Poste alto-Poste bajo Juanma Pastor

El Decano, con un pie en la máxima categoría española

23-05-2016

  • Coincidieron dos melillenses en pista, Álvaro y Pelayo

  • En el segundo partido se vieron las diferencias entre ambas plantillas

El equipo que dirige el melillense Alejandro Alcoba viaja a Huesca con una diferencia importante y tranquilizadora, pero sobre todo ilusionante por las sensaciones que dio el Decano este fin de semana, en especial el segundo partido de esta serie disputado el domingo.

La serie de la final contra Huesca empezaba el viernes a las 21:00 horas y los melillenses estuvieron a la altura acudiendo en masa al Imbroda. 3.000 personas llevaron al equipo en volandas tanto el viernes como el domingo, y dejaron claro que quieren el año que viene acudir al Javier Imbroda para presenciar en directo la máxima categoría del baloncesto español, la ACB. Para eso aún queda un pasito más y puede darse en tierras oscense la semana que viene.

En el plano deportivo, hubo dos partidos totalmente diferentes como viene siendo habitual en estos playoffs. El primero, el viernes. El encuentro estuvo muy disputado hasta el último cuarto, cuando sacamos el talento individual de Marcos Suka y gracias a la lectura del bloqueo directo del Decano, que ha sido uno de los factores claves en estos dos partidos.

El equipo de Alcoba supo en ambos partidos sacar muchísima ventaja en la arriesgada defensa del bloqueo directo del plantel de Quim Costa:

LECTURA DE LA DEFENSA DEL BLOQUEO DIRECTO DE MELILLA ANTE HUESCA

Otra de las claves en el primer partido fue el castigo que hicieron nuestros exteriores en el poste bajo y el alto nivel defensivo que mostraron los de Alcoba en el último cuarto, que fue donde se produjeron las diferencias:

NUESTROS EXTERIORES CASTIGARON EL POSTE BAJO DE HUESCA

NIVEL DEFENSIVO DE MELILLA POR MOMENTOS ANTE HUESCA

Pero sin duda lo que decantó desde el principio esta final fue la contundencia con la que salió el equipo de Alcoba ofensivamente ante la intensa y “pesada” defensa del cuadro oscense. El Decano trabajó muchos detalles ante esta defensa, y supo leerla jugando puertas atrás y sin descartar jugar al contraataque incluso sacando de fondo después de canasta. Los roles se cambiaron y Melilla físicamente aguantó el envite de los de Costa y sacaron ventaja de esa defensa tan arriesgada que hace Huesca:

CONTUNDENCIA OFENSIVA ANTE PRESIÓN DEFENSIVA DE HUESCA

Y por último, los melillenses debemos estar orgullosos de tener a un melillense como entrenador y a dos jugadores melillenses que pudieron disputar el domingo unos minutos de esta final.