La historia del Club Melilla Baloncesto en los Playoffs

CMB 02-05-2017 - Melilla Baloncesto

  • Repaso de la participación del Decano en la fase de ascenso a la ACB

El Club Melilla Baloncesto arranca una nueva andadura en los Playoffs. Será la undécima vez que el club azulino dispute las eliminatorias por el ascenso, algo que ya sabe lo que es ganar. Series vibrantes, debacles, lucha e ilusión han marcado la historia del Decano en los Playoffs.

Primera participación y primer duelo con Breogán. 1997, cuartos de final

En septiembre de 1996 daba sus primeros paso la Adecco Oro con el Melilla Baloncesto como participante. El equipo entrenador por Pepe Rodríguez acabaría la liga en sexta posición con un balance de 16 victorias y 10 derrotas, lo que le daba derecho a participar por primera vez en los Playoffs de ascenso a la ACB. En octavos de final se cruzaba con Patronato Bilbao al que derrotaba por la vía rápida 3-0. En cuartos de final esperaba Breogan Lugo con el que disputaron una vibrante serie que acabarían llevándose los gallegos por 3-1 y en el que dos de los cuatro partidos se decidieron por una sola canasta.

Brooks se cruza en el camino melillense. 1998, octavos de final

Tras una temporada un tanto irregular, los azulinos conseguían disputar por segunda temporada consecutiva los Playoffs, aunque no pasarían de la primera ronda. Brooks y su Askatuak eliminaron a los melillense por un 3-1, en una serie en la que el equipo llegó a recuperar el factor cancha, tras imponerse en el segundo partido de la serie disputado en San Sebastián por 79-84, pero no pudo superar a un excelso Quinton Brooks que promedió más de 20 por encuentro en la eliminatoria.

De nuevo Breogán. 1999, semifinales

Posiblemente será el Playoffs que con más cariño recuerde la afición melillense. Pepe Rodríguez se hacía esa temporada nuevamente con las riendas del equipo y con jugadores históricos como Cedric Moore, Ron Rutland, Panadero o Silva conquistaban la primera Copa Príncipe para el club. Tras concluir la fase regular en segunda posición y deshacerse en cuartos de final de Los Barrios (3-1), los de la ciudad autónoma se volvían a ver las caras con Breogán Lugo. Los lucenses nuevamente apearían a los melillenses en una eliminatoria que siempre será recordada por el codazo propiciado por Kenny Green a Lluís Martínez que los colegiados no penalizaron a falta de dos segundos para el final del cuarto encuentro y con el partido empatado a 77.

Sorprendente eliminación. 2000, cuartos de final

Melilla Baloncesto lograba por cuarta temporada consecutiva disputar los Playoffs de ascenso, y lo hacía con unas altas expectativas al haber concluido la fase en tercera posición liderados por la pareja formada por Moore y Rutland. Esa tercera plaza hizo que el conjunto dirigido una temporada más por Pepe Rodríguez, accediese directamente a cuartos de final, donde le esperaría un Menorca Básquet que había eliminado en primera ronda a Los Barrios. El Decano partía como favorito y además contaba con el factor cancha a su favor, pero todo se quedó en palabras. Los baleares dieron la campanada imponiéndose en los partidos disputado en la Ciudad Autónoma a un conjunto azulino que no encontró su juego en ningún momento de la serie. Con 0-2 en el bolsillo, el conjunto menorquín, capitaneado por Tisy Reynes, no dejó pasar la oportunidad y cerraba la eliminatoria por la vía rápida, 0-3, esfumándose nuevamente el sueño del ascenso para los melillenses.

Melilla Baloncesto roza la sorpresa. 2002, cuartos de final

Dos temporadas después de su última aparición, el Melilla Baloncesto volvía a los Playoffs con José María Izquierdo de entrenador. Con un equipo sin grandes estrellas se enfrentarían en cuarto de final al todopoderoso Club Ourense Baloncesto, que contaba con jugadores como Sony Vázquez, Juanjo Bernabé o Federico Kammerichs, entre otros, y solamente había perdido cinco encuentros en la fase regular. A punto estuvieron de dar la campanada los de Izquierdo que llevaron contra las cuerdas a los orensano forzando el quinto partido, pero donde la mayor profundidad de banquillo fue suficiente para doblegar a un fatigado Melilla Baloncesto.

A dieciocho segundos del ascenso. 2009, final

El Decano volvía a disputar siete años después la postemporada y lo hacía colándose en la primera final de su historia. Hasta ella el camino no fue sencillo. En cuartos a pesar de vencer 2-0 a Baloncesto León, los de Paco Olmos sufrieron para doblegar a los leoneses en el segundo encuentro y donde tuvo que esperar a la prorroga y al fallo de Gilbert Arenas, que de haber entrado su lanzamiento triple, hubiese forzado el tercer y definitivo partido.

