Entrena a tu mente Enrique Roldán

Marea Azul

27-05-2016

  • Cómo se puede contribuir a que el Melilla Baloncesto esté preparado mentalmente para el encuentro de esta noche

Me gusta el nombre que se le ha puesto (no se de quién surgió la idea) a un sentimiento de una ciudad ante la posibilidad de que su equipo de baloncesto pueda ascender a la máxima categoría del basket nacional. Un sentimiento materializado en el aspecto que presentaba el pabellón Javier Imbroda el pasado fin de semana y que se siente en las conversaciones en las cafeterías o entre los grupos de melillenses que, aún no siendo grandes aficionados al deporte, se han sentido identificados con el esfuerzo y el trabajo bien hecho que está realizando el Melilla Baloncesto.

Teniendo en esta misma página a Juanma Pastor, no osaré en hablar de aspectos técnicos o tácticos del encuentro que esta noche enfrentará a los chicos de Alejandro Alcoba con el Peñas Huesca. Pero sí me gustaría acercarles el cómo, desde la psicología deportiva, se puede contribuir a que un equipo esté preparado mentalmente para afrontar un duelo de estas características.

Es fundamental, para una adecuada preparación del encuentro, el intentar aislar lo máximo posible a los jugadores del entorno tan festivo que está rodeando este play-off final. Los técnicos y jugadores del club son los primeros que saben que aún no se ha conseguido nada, y seguro que Alcoba va a mentalizar a sus chicos para que afronten el partido como si fuera el primero de la serie, exigiéndoles la activación adecuada y el nivel de concentración necesario para afrontar el reto que tienen por delante.

Seguro que también les ha concienciado de que en Huesca se van a encontrar un pabellón a rebosar, pero esta vez en contra, del que tienen que intentar aislarse en el mayor grado posible para que el discurrir del juego sea el que se ha estado preparando a lo largo de los entrenamientos de la semana.

No habrá sido necesario motivar los jugadores del Melilla Baloncesto, más bien Alcoba tendrá que haber manejado el posible exceso de motivación de sus jugadores, ya que una motivación fuera de nuestro control puede generar los mismos problemas que la ansiedad.

También estoy convencido, sabiendo la importancia que el técnico le da a los aspectos mentales, que habrá intentado dar la menor importancia posible al debate generado en la ciudad por la necesidad de poner encima de la mesa una ingente cantidad de dinero para jugar en la ACB (como bien dijo el presidente Imbroda, dando poco valor a los méritos conseguidos en el parquet). La necesidad de aislarse de este tema es fundamental ya que entrar en los “da igual lo que hagamos, no vamos a subir” o el “nadar para morir en la orilla”. Este tema más vale tratarlo públicamente cuando el ascenso sea un hecho, de lo contrario sólo ayuda a desestabilizar al equipo.

Suerte para el encuentro de esta noche y deseo que este equipo siga haciéndonos soñar como lo ha hecho hasta ahora. A la marea azul.