El CV Melilla, tras el traspiés del sábado, solo puede cazar a Vecindario

MED 20-03-2017 - Voleibol

  • El plantel de Salim Abdelkader quiere mejorar su clasificación liguera y las matemáticas ya solo le dejan subir una posición 

RFEVB

El tropiezo del sábado no entraba en los planes del CV Melilla. Salim Abdelkader y los suyos se habían convencido de que la remontada clasificatoria comenzaba con un triunfo sobre Textil Santanderina, pero la derrota por 0-3 (30-32, 23-25 y 23-25), la sexta consecutiva, ha frustrado el objetivo de mejora. Quedan dos jornadas y los melillenses ya tan solo pueden subir un puesto.

Continúan en antepenúltima posición con 19 puntos y el único equipo alcanzable es Vecindario ACEGC, que suma 23. Esta nueva meta, eso sí, tampoco será fácil. El calendario arroja por delante un choque complicado, FC Barcelona, y uno asequible, Electrocash Extremadura CCPH.

El primer envite es a domicilio ante los azulgranas, que vienen de perder este fin de semana por 3-2 en Teruel (25-20, 25-22, 20-25, 18-25 y 15-12). De todas formas, están dos posiciones y ocho puntos por encima de los melillenses y ya son inalcanzables. El triunfo sí es posible, ya se logró en la primera vuelta cuando se les doblegó por 3-0 en el Pabellón Javier Imbroda.

El último choque de la liga regular será en el pabellón del CV Melilla, ante un Electrocash desahuciado hace tiempo, colista con 5 puntos y que lleva ya semanas pensando en cómo afrontar su retorno a Superliga 2. De manera que no es descabellado dar ese partido por ganado.

Los cuentas para mejorar pasan por ganar estos dos partidos, pero tienen otro condicionante que no depende de los azulinos. Esa novena posición que se desea está en manos de Vecindario y si ellos no pinchan, nada se puede hacer. Los canarios el próximo sábado reciben a Ibiza, cuarto clasificado que quiere recuperar la tercera plaza, así que lo tendrán complicado. Y cierran la liga regular en el feudo de Fundación Cajasol Juvasa, quinto en estos momentos. Es evidente, por tanto, que su calendario es bastante más complicado que el de los melillenses. 

.

RFEVB

El CV Melilla, tras el traspiés del sábado, solo puede cazar a Vecindario

  • El plantel de Salim Abdelkader quiere mejorar su clasificación liguera y las matemáticas ya solo le dejan subir una posición 

El tropiezo del sábado no entraba en los planes del CV Melilla. Salim Abdelkader y los suyos se habían convencido de que la remontada clasificatoria comenzaba con un triunfo sobre Textil Santanderina, pero la derrota por 0-3 (30-32, 23-25 y 23-25), la sexta consecutiva, ha frustrado el objetivo de mejora. Quedan dos jornadas y los melillenses ya tan solo pueden subir un puesto.

Continúan en antepenúltima posición con 19 puntos y el único equipo alcanzable es Vecindario ACEGC, que suma 23. Esta nueva meta, eso sí, tampoco será fácil. El calendario arroja por delante un choque complicado, FC Barcelona, y uno asequible, Electrocash Extremadura CCPH.

El primer envite es a domicilio ante los azulgranas, que vienen de perder este fin de semana por 3-2 en Teruel (25-20, 25-22, 20-25, 18-25 y 15-12). De todas formas, están dos posiciones y ocho puntos por encima de los melillenses y ya son inalcanzables. El triunfo sí es posible, ya se logró en la primera vuelta cuando se les doblegó por 3-0 en el Pabellón Javier Imbroda.

El último choque de la liga regular será en el pabellón del CV Melilla, ante un Electrocash desahuciado hace tiempo, colista con 5 puntos y que lleva ya semanas pensando en cómo afrontar su retorno a Superliga 2. De manera que no es descabellado dar ese partido por ganado.

Los cuentas para mejorar pasan por ganar estos dos partidos, pero tienen otro condicionante que no depende de los azulinos. Esa novena posición que se desea está en manos de Vecindario y si ellos no pinchan, nada se puede hacer. Los canarios el próximo sábado reciben a Ibiza, cuarto clasificado que quiere recuperar la tercera plaza, así que lo tendrán complicado. Y cierran la liga regular en el feudo de Fundación Cajasol Juvasa, quinto en estos momentos. Es evidente, por tanto, que su calendario es bastante más complicado que el de los melillenses. 

.