvarez Claro era hoy un muestrario de caras largas. Jugadores y empleados del club, tristes y taciturnos, aún intentaban digerir el doloroso revés sufrido en Córdoba. Ayer se malgastó un 0-2 favorable, se cometieron una serie de errores que no se pueden permitir si quieres estar arriba, pero el balance final de la temporada no puede ser más que positivo. De estos fallos y otros cometidos –por todos- a lo largo del año han tomado buena nota en la Explanada de Camellos, sólo así se podrá continuar creciendo, pero nadie puede dudar que todo lo prometido por Luisma Rincón al tomar las riendas del club se ha cumplido a rajatabla por esta junta directiva.

Que el proyecto del presidente azulino fuese a cuatro años vista, con el único objetivo de ascender al equipo, no ha sido impedimento para que la directiva fuese ambiciosa y ya en esta primera campaña se haya luchado por la liguilla. Cabe recordar que, al tomar el bastón de mando de la entidad melillense, el presidente entrante prometió tres cosas para la 2016/17, en este orden de importancia:

1: Reducir la deuda del club con la Seguridad Social, algo que se ha cumplido con éxito, pegando un buen bocado al déficit.

2: Recuperar la masa social. Se ha visto y comprobado que el número de aficionados se ha multiplicado exponencialmente con respecto al año pasado. Iniciativas publicitarias y facilidades para los simpatizantes no han faltado.

3: Clasificación para la Copa del Rey. Este era el objetivo deportivo mínimo marcado por Rincón al principio de temporada. Como se ha comprobado, eso no iba a significar que la U.D. Melilla fuera a conformarse, los nuevos gestores tienen hambre e ilusión a raudales y, a lo largo de la temporada decidieron lanzar un órdago que, por muy poco, no ha llegado a concretarse.

En dichos aspectos, la junta directiva actual ha cumplido con lo prometido, ahora tan sólo queda mirar hacia arriba, su clasificación para el Torneo del KO servirá de consuelo al denostado esfuerzo de club y jugadores. Los azulinos ya tienen matemáticamente asegurada su presencia en la siguiente edición del campeonato copero, algo que también puede decir el Mérida y, casi con toda seguridad, el Marbella. Hasta siete equipos del Grupo IV, lo que viene a resaltar el alto nivel de competitividad de la liga más igualada de las cuatro en la división de bronce. El actual puntaje de los unionistas (60 puntos) los colocaría, a falta de una jornada y en los otros tres grupos, entre los cuatro primeros clasificados.

A pesar de ello, los de Juan Moya se tendrán que conformar, como mucho, con la quinta plaza. Ya sea en este puesto o en la sexta posición se habrá conseguido asegurar el objetivo mínimo de la entidad a principios de temporada, como ya se ha comentado, pero a todos en el vestuario azulino les ha sabido a poco. El presidente de la entidad, Luisma Rincón, se ha pasado esta mañana por el estadio para dar ánimos a los suyos. Sin reproches ni lamentos, valorando el buen trabajo realizado por todos a lo largo de la temporada tan sólo les ha pedido una pequeña cosa más: vencer la última jornada en casa al Mancha Real para dar una alegría a la afición.

Y es que este último partido se plantea como una fiesta para celebrar y reconocer el esfuerzo de nuestros guerreros, que se han dejado la piel defendiendo esta camiseta, no siempre con el acierto deseado, pero con el mismo grado de implicación. Un último aplauso de su querida grada sería el broche de oro, es una lástima que finalmente el choque no tenga trascendencia en la competición.

Para comenzar a prepararlo, los integrantes del equipo han vuelto al trabajo esta mañana en un entrenamiento regenerativo o compensatorio según la participación de los jugadores en el choque de ayer. Se ha llevado a cabo en La Espiguera ya que el Álvarez Claro está albergando las pruebas para las oposiciones de la Policía Local.

Apoyo de la Ciudad

El consejero de Educación, Deportes y Juventud, Antonio Miranda, ha sido uno de los que ha querido animar al aficionado a despedir a la escuadra norteafricana de la mejor manera posible. Fue ayer en micrófonos de Onda Cero, justo al término del encuentro entre el Córdoba ‘B’ y los de Juan Moya. Claramente contrariado por el resultado, como todos, quiso mandar ánimos “al equipo, a su junta directiva y a la afición”, deseando “se les pueda despedir como se merecen”.

“A pesar del partido de hoy, hay que felicitar a la UD Melilla por la campaña realizada, una lástima no llegar al último partido. Ya sólo queda comenzar a preparar el trabajo para la próxima temporada, el Gobiernos seguirá apostando por el fútbol, nos vamos bastante decepcionados con el resultado de hoy, pero le deseamos toda la suerte del mundo a Luisma Rincón y a su junta directiva”, comentaba un político que siempre ha mostrado su apoyo y valorado positivamente el trabajo de los actuales gestores del club. Para finalizar, dejó claro un deseo, el de todos en la Explanada de Camellos, “Tenemos que estar ahí el año que viene entre los cuatro primeros”.