La victoria clasificó al equipo para la Final4 que se disputó en Fuenlabrada. En semifinales Melilla Baloncesto derrotaba a Tenerife Baloncesto por 91-87, en un gran partido de Cuthbert Victor y en el que solo los triples de Francis Sánchez hicieron dudar en algún momento de la victoria. La final también quedará en el recuerdo de la afición melillenses ya que a falta de tan sólo 40 segundo un triple de Héctor García ponía al equipo a dos puntos, 66-68, pero otro triple de Kyle Hill a 18 segundos dio al traste con cualquier opción de victoria.

La dureza de Burgos cortas las alas melillenses. 2010, semifinales.

Melilla Baloncesto volvía a la carga una temporada después de disputar su primera final de ascenso. La fase regular fue casi impecable, luchando hasta el último partido con CAI Zaragoza por el ascenso directo y logrando la tercera Copa Príncipe para las vitrinas del club. En primera ronda los de Gonzalo García de Vitoria tuvieron que esperar al quinto encuentro de la serie para doblegar a un combativo Girona FC. En semifinales esperaba Ford Burgos y a pesar de ganar el primer encuentro en el Javier Imbroda, la dureza y juego físico pudo con los azulinos en el segundo partido disputado también en Melilla. Los burgaleses se llevaban la serie a El Plantío, donde no desaprovecharon la oportunidad y eliminaron al Decano, 1-3.

Ante las adversidades para disputar su segunda final. 2012, final.

La temporada 2011/12 ha sido la última con presencia azulina en unos Playoffs de ascenso. Temporada complicada la que vivió el equipo con varias lesiones, algunas de gravedad como la de Álvaro Frutos, o la marcha de su jugador estrella, Troy DeVries, a la Liga Endesa. Aun así, los melillenses supieron reponerse y clasificarse para la postemporada con el factor cancha a su favor, algo que se antojaría clave en las dos primeras rondas.

Y es que los melillenses tuvieron que llegar hasta el quinto encuentro tanto ante Lleida en cuartos, como ante Cáceres en semifinales para colarse en la segunda final de ascenso de su historia ante Menorca Básquet. Por el camino la desgracia seguía atizando al Decano que veía como en cuartos perdía una nueva pieza con la lesión de McKeither.

La final tuvo poca historia y los menorquines acabaron imponiéndose por 3-1, gracias a su mayor fondo de armario ante un Melilla Baloncesto en la reserva, que si bien siempre dio la cara y llegó incluso a ganar el tercer partido. El cuarto encuentro será siempre recordado por el minuto final de partido todo el Javier Imbroda en pie se levantó para dar un fuerte aplauso a un equipo que lo había dado todo en la pista.

De las tinieblas a codearse nuevamente con los mejores. 2015, cuartos de final

El Decano había pasado de disputar la final a descender en una sola temporada. Ello provocó numerosos cambios en el equipo que trajo al técnico Alejandro Alcoba al banquillo azulino para iniciar un nuevo proyecto. Con mucho sufrimiento y hasta el último encuentro, el Club Melilla Baloncesto volvía a colarse dos años después entre los mejores y disputaba unos nuevos Playoffs de ascenso. El rival fue un Club Ourense Baloncesto, al que ponía contra las cuerdas en el primer partido de la seria al mejor de tres disputado en el Pazo. Solo un robo de Suka a menos de un minuto para el final del encuentro permitió a los orensanos asegurar la victoria por un ajustado 86-84. Ya en el segundo encuentro disputado en Melilla, los de Alejandro Alcoba aguantaron durante casi tres cuartos, para acabar sucumbiendo nuevamente por un ajustado 77-81, que ponía el 2-0 en la eliminatoria y fin a la vuelta de los azulinos a los Playoffs.

Se hizo historia. 2016, final

A la tercera fue la vencida. El Club Melilla Baloncesto culminaba el sueño que había perseguido durante más de veinte años, el ascenso a la ACB. Y lo hacía, de la mano del técnico Alejandro Alcoba y tras firmar la mejor temporada de la historia del club. En cuartos de final se deshacía con un 3-0, aunque no sin dificultades de un combativo Cáceres. En semifinales ante Coruña, tuvo que levantar la serie hasta en dos ocasiones para acabar imponiéndose en el quinto y definitivo partido de la serie al conjunto gallego. En la final, los melillenses arrasaban con 3-0 y convertían el 27 de mayo en una fecha histórica para el club y la Ciudad Autónoma.

Este viernes, y tras no poder materializar en los despachos los conseguido en la pista, viernes el Club Melilla Baloncesto inicia en Burgos su undécima participación en unas eliminatorias por el ascenso, donde buscará repetir gesta.

La historia del Club Melilla Baloncesto en los Playoffs

  • Repaso de la participación del Decano en la fase de ascenso a la ACB

El Club Melilla Baloncesto arranca una nueva andadura en los Playoffs. Será la undécima vez que el club azulino dispute las eliminatorias por el ascenso, algo que ya sabe lo que es ganar. Series vibrantes, debacles, lucha e ilusión han marcado la historia del Decano en los Playoffs.

Primera participación y primer duelo con Breogán. 1997, cuartos de final

En septiembre de 1996 daba sus primeros paso la Adecco Oro con el Melilla Baloncesto como participante. El equipo entrenador por Pepe Rodríguez acabaría la liga en sexta posición con un balance de 16 victorias y 10 derrotas, lo que le daba derecho a participar por primera vez en los Playoffs de ascenso a la ACB. En octavos de final se cruzaba con Patronato Bilbao al que derrotaba por la vía rápida 3-0. En cuartos de final esperaba Breogan Lugo con el que disputaron una vibrante serie que acabarían llevándose los gallegos por 3-1 y en el que dos de los cuatro partidos se decidieron por una sola canasta.

Brooks se cruza en el camino melillense. 1998, octavos de final

Tras una temporada un tanto irregular, los azulinos conseguían disputar por segunda temporada consecutiva los Playoffs, aunque no pasarían de la primera ronda. Brooks y su Askatuak eliminaron a los melillense por un 3-1, en una serie en la que el equipo llegó a recuperar el factor cancha, tras imponerse en el segundo partido de la serie disputado en San Sebastián por 79-84, pero no pudo superar a un excelso Quinton Brooks que promedió más de 20 por encuentro en la eliminatoria.

De nuevo Breogán. 1999, semifinales

Posiblemente será el Playoffs que con más cariño recuerde la afición melillense. Pepe Rodríguez se hacía esa temporada nuevamente con las riendas del equipo y con jugadores históricos como Cedric Moore, Ron Rutland, Panadero o Silva conquistaban la primera Copa Príncipe para el club. Tras concluir la fase regular en segunda posición y deshacerse en cuartos de final de Los Barrios (3-1), los de la ciudad autónoma se volvían a ver las caras con Breogán Lugo. Los lucenses nuevamente apearían a los melillenses en una eliminatoria que siempre será recordada por el codazo propiciado por Kenny Green a Lluís Martínez que los colegiados no penalizaron a falta de dos segundos para el final del cuarto encuentro y con el partido empatado a 77.

Sorprendente eliminación. 2000, cuartos de final

Melilla Baloncesto lograba por cuarta temporada consecutiva disputar los Playoffs de ascenso, y lo hacía con unas altas expectativas al haber concluido la fase en tercera posición liderados por la pareja formada por Moore y Rutland. Esa tercera plaza hizo que el conjunto dirigido una temporada más por Pepe Rodríguez, accediese directamente a cuartos de final, donde le esperaría un Menorca Básquet que había eliminado en primera ronda a Los Barrios. El Decano partía como favorito y además contaba con el factor cancha a su favor, pero todo se quedó en palabras. Los baleares dieron la campanada imponiéndose en los partidos disputado en la Ciudad Autónoma a un conjunto azulino que no encontró su juego en ningún momento de la serie. Con 0-2 en el bolsillo, el conjunto menorquín, capitaneado por Tisy Reynes, no dejó pasar la oportunidad y cerraba la eliminatoria por la vía rápida, 0-3, esfumándose nuevamente el sueño del ascenso para los melillenses.

Melilla Baloncesto roza la sorpresa. 2002, cuartos de final

Dos temporadas después de su última aparición, el Melilla Baloncesto volvía a los Playoffs con José María Izquierdo de entrenador. Con un equipo sin grandes estrellas se enfrentarían en cuarto de final al todopoderoso Club Ourense Baloncesto, que contaba con jugadores como Sony Vázquez, Juanjo Bernabé o Federico Kammerichs, entre otros, y solamente había perdido cinco encuentros en la fase regular. A punto estuvieron de dar la campanada los de Izquierdo que llevaron contra las cuerdas a los orensano forzando el quinto partido, pero donde la mayor profundidad de banquillo fue suficiente para doblegar a un fatigado Melilla Baloncesto.

A dieciocho segundos del ascenso. 2009, final

El Decano volvía a disputar siete años después la postemporada y lo hacía colándose en la primera final de su historia. Hasta ella el camino no fue sencillo. En cuartos a pesar de vencer 2-0 a Baloncesto León, los de Paco Olmos sufrieron para doblegar a los leoneses en el segundo encuentro y donde tuvo que esperar a la prorroga y al fallo de Gilbert Arenas, que de haber entrado su lanzamiento triple, hubiese forzado el tercer y definitivo partido.

La victoria clasificó al equipo para la Final4 que se disputó en Fuenlabrada. En semifinales Melilla Baloncesto derrotaba a Tenerife Baloncesto por 91-87, en un gran partido de Cuthbert Victor y en el que solo los triples de Francis Sánchez hicieron dudar en algún momento de la victoria. La final también quedará en el recuerdo de la afición melillenses ya que a falta de tan sólo 40 segundo un triple de Héctor García ponía al equipo a dos puntos, 66-68, pero otro triple de Kyle Hill a 18 segundos dio al traste con cualquier opción de victoria.

La dureza de Burgos cortas las alas melillenses. 2010, semifinales.

Melilla Baloncesto volvía a la carga una temporada después de disputar su primera final de ascenso. La fase regular fue casi impecable, luchando hasta el último partido con CAI Zaragoza por el ascenso directo y logrando la tercera Copa Príncipe para las vitrinas del club. En primera ronda los de Gonzalo García de Vitoria tuvieron que esperar al quinto encuentro de la serie para doblegar a un combativo Girona FC. En semifinales esperaba Ford Burgos y a pesar de ganar el primer encuentro en el Javier Imbroda, la dureza y juego físico pudo con los azulinos en el segundo partido disputado también en Melilla. Los burgaleses se llevaban la serie a El Plantío, donde no desaprovecharon la oportunidad y eliminaron al Decano, 1-3.

Ante las adversidades para disputar su segunda final. 2012, final.

La temporada 2011/12 ha sido la última con presencia azulina en unos Playoffs de ascenso. Temporada complicada la que vivió el equipo con varias lesiones, algunas de gravedad como la de Álvaro Frutos, o la marcha de su jugador estrella, Troy DeVries, a la Liga Endesa. Aun así, los melillenses supieron reponerse y clasificarse para la postemporada con el factor cancha a su favor, algo que se antojaría clave en las dos primeras rondas.

Y es que los melillenses tuvieron que llegar hasta el quinto encuentro tanto ante Lleida en cuartos, como ante Cáceres en semifinales para colarse en la segunda final de ascenso de su historia ante Menorca Básquet. Por el camino la desgracia seguía atizando al Decano que veía como en cuartos perdía una nueva pieza con la lesión de McKeither.

La final tuvo poca historia y los menorquines acabaron imponiéndose por 3-1, gracias a su mayor fondo de armario ante un Melilla Baloncesto en la reserva, que si bien siempre dio la cara y llegó incluso a ganar el tercer partido. El cuarto encuentro será siempre recordado por el minuto final de partido todo el Javier Imbroda en pie se levantó para dar un fuerte aplauso a un equipo que lo había dado todo en la pista.

De las tinieblas a codearse nuevamente con los mejores. 2015, cuartos de final

El Decano había pasado de disputar la final a descender en una sola temporada. Ello provocó numerosos cambios en el equipo que trajo al técnico Alejandro Alcoba al banquillo azulino para iniciar un nuevo proyecto. Con mucho sufrimiento y hasta el último encuentro, el Club Melilla Baloncesto volvía a colarse dos años después entre los mejores y disputaba unos nuevos Playoffs de ascenso. El rival fue un Club Ourense Baloncesto, al que ponía contra las cuerdas en el primer partido de la seria al mejor de tres disputado en el Pazo. Solo un robo de Suka a menos de un minuto para el final del encuentro permitió a los orensanos asegurar la victoria por un ajustado 86-84. Ya en el segundo encuentro disputado en Melilla, los de Alejandro Alcoba aguantaron durante casi tres cuartos, para acabar sucumbiendo nuevamente por un ajustado 77-81, que ponía el 2-0 en la eliminatoria y fin a la vuelta de los azulinos a los Playoffs.

Se hizo historia. 2016, final

A la tercera fue la vencida. El Club Melilla Baloncesto culminaba el sueño que había perseguido durante más de veinte años, el ascenso a la ACB. Y lo hacía, de la mano del técnico Alejandro Alcoba y tras firmar la mejor temporada de la historia del club. En cuartos de final se deshacía con un 3-0, aunque no sin dificultades de un combativo Cáceres. En semifinales ante Coruña, tuvo que levantar la serie hasta en dos ocasiones para acabar imponiéndose en el quinto y definitivo partido de la serie al conjunto gallego. En la final, los melillenses arrasaban con 3-0 y convertían el 27 de mayo en una fecha histórica para el club y la Ciudad Autónoma.

Este viernes, y tras no poder materializar en los despachos los conseguido en la pista, viernes el Club Melilla Baloncesto inicia en Burgos su undécima participación en unas eliminatorias por el ascenso, donde buscará repetir gesta